SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.78 issue3Surveillance of patients with acute flaccid paralysis in Finland: report of a pilot study author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Bulletin of the World Health Organization

Print version ISSN 0042-9686

Abstract

AYLWARD, R.B. et al. La erradicación de enfermedades como estrategia de salud pública: el caso de la erradicación de la poliomielitis. Bull World Health Organ [online]. 2000, vol.78, n.3, pp. 285-297. ISSN 0042-9686.  http://dx.doi.org/10.1590/S0042-96862000000300003.

Pese a las razones humanitarias y económicas que hacen necesarias las iniciativas de erradicación de enfermedades, hay quienes cuestionan si los costos humanos y financieros de esas iniciativas justifican la concentración de esfuerzos requerida para erradicar una enfermedad. En ese sentido, se han celebrado recientemente dos reuniones internacionales para examinar la noción de erradicación como estrategia de salud pública: la primera en Dahlem, Alemania, en 1997, y la segunda en Atlanta, EE.UU., en 1998. Diez años después del lanzamiento de la mayor iniciativa de erradicación jamás emprendida, es útil reexaminar la meta de la erradicación de la poliomielitis a la luz de los criterios propuestos en esas reuniones y plantearse las tres preguntas siguientes: «¿Por qué erradicar la poliomielitis?» (costos y beneficios); «¿por qué es técnicamente factible la erradicación de la poliomielitis?» (determinantes biológicos de la erradicabilidad); y «¿por qué es operacionalmente factible la erradicación de la poliomielitis?» (consideraciones sociales y políticas). Una iniciativa de erradicación sólo se puede lanzar después de haberse demostrado que los efectos directos e indirectos son positivos. Los beneficios de la erradicación de la poliomielitis son, entre otros, una importante inversión en la prestación de servicios de salud, la eliminación de una causa importante de discapacidad, y efectos intangibles de largo alcance tales como el establecimiento de una «cultura de prevención» como la descrita en Las Américas. Aunque los costos financieros de la iniciativa son importantes, se estima que cuando cesen todas los medidas de lucha contra la poliomielitis se realizarán unas economías mundiales anuales de US$ 1500 millones. Además, aproximadamente el 50% de las necesidades de financiación externa lo cubren organizaciones que no solían donar fondos a favor de la salud internacional. Aunque a veces se producen inevitablemente trastornos en la administración de otros servicios de salud, suelen ser muy breves, debido a la naturaleza de las estrategias de erradicación. La erradicabilidad de una enfermedad depende de la biología del organismo causante y de los instrumentos disponibes para combatirlo. La erradicación de la poliomielitis satisface los tres indicadores de la viabilidad técnica de la erradicación de un microorganismo. Aunque los poliovirus pueden infectar a algunos primates, no existe un reservorio no humano. La vacuna oral contra el poliovirus es un arma eficaz, y la aplicación de la estrategia basada en la organización de días nacionales de inmunización ha interrumpido la transmisión del poliovirus incluso en zonas con baja cobertura de inmunización sistemática. Por último, se ha comprobado que el cultivo del virus a partir de muestras de heces de casos de parálisis fláccida aguda es un instrumento sensible y específico de diagnóstico de la infección. Aunque se disponga de medios para interrumpir la transmisión y para diagnosticar la infección, las circunstancias operativas reales de su aplicación, en particular en situaciones difíciles, determinarán la viabilidad general de la erradicación de un microorganismo. El desarrollo y el mantenimiento de un compromiso social y político son elementos centrales de la viabilidad operacional de una iniciativa de erradicación. El desarrollo de ese compromiso requiere poner a prueba la estrategia de erradicación en una amplia zona geográfica y demostrar que es eficaz, como evidencia la certificación de la erradicación de la poliomielitis en Las Américas. Si bien el compromiso político de erradicar la poliomielitis se logró inicialmente en la Asamblea Mundial de la Salud de 1988, el compromiso con las actividades de erradicación suscrito repetidamente por los Jefes de Estado de los países con poliomielitis endémica ha sido un factor clave en los progresos realizados hasta la fecha. Habiéndose demostrado que la erradicación de la poliomielitis es técnica y operativamente viable, el éxito depende ahora de tres factores. En primer lugar, los logros acumulados hasta la fecha tienen que consolidarse rápidamente acelerando el programa, en particular en los diez países más prioritarios (Afganistán, Angola, Bangladesh, Etiopía, India, Nigeria, Pakistán, República Democrática del Congo, Sudán y Somalia). En segundo lugar, se necesitan recursos financieros adicionales para aplicar la aceleración pedida por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 1999. Por último, es esencial mantener y reforzar el compromiso, al más alto nivel posible, de los organismos de las Naciones Unidas, los países con poliomielitis endémica, las naciones donantes y las organizaciones asociadas. En la conferencia que sobre la erradicación de la enfermedad se celebró en 1998, el Dr. W. H. Foege señaló que la erradicación combate las inequidades y favorece de manera incomparable la justicia social. Si a esos principios se añaden los beneficios humanitarios, económicos y de otro tipo de una iniciativa como la que está en marcha contra la poliomielitis, hay razones de peso para considerar que la erradicación es una valiosa estrategia de lucha contra las enfermedades.

Keywords : cost-benefit analysis; immunization programmes [case studies, and organization and administration]; poliomyelitis, prevention and control; programme evaluation.

        · abstract in English | French     · text in English