SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número6Serotipos de Salmonella identificados en los servicios de salud de MéxicoEstatura de padres e hijos chilenos de diferente etnia y vulnerabilidad social índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Page  

Salud Pública de México

versión impresa ISSN 0036-3634

Salud pública Méx vol.42 no.6 Cuernavaca nov. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S0036-36342000000600005 

ARTÍCULO ORIGINAL

 

Infección natural de chinches Triatominae con Trypanosoma cruzi asociadas a la vivienda humana en México

 

Vianey Vidal-Acosta, Biól.,(1) Sergio Ibáñez-Bernal, Biól., Dr. en C.,(2) Carmen Martínez-Campos, Biól.(1)

 

 

Resumen
OBJETIVO:
Informar el porcentaje de infección natural de las especies de triatóminos que habitan con mayor frecuencia el medio doméstico y peridoméstico en México, así como dar a conocer las localidades de colecta por estado. MATERIAL Y MÉTODOS: Se recibieron muestras de chinches Triatominae en el Departamento de Entomología del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos, para su determinación taxonómica y la búsqueda parasitoscópica de Trypanosoma cruzi, provenientes de 14 estados del país, de enero de 1993 a diciembre de 1999. Se analizaron en conjunto los resultados obtenidos en esos años. RESULTADOS: De una muestra de 5 399 ejemplares, fueron 13 las especies de triatóminos asociadas a las viviendas. El porcentaje de infección natural tuvo una amplia variación entre las especies. De las estudiadas, nueve se encontraron con infección natural; el mayor porcentaje de infección corresponde a Triatoma pallidipennis, T. picturata, Rhodnius prolixus y T. longipennis. Los estados con mayor porcentaje de infección fueron Nayarit, Morelos y Michoacán. Se presentaron nuevos registros estatales de Triatoma dimidiata, T. gerstaeckeri, T. longipennis, T. mexicana y T. pallidipennis y uno local de Pastrongylus rufotuberculatus. Además, se informa por primera vez la infección natural en algunas de ellas. CONCLUSIONES: Se debe poner mayor énfasis en el estudio de la biología y aspectos bionómicos de los triatóminos y realizar una vigilancia permanente para tener los registros de distribución actualizados, así como para conocer los índices de infección natural por T. cruzi, de las especies domiciliarias, peridomiciliarias y de las que están en proceso de adaptación a la vivienda humana.
Palabras clave: enfermedad de Chagas; Trypanosoma cruzi; Triatominae; México.

 

Abstract
OBJECTIVE:
To estimate the prevalence of infection with Trypanosoma cruzi in Triatominae species frequently found in and around Mexican dwellings, and to assess the frequency of Triatominae in towns by state. MATERIAL AND METHODS: Between January 1993 and December 1999, 5 399 Triatominae bugs from 14 states of Mexico, were received in the Department of Entomology of the Institute for Epidemiologic Diagnosis and Referral (InDRE), for taxonomic determination and parasitoscopical search of Trypanosoma cruzi. Results obtained between 1993 and 1999 were analyzed globally. RESULTS: From 13 bug species associated with human dwellings, nine were naturally infected with T. cruzi. The highest percentage of infection occurred in Triatoma pallidipennis, T. picturata, Rhodnius prolixus and T. longipennis. Nayarit, Morelos, and Michoacán were the states with the highest percentage of infected bugs. The species T. dimidiata, T. gerstaeckeri, T. longipennis, T. mexicana and T. pallidipennis were first state records and Pastrongylus rufotuberculatus was a first local record. CONCLUSIONS: These findings stress the importance of studying the biology of Triatominae and the need for permanent surveillance, to allow for up-to-date distribution records of Triatominae species in and around human dwellings, those adapting to human dwellings, and frequencies of those naturally infected by T. cruzi.
Key words: Chagas disease; Trypanosoma cruzi; Triatominae; Mexico

 

 

La enfermedad de Chagas, también conocida como tripanosomosis americana, es un problema de salud pública en 17 países latinoamericanos, donde es endémica, con más de 16-18 millones de infectados y con una población en riesgo estimada en 100 millones.1,2 Debido a su impacto económico, a partir de 1993, el Banco Mundial la considera como la enfermedad parasitaria más grave en América.1

