SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 issue5Tests of statistical significance in three biomedical journals: a critical reviewThe effectiveness of three regimens using ferrous sulfate to treat anemia in pregnant women author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Abstract

MORGAN, Oliver. Riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas por contacto con cadáveres después de desastres naturales. Rev Panam Salud Publica [online]. 2004, vol.15, n.5, pp. 307-312. ISSN 1020-4989.  http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892004000500004.

OBJETIVO: Realizar una revisión bibliográfica encaminada a determinar los riesgos de infección que plantean los cadáveres después de un desastre natural, particularmente quiénes corren mayor peligro, qué precauciones se deben tomar y cómo se debe disponer de los cadáveres. MÉTODOS: Para que una enfermedad se transmita, es necesario que haya un agente infeccioso, una exposición a dicho agente y un huésped susceptible. Estos son los elementos que se tuvieron en cuenta para calcular el peligro que plantean los cadáveres como fuentes de infección. Se buscaron trabajos sobre el riesgo de infección al que se exponen los trabajadores que velan por la seguridad del público (personal médico de emergencia, bomberos, la policía) y los empleados de casas funerarias, y sobre las pautas observadas para disponer de los cadáveres y prevenir infecciones. También se revisaron unos cuantos trabajos importantes sobre la disposición de los cadáveres y la contaminación de las aguas subterráneas por los cementerios. RESULTADOS: Las víctimas de desastres naturales suelen morir de traumatismos y raras veces tienen infecciones agudas que puedan producir epidemias. Esto significa que los cadáveres plantean un riesgo sumamente pequeño para el público. No obstante, las personas que entran en contacto cercano con los muertos -el personal militar, el personal de rescate, los trabajadores voluntarios y demás- pueden verse expuestas a fuentes de infecciones crónicas, tales como los virus de las hepatitis B y C, VIH, organismos enteropatógenos y Mycobacterium tuberculosis. Algunas medidas de precaución orientadas a proteger a estas personas son el adiestramiento, el uso de bolsones para los cadáveres y de guantes, las buenas prácticas de higiene y la vacunación contra la hepatitis B y la tuberculosis. Siempre que se pueda, la disposición de los cadáveres debe hacerse de conformidad con las costumbres y prácticas locales. Cuando son muy numerosas las víctimas, el entierro es probablemente el método de disposición más adecuado. Hay muy pocas pruebas de que la contaminación microbiológica del agua subterránea debido al entierro de cadáveres constituya un peligro. CONCLUSIONES: Es natural que muchas personas, en su afán por protegerse contra las enfermedades, piensen que los cadáveres son fuentes de infección. No obstante, se necesita información precisa sobre los peligros que puedan existir para que las autoridades locales responsables puedan garantizar el manejo adecuado y respetuoso de los cadáveres de las víctimas de desastres naturales. Este trabajo provee información de utilidad para quienes se encuentran en la lamentable posición de tener que manejar dichos cadáveres.

Keywords : Natural disasters; disaster planning; cadaver; disease outbreaks; guidelines.

        · abstract in English     · text in English     · pdf in English