SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 issue2Principales resultados de la estadística sobre mortalidad en México, 1998Llamado de la International Poverty and Health Network a los profesionales de la salud author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Salud Pública de México

Print version ISSN 0036-3634

Salud pública Méx vol.42 n.2 Cuernavaca Mar./Apr. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S0036-36342000000200012 

NOTICIAS

 

 

Informe del uso de la irradiación como medida de intervención en salud pública

 

 

Durante la XI Reunión Interamericana de Salud Animal a Nivel Ministerial (RIMSA XI), que se llevó a cabo en la ciudad de Washington, D.C., Estados Unidos de América (EUA), del 13 al 15 de abril de 1999, se presentó el Informe 1993-1998 del Programa de Investigación Coordinada FAO/OIEA/OPS/OMS (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Organización Internacional de Energía Atómica, Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud, respectivamente), cuyo propósito fue contribuir a la protección de alimentos con elevado riesgo de contaminación.

Debido a que se notificaban anualmente alrededor de 1.5 millones de casos de enfermedades transmitidas por los alimentos, lo que constituía un problema mundial complejo para la salud pública y la productividad laboral, se reconoció que el éxito en la mejora de la salud pública mediante la protección de los alimentos dependía del despliegue de intensos esfuerzos de cooperación por parte de todos los países, sus instituciones gubernamentales, el sector privado y otras organizaciones interesadas en la inocuidad de los alimentos.

Como resultado de una consulta técnica conjunta de las organizaciones internacionales mencionadas, realizada en Washington, D.C., del 19 al 21 de octubre de 1992, se recomendó un plan de acción de cinco años que contemplaba la formulación de un programa de investigación coordinada que estableciera el marco para los estudios conjuntos, cuyo objetivo era demostrar la eficiencia y la eficacia de la irradiación en la protección de los alimentos. El plan de acción fue apoyado por la RIMSA VIII, celebrada también en Washington, D.C., en abril de 1993.

En el programa de investigación participaron 15 científicos de diversos países latinoamericanos y de EUA; siete participantes, de Brasil, Chile, Cuba , EUA, México, Perú y Uruguay concluyeron la investigación y presentaron sus resultados.

Irradiación para inactivar cisticercos de Taenia solium en la carne de cerdo

Los estudios anteriores habían revelado que para matar los metacéstodos de Taenia solium en el músculo porcino se requería de una dosis de radiación de hasta 7.0 kilograys (kGy). Los resultados del presente estudio indicaron que con 0.3 kGy se puede evitar con éxito el desarrollo de la tenia adulta tras la ingestión de los cisticercos irradiados en el músculo porcino, aunque el metacéstodo mantiene un aspecto normal y todavía puede evaginar.

También se concluyó que deben continuar los estudios preliminares en los que se utiliza la fragmentación del ADN como medición de la pérdida de la infectividad en los metacéstodos irradiados de T. solium, ya que el método parece ser prometedor en aplicaciones futuras para estudiar los efectos de la radiación en otros parásitos. Esto puede incluir protozoarios de cultivo difícil o imposible, como Ciclospora cayetanensis, del cual no se conoce otro huésped que el ser humano. Además, se recomendó que la investigación futura en esta esfera incluyese la medición de la expresión de los genes celulares que inducen la muerte en los metacéstodos irradiados como índice del daño irreversible al parásito inducido por la irradiación.

Irradiación para la descontaminación de peces, moluscos y crustáceos

Se realizaron experimentos in vitro con el objeto de evaluar el efecto de la irradiación en diversos biotipos y serotipos de Vibrio cholerae grupo O1 y de una cepa perteneciente al grupo O139; V. parahaemolyticus, V. vulnificus y V. fluvialis. También se estudiaron bacterias patógenas tales como: Aeromonas hydrophila, Plesiomonas shigelloides, Salmonella typhi, Salmonella enteritidis, Salmonella typhymurium, Shigella flexneri y Escherichia coli O157:H7.

Asimismo, se realizaron estudios in vivo usando ostras y mejillones que fueron inoculados con cultivos puros de V. cholerae y S. enteritidis mediante el mecanismo de alimentación natural de los moluscos. Las ostras y los mejillones se mantuvieron en tanques que contenían agua de mar inoculada con los microrganismos de interés. Las dosis de radiación aplicadas a las ostras se ubicaban dentro del rango de 0.5 - 3.0 kGy en incrementos de 0.5 kGy.

El recuento de células viables en las ostras disminuyó en función de la dosis de radiación absorbida. El Vibrionaceae y otros cultivos sometidos a la prueba fueron considerablemente más sensibles a la radiación que la Salmonella spp. Se demostró que las dosis inferiores a 3.0 kGy proporcionaban niveles de inocuidad razonables incluso contra S. enteritidis, suponiendo que el número de células viables potenciales es tan bajo como debería si se observan procedimientos primarios óptimos de producción y se aplica la metodología de análisis de peligros y puntos críticos de control.