Las chinches de la subfamilia Triatominae son los vectores naturales del Trypanosoma cruzi, agente etiológico de la enfermedad de Chagas. Este agente patógeno es transmitido al huésped mamífero cuando la chinche se alimenta y excreta heces infectadas, lo que permite que el T. cruzi penetre a través de heridas o mucosas. La transmisión vectorial es la forma normal de infección entre los animales y es la más común en el hombre, pero la puede adquirir también mediante transfusión sanguínea o transplante de órganos de personas infectadas, por vía congénita y, más raramente, por la ingestión de sustancias contaminadas e infección accidental en el laboratorio.2,3

A la fecha, se han descrito 123 especies de Triatominae en el mundo,4 de las cuales se conocen 30 en México.5-7 De ellas, 25 pertenecen al género Triatoma Laporte, que es el mejor representado y de mayor interés, ya que en él se incluyen la mayoría de las especies que se han encontrado infectadas naturalmente por T. cruzi;5 además de que un buen número presenta algún grado de asociación con la vivienda humana.

Más de 60 especies de triatóminos se han reportado con infección natural o experimental con T. cruzi;8 además, como el grupo muestra comportamiento y fisiología similares, todas las especies se deben considerar como vectores potenciales.8,9 Es por ello que se deben realizar estudios enfocados en esclarecer varios aspectos de su bionomía y los factores de riesgo intrínsecos a cada especie para la transmisión. Resulta particularmente interesante conocer los porcentajes de infección natural con T. cruzi para discriminar cuáles especies tienen mayor participación en la transmisión al hombre. México posee una composición faunística de estas chinches muy diferente a la de otros países, incluso vecinos, por lo que es necesario estudiar el índice de parasitemia por T. cruzi de diferentes especies comúnmente capturadas en la periferia o en el interior de las viviendas humanas en el país. Esta información es útil para adecuar los programas de control vectorial, los cuales pueden ser la única alternativa a corto y mediano plazo para evitar la transmisión de este protozoario patógeno al humano.

Anteriormente, se había informado en México de 18 especies infectadas naturalmente: Dipetalogaster maxima, Rhodnius prolixus, Triatoma barberi, T. dimidiata, T. gerstackeri, T. hegneri, T. lecticularia, T. longipennis, T. mazzottii, T. nitida, T. pallidipennis, T. peninsularis, T. phyllosoma, T. picturata, T. protracta, T. recurva, T. rubida y T. sinaloensis.5,6 No obstante, la mayoría de los registros de infección se basan en pocos individuos, sin posibilidad de obtención del índice de parasitemia. El objetivo de este trabajo es dar a conocer el porcentaje de infección natural de triatóminos con T. cruzi de las especies que habitan con mayor frecuencia el medio doméstico y peridoméstico obtenido en muestras procesadas en el Departamento de Entomología del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), así como proveer datos sobre la distribución de las especies estudiadas.

 

Material y métodos

Como parte de las actividades en apoyo a la vigilancia entomológica, el Departamento de Entomología del InDRE recibe muestras de diferentes insectos con importancia médica, entre ellos, chinches. En este caso, se estudian para su determinación taxonómica y para la búsqueda parasitoscópica de T. cruzi. Estos ejemplares son colectados por técnicos entomólogos de los servicios de salud de los estados, particularmente de aquellas localidades endémicas y donde existe problema de infestación domiciliaria o cuando están relacionados con casos de enfermedad de Chagas. Además, se reciben ejemplares colectados por otras instituciones o personas que conocen la importancia de estos insectos.

En el presente trabajo se informan los resultados de los estudios taxonómicos y parasitoscópicos practicados a las muestras de chinches hematófagas recibidas desde enero de 1993 hasta diciembre de 1999, colectadas en 14 estados de la República mexicana, así como también de algunas colectadas por personal del departamento. La presencia de T. cruzi se detectó mediante el diagnóstico parasitoscópico directo de heces de triatóminos vivos, así como de ejemplares recién muertos y con previa rehidratación realizando preparaciones en fresco y efectuando la lectura de la muestra en un microscopio óptico con objetivos de 10X y 40X. En el caso de ejemplares deshidratados se utilizó, a partir de 1995, la técnica de Aché y Berti.10 Todos los ejemplares se determinaron taxonómicamente con el trabajo de Lent y Wygodzinsky.9

 

