SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.39 issue6Prevalence of asthma, rhinitis and eczema ins schoolchildren from Cuernavaca, Morelos, Mexico author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Salud Pública de México

Print version ISSN 0036-3634

Salud pública Méx vol.39 n.6 Cuernavaca Nov. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S0036-36341997000600001 

EDITORIAL

 

 

En el mundo se consumen cerca de 5.2 trillones de cigarrillos al año, lo cual -según datos de la Organización Mundial de la Salud- ocasiona que cada 10 segundos muera alguna persona prematuramente debido a los efectos nocivos del tabaco. Se estima también que anualmente ocurren cerca de 3 millones de muertes asociadas al consumo de productos del tabaco y que, de mantenerse las tendencias en el consumo de este producto, el número de muertes prematuras por año podría aumentar hasta 10 millones para el año 2020.1

Estudios realizados tanto en México como en otras partes del mundo señalan que el tabaquismo es responsable de cerca de 80% de los casos de cáncer pulmonar, lo que representa aproximadamente 7 000 muertes anuales en nuestro país. El tabaquismo es responsable también de 20 a 30% de las muertes prematuras por enfermedad cardiovascular, lo que representa para México un poco más de 12 000 muertes.

Además, no sólo se tiene evidencia de los efectos directos sobre los fumadores; se ha documentado también que las personas que no fuman pero que están expuestas al humo del tabaco porque conviven con fumadores en el hogar o en el trabajo tienen también una mayor probabilidad de morir por cáncer de pulmón o por alguna otra enfermedad relacionada con el tabaco.

En México, la prevalencia de consumo de tabaco es relativamente baja, en comparación con lo reportado para otros países latinoamericanos (cuadro I). México ocupa el octavo lugar con una prevalencia de 38.3 y 14.4% para hombres y mujeres respectivamente.

 

Cuadro I
PREVALENCIA DE TABAQUISMO EN PAÍSES LATINOAMERICANOS

País

Prevalencia en hombres

Prevalencia en Mujeres

Bolivia

50.0

21.4

Cuba

49.3

24.5

Jamaica

43.0

13.0

Perú

41.0

13.0

Uruguay

40.8

26.6

Argentina

40.0

23.0

Brasil

38.3

25.4

México

38.3

14.4

El Salvador

38.0

12.0

Chile

37.8

25.1

Guatemala

37.8

17.7

Honduras

36.0

11.0

Colombia

31.1

18.1

Costa Rica

35.0

20.0

Paraguay

24.1

5.5

Bahamas

18.3

3.8

Toda la región

40.0

21.0

Fuente: WHO Tobacco Alert. Abril 1996

 

En este número de la revista se presentan los resultados de una encuesta realizada en personal médico de la Ciudad de México.2 Entre los datos más relevantes reportados por Tapia-Conyer y colaboradores destacan la elevada prevalencia de fumadores en este grupo (26.9% para el total de sujetos y 29.9 y 20.8 para hombres y mujeres respectivamente) y la ausencia de una disminución en el número de fumadores dentro del mismo. De hecho las mujeres en la profesión médica fuman en mayor proporción que las mujeres de la población general.

Los hallazgos de este estudio son importante e indicativos de los programas antitabaco que actualmente se llevan a cabo en el país. El personal de salud -en especial los médicos-, puede promover cambios en la población dado su papel de liderazgo y rol como figura-modelo en cuestiones de salud, y lo puede hacer directamente al participar en actividades de promoción y educación. Las actitudes del personal médico y de enfermería hacia el tabaco son muy importantes para reforzar las intervenciones realizadas en población general. Las altas prevalencias reportadas por Tapia-Conyer y colaboradores indican que existe la necesidad urgente de reforzar acciones dirigidas hacia este sector profesional.

Resultados de estudios similares realizados en otros países indican que los médicos fuman en menor proporción que la población general y que entre éstos la tasa de abandono del hábito tabáquico es más pronunciada. En Estados Unidos de América se ha documentado una disminución en la prevalencia de fumadores entre médicos de 8.1 a 3.3% entre los periodos de 1974-1977 y 1990-1991.3 En Córdoba, España, la prevalencia de tabaquismo en médicos disminuyó de 56.3% en 1987 a 42% en 1995.4

La industria tabacalera en México es altamente rentable. El mercado es dominado por dos empresas (entre ambas dominan 99%), lo que les permite un fácil control de precios y un poder de negociación favorable con los productores de materia prima y las autoridades que regulan las tasas impositivas a estos productos; únicamente estas últimas para 1996, representaron una recaudación fiscal de cerca de 4 000 millones de pesos.