Los experimentos con ostras y mejillones irradiados, no inoculados, indicaron que el proceso de irradiación a dosis de hasta 3.0 kGy no es letal para las variedades de moluscos utilizados en el estudio, los cuales sobrevivieron hasta 10 días después de la intervención; lo anterior permitiría la comercialización de ostras frescas, aún vivas, como lo exigen los mercados de algunos países latinoamericanos.

Se estudió, asimismo, la eficacia del tratamiento con radiación ionizante para eliminar la contaminación potencial con V. cholerae biotipo O1 El Tor en diversas especies de peces autóctonas de la costa del Pacífico de América del Sur. Los pescados y mariscos estudiados incluían una especie de camarón (Penaeus vannamei), y los populares peces jurel (Trachurus picturatus murphyi) y lisa (Mugil cephalus). Los pescados y algunos otros productos examinados se consumen con frecuencia crudos, a veces como ceviche. Se llegó a la conclusión de que una dosis comprendida en el rango de 1.0 - 1.2 kGy aseguraría la ausencia de V. cholerae en estos productos.

Se llevaron a cabo determinaciones paralelas de los posibles efectos adversos de la irradiación en características organolépticas seleccionadas de los productos. Se determinó la aceptabilidad de los moluscos, crustáceos y pescados crudos irradiados, objeto del estudio, durante un periodo de hasta 30 días a 0 - 1 oC, recurriendo a un panel no adiestrado. En general, la irradiación mejoró el aspecto de todos los productos, con excepción de la lisa, en comparación con los controles no irradiados; la aceptabilidad de todos los productos, excepto la lisa, se prolongó varios días, duplicándose para las almejas y los camarones con una dosis de radiación de 2.0 kGy. Se obtuvo un resultado similar en cuanto a las calificaciones del olor, el sabor y la textura. La lisa perdió aceptabilidad debido a cambios de color que se consideraron indeseables. Estos efectos dieron lugar a un aumento general del periodo máximo de almacenamiento de todos los productos estudiados, que se atribuyó a las disminuciones inducidas por la radiación de la microflora de descomposición de los productos.

Irradiación para la descontaminación de hortalizas frescas

Se inoculó artificialmente lechuga comercial fresca (Lactuca sativa) envasada en bolsas de polietileno, repollo (Brassica oleracea) y apio (Apium graveolens) envasado en una película de PVC retractable, con V. cholerae biotipo El Tor serotipo O1 Inaba a niveles comprendidos entre 10 000 y 100 000 células/g. Los productos se irradiaron 24 horas después de cosechados a 0.50, 0.70 y 1.0 kGy. Se utilizaron muestras no irradiadas como controles. Se midió el efecto de la irradiación desde el punto de vista microbiológico y nutricional, y en función del daño potencial a las características organolépticas de las hortalizas (aspecto, color, aroma, dulzura, acidez, amargura, textura y sabor).

La irradiación resultó ser un método eficaz para eliminar el V. cholerae en las hortalizas frescas. Las dosis de menos de 0.75 kGy demostraron ser suficientes para eliminar una contaminación inicial de 100 000 unidades formadoras de colonias (UFC)/g de V. cholerae . Se concluyó que sería necesaria una dosis de radiación de aproximadamente 0.5 kGy para eliminar una carga de 10 000 UFC/g de V. cholerae biotipo El Tor serotipo O1 Inaba en hortalizas frescas, sin alterar las características organolépticas ni la calidad nutricional de las hortalizas, medida según el contenido de vitamina C.

Conclusiones

La irradiación ofrece un gran potencial para mejorar la calidad higiénica de los peces, moluscos y crustáceos y otros mariscos, en particular aquellos que se consumen tradicionalmente crudos. De igual manera, la irradiación puede ayudar a aliviar los problemas de salud pública provocados por la contaminación de hortalizas y frutas frescas con bacterias patógenas, y por la presencia de cisticercos de T. solium en la carne de cerdo.

Se insta a los gobiernos de las Américas a que promuevan la difusión de información sobre la irradiación de alimentos en sus países, y a que sancionen reglamentos nacionales para la aplicación correcta de esta prometedora tecnología. La División Conjunta FAO/OIEA se compromete a colaborar en la preparación de esos reglamentos con base en la Norma General del Codex Alimentarius para Alimentos Irradiados, y en el Reglamento Modelo para Alimentos Irradiados en América Latina y el Caribe elaborado en 1997 con el patrocinio del Grupo Consultivo Internacional sobre Irradiación de los Alimentos. Actualmente, 45 países del mundo, entre ellos Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Cuba, EUA y México, y la Unión Europea, han aprobado la irradiación de uno o varios productos alimenticios o clases de alimentos.

 

Magda Luz Atrián Salazar.
Edición, Salud Pública de México.