Resultados

La muestra total analizada constó de 5 399 ejemplares, de los cuales 2 961 fueron adultos procedentes de los estados de Baja California Sur (9), Chiapas (1), Colima (1), Guanajuato (346), Guerrero (1), Hidalgo (221), Jalisco (1), Michoacán (22), Morelos (4), Nayarit (30), Oaxaca (267), San Luis Potosí (122) y Veracruz (1 936). Todos ellos pertenecieron a 13 especies. En el cuadro I se muestran las especies que fueron encontradas por estado. Los que enviaron más de 100 ejemplares fueron Guanajuato, Hidalgo, Oaxaca, San Luis Potosí y Veracruz. Las especies más abundantes fueron: T. dimidiata y T. mexicana.

 

 

De los 2 961 adultos analizados, 327 ejemplares presentaron infección natural con T. cruzi, equivalente a 11%. De los 13 estados que enviaron muestras, sólo ocho presentaron chinches con infección natural, y las especies que mostraron los mayores porcentajes de infección fueron: Triatoma pallidipennis, T. picturata, Rhodnius prolixus y T. longipennis (cuadro II). Cabe señalar que de los ejemplares estudiados 2 438 fueron ninfas y, de éstas, 173 se encontraron parasitadas, alcanzando una infección de 7.1% para Triatoma sp. Como los ejemplares procedentes de Puebla fueron ninfas no identificables a especie no se incluyen en el cuadro I.

 

 

Se detectaron algunas especies como nuevos hallazgos geográficos, así como de infección natural por T. cruzi, los cuales se muestran en el cuadro III; y en el cuadro IV se proporcionan los datos de colecta de los nuevos registros. Pastrongylus rufotuberculatus sólo se presenta como nuevo registro local para el municipio de Ixtapangajoya, Llanos de Morelos, Chiapas, el 21 de octubre de 1998, ya que Zárate y Zárate5 mencionaron su presencia en Bonampak, Chiapas. En el cuadro V se muestran los municipios y localidades de colectas de los triatóminos enviados de 1993 a 1999, así como también las especies colectadas, el estado al cual pertenecen y se indican las localidades donde se encontraron triatóminos con infección natural; también se presentan las coordenadas geográficas y altitud de las cabeceras municipales, así como la clave de cada estado de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática.11

 

 

 

 

Discusión

Al considerar que la enfermedad de Chagas en América Latina tiene gran impacto económico y que en México existe una gran problemática en los aspectos de diagnóstico, vigilancia, prevención y control del padecimiento y, sobre todo, si se sabe que la vía más común de infección es a través de los triatóminos, se debe poner mayor énfasis en el estudio de la biología y aspectos bionómicos de las especies, realizar una vigilancia permanente para mantener los registros de distribución actualizados y para conocer los índices de infección natural por T. cruzi, de las especies domiciliadas, peridomiciliadas y de las que están en proceso de adaptación a la vivienda humana. En este trabajo se presentan los datos obtenidos a lo largo de siete años de estudio de laboratorio.

Triatoma dimidiata fue la especie más común, seguida de T. mexicana, el resto tiene una distribución y representatividad variable en los estados estudiados. Aun cuando estas especies fueron las más abundantes colectadas, esto no implica que sean las especies más frecuentes y no son las únicas en estos estados, ya que se debe de tomar en cuenta el sesgo de la colecta. El número tan alto de triatóminos recibidos del estado de Veracruz se debe a que dicho estado tuvo la iniciativa de estudiar a estos vectores para establecer un programa de control desde 1995, lo mismo ocurrió en Hidalgo, en 1996, y Guanajuato, en 1998, el personal del programa de vectores realizó las colectas y las remitió a los laboratorios estatales de salud pública correspondientes.