El aumento en el precio de los cigarrillos ha demostrado ser un mecanismo efectivo para disminuir tanto el consumo de tabaco como el número de personas que se inician como fumadores. Esta acción ha demostrado ser aún más efectiva cuando parte de los recursos financieros obtenidos son destinados hacia el financiamiento de programas antitabaco y a la vigilancia del cumplimiento de las normas de protección a no fumadores y a menores,5,6 aunque en este último sector existe información controversial.7 En México el precio de los cigarrillos ha aumentado considerablemente: en 1980 una cajetilla costaba 5.20 pesos, mientras que para 1996 la misma marca tenía un precio de 10 pesos (expresados a precios constantes en 1996). Este incremento puede estar relacionado con la disminución en el consumo per cápita de cigarrillos que se ha registrado en los últimos años, el cual pasó de 1 370 en el periodo 1980-1982 a 970 en el periodo de 1990-1992.1

Los resultados de Tapia-Conyer y colaboradores, así como los recientemente publicados por Fernández-Garate y colaboradores,8 sugieren que los recursos destinados hacia las actividades antitabaco en el país son claramente insuficientes. Sin embargo, podrían ser aumentados sin afectar directamente el presupuesto necesario para realizar otras actividades prioritarias dentro del sector salud, por medio de recursos fiscales. Con base en las ventas registradas durante 1996, hemos estimado que un impuesto de 5 centavos por cajetilla podría generar un fondo de cerca de 150 millones de pesos.

Estudios sobre el consumo de cigarrillos en diversos países han identificado la disminución de las tasas de tabaquismo entre los médicos, como un anuncio que anticipa la ocurrencia de un cambio similar en la población general. Los datos de Tapia-Conyer y colaboradores sugieren que de no actuar enérgicamente para contrarrestar la epidemia actual y disminuir su curso, las enfermedades ocasionadas por el tabaco podrían constituirse como la primera causa de morbilidad y mortalidad en un futuro cercano.

 

MAURICIO HERNÁNDEZ-AVILA, M.C., M.SC., PH.D.*

 

 

REFERENCIAS

1. World Health Organization Programme on Tobacco or Health. Tobacco Consumption. Tobacco Alert, World No Tobacco Day (may 31) 1996: 7-12.

2. Tapia-Conyer R, Cravioto P, De la Rosa B, Galván F, García-de la Torre G, Kuri-Morales P. Cigarrette smoking; knowledge and attitudes among Mexican physicians. Salud Pública Mex 1997;39:507-512.

3. Nelson DE, Giovino GA, Emont SE, Brackbill R, Cameron L, Peddicord J et al. Trends in cigarrette smoking among US physicians and nurses. JAMA 1994;271:1273-1275.

4. Mengual LP, Preula LA, Redondo JS, Roldán VA, Prada VA, Martínez J et al. Evolución y actitudes ante el tabaco entre médicos del hospital Reina Sofía, Córdoba. Gac Sanit 1996;10:18-24.

5. StephensT, Pederson LL, Koval JJ, Kim ChH. The relationship of cigarrette prices and no-smoking bylaws the prevalence of smoking in Canada. Am J Public Health 1997;87:1519-1521.

6. Meier Kj, Licari MJ. The effect of cigarrettes taxes on cigarrette consumption, 1955 through 1994. Am J Public Health 1997;87:1126-1130.

7. Rigotti NA, Di Franza JR, Chang Y, Tisdale T, Kemp B, Singer DE. The effect of enforcing tobacco-sales laws on adolescents access to tobacco and smoking behavior. N Engl J Med 1997;337:1044-1051.

8. Fernández-Gárate IH, Escobedo-de la Peña J, Hernández-Camayo D, Tudón-Garcés H, Ramírez-Galindo JD, Benítez-Martínez MG et al. Consumo de tabaco en la población derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social. Salud Pública Mex 1997;39:125-132.

 

 

*Investigador Titular "C", Centro de Investigación en Salud Poblacional, Instituto Nacional de Salud Pública, México.