Llama la atención que menos de la mitad de los ejemplares colectados en Veracruz fueron positivos aunque la especie que predominó fue T. dimidiata, de la cual se ha mencionado que tiene amplia distribución en el estado, además de ser un excelente vector.5,12 El porcentaje de infección en Nayarit, Michoacán y Morelos fue alto y las especies involucradas fueron diferentes de las de Veracruz. T. dimidiata se encuentra mejor representada, debido a que en cuatro estados se encontró con infección natural, pero mostró diferentes porcentajes de infección para cada estado, así se observa que para Veracruz, que presentó la mayor población, sólo 14% mostró infección. De forma similar estuvo representada T. mexicana en Guanajuato aunque en este estado sólo un triatómino de toda la población colectada resultó infectado obteniéndose un porcentaje muy bajo. Sin embargo, a pesar de que en Oaxaca se encontró un mayor número de especies (seis), mostraron un porcentaje de infección muy bajo, excepto para T. pallidipennis y Rhodnius prolixus que alcanzaron porcentajes de 100% y 50%, respectivamente, dicho esto con reserva debido al bajo número de ejemplares (cuadro II); lo que probablemente podría reforzar lo señalado por Alejandre y colaboradores,13 acerca de que T. pallidipennis es muy susceptible a la infección por T. cruzi comparada con otras especies. Este resultado muestra que no existe una relación directa entre el tamaño de la muestra y el número de ejemplares positivos a la infección con T. cruzi, por lo menos en colectas no sistemáticas, además de que enfatiza la necesidad de realizar estudios periódicos y homogéneos en los diferentes estados y sugiere la importancia de implementar programas de control eficientes en Nayarit y Michoacán, además de realizar una evaluación mayor en Morelos, debido a que aun cuando mostró 50% de infección sólo se colectaron cuatro triatóminos. Estos resultados confirman lo mencionado por Dumonteil, en 1999,14 de que el monitoreo epidemiológico de las poblaciones de vectores es uno de los factores que contribuye a desarrollar estudios en las zonas endémicas, pero que se requiere de un mayor avance y coordinación de estos esfuerzos, así como del apoyo continuo de las autoridades de salud para desarrollar programas eficaces de control.

Por lo anterior, se puede concluir que en las muestras procesadas en el InDRE T. dimidiata fue la más común (se debe hacer mención que las colectas no se realizaron en todos los estados de la República mexicana y mucho menos con la misma intensidad) y se requiere estudiar más las poblaciones de T. pallidipennis, pues, a pesar de que sólo se estudiaron pocos ejemplares el porcentaje de infección fue alto. T. dimidiata fue la especie colectada con mayor frecuencia debido a que presentó una distribución amplia al encontrarse en 10 estados del país,12 y a que en este estudio se presentó en cuatro estados donde se hallaron triatóminos con infección; por ello podría adquirir mayor importancia por su amplia distribución y por su asociación a la vivienda. Sólo se colectó un macho y una ninfa de Rhodnius prolixus (se puede afirmar que se trata de esta especie debido a que es morfológicamente diferente a las del género Triatoma y porque es la única especie de este género presente en el país); su distribución en México es restringida, no es una especie nativa de México y sólo se le ha colectado en pocas localidades de Chiapas y Oaxaca.5,12 En Sudamérica, particularmente en Venezuela y Colombia,8 se encuentra en ambientes selváticos, mientras que en Centroamérica es domiciliada, por lo que es muy probable que en México mantenga este último patrón de microdistribución.

Respecto a otras especies estudiadas, Dipetalogaster maxima y T. rubida en Baja California Sur y T. mexicana en Guanajuato, Hidalgo y San Luis Potosí, se hallaron cercanas a las viviendas humanas tanto ninfas, como adultos de D. maxima y T. mexicana, lo que parece ocurrir debido a que son atraídas por la luz u otro estímulo como el alimento, puesto que estas especies generalmente se encuentran en ambientes silvestres.15,16 En cuanto a D. maxima, se colectaron seis ninfas, lo que podría significar que hay colonización, esto implicaría que podrían estar adaptándose a la vivienda humana, y podría afirmarse que se trata de D. maxima, debido a que la morfología de esta especie es característica y además porque es un género monotípico y de distribución restringida en Baja California Sur. De los 432 ejemplares de T. mexicana, sólo dos presentaron infección natural mostrando un porcentaje de infección muy bajo; esto ocurrió de la misma forma para las ninfas de Triatoma sp, que no pueden ser identificadas a especie con herramientas morfológicas, se obtuvo un porcentaje de infección menor comparado con Rhodnius prolixus que presentó un número bajo de chinches (sólo dos ninfas), por lo que no refleja los valores reales de infección. Finalmente, se puede concluir de algunas especies del género Triatoma estudiadas, que T. mexicana se registró por primera vez con infección natural de T. cruzi en los estados de Guanajuato e Hidalgo, T. dimidiata en Hidalgo y T. pallidipennis en Oaxaca. Se proporcionan nuevos registros de distribución geográfica de T. dimidiata para los estados de Hidalgo y Guanajuato; de T. gerstaeckeri para Hidalgo y Veracruz; de T. longipennis para Guanajuato; de T. mexicana para Guanajuato y San Luis Potosí y de T. pallidipennis para Oaxaca, con lo cual se amplia de manera importante el área de distribución conocida de estas especies.

 

Agradecimientos

Los autores agradecen al personal del Departamento de Entomología: a los biólogos Rafael Paz Rodríguez, Adriana Godínez Alvarez y Argelia Cano Reveles por el procesamiento de algunas muestras, y a Patricia Gómora Rosales por el apoyo lógistico; de igual forma a los biólogos Julio César Noguez y Jorge López del Laboratorio Estatal de Salud Pública de Hidalgo y Guanajuato por el envío de muestras y al programa de vectores de Veracruz y sus jurisdicciones sanitarias y, en particular, a las doctoras Ana Flisser y María Dolores Correa por las sugerencias y comentarios al manuscrito.

 

Referencias

1. Schofield CJ, Dias JCP. Introduction and historical overview. En: Schofield CJ, Dujardin JP, Jurberg J, ed. Taller Internacional sobre Genética Poblacional y Control de Triatóminos. México, D.F.: INDRE, 1996:11-16.         [ Links ]

2. Padilla-Rodríguez JL, Guhl-Nannetti F, Soto-Mancipe J, Alvarez-Uribe G. Diagnóstico y terapéutica de las enfermedades transmitidas por vectores en Colombia. Bogotá: Sociedad Colombiana de Parasitología y Medicina Tropical, 1999:128.         [ Links ]

3. Schmunis GA. La tripanosomiasis americana como problema de salud pública. En: La enfermedad de Chagas y el sistema nervioso. Washington, D.C.: Organización Panamericana de la Salud; (Publicación Científica núm. 547), 1994:1:3-31.         [ Links ]

4. Schofield CJ. Overview-biosystematics of Reduviidae. En: Schofield CJ, Dujardin JP, Jurberg J, ed. Taller Internacional sobre Genética Poblacional y Control de Triatóminos. México, D.F.: INDRE, 1996:45-50.         [ Links ]

5. Zárate LG, Zárate RJ. A checklist of triatominae (Hemiptera: Reduviidae) of Mexico. Int J Entomol 1985; 27:102-127.         [ Links ]

6. World Health Organization. Control of Chagas disease. Ginebra: WHO, 1991:95. Technical report series No. 811.         [ Links ]

7. Alejandre-Aguilar R, Nogueda-Torres B, Cortés-Jiménez M, Jurgberg J, Galvão C, Carcavallo R. Triatoma bassolsae sp. n. do México, com uma chave para as espécies do complexo "phyllosoma" (Hemiptera, Reduviidae).Mem Inst Oswaldo Cruz 1999; 94(3):353-359.         [ Links ]

8. Schofield CJ. Triatominae. Biología y control. W. Sussox: Eurocommunica Publications, 1994:77.         [ Links ]

9. Lent H, Wygodzinsky P. Revision of the triatominae (Hemiptera, Reduviidae), and their significance as vectors of Chagas' disease. Bull Am Mus Nat Hist 1979;163:124-520.         [ Links ]

10. Aché A, Berti J. Programa de control de la enfermedad de Chagas en Venezuela. En: Schofield CJ, Dujardin JP, Jurberg J, ed. Taller Internacional sobre Genética Poblacional y Control de Triatóminos. México, D.F.: INDRE, 1996:19-24.         [ Links ]

11. Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Anuario Estadístico 1998. México, D.F.: INEGI, 1999:905.         [ Links ]

12. Ibáñez-Bernal S, Paz-Rodríguez R. Los complejos de especies de Triatoma en México y Centroamérica. En: Proceedings of the Second Internacional Workshop on Popular Genetics and Control of Triatominae. Tegucigalpa, Honduras, 8 a 11 de marzo. México, D.F.: INDRE, 1999:86-90.         [ Links ]

13. Alejandre-Aguilar R, Nogueda-Torres B, Calvo-Méndez, Cortés-Jiménez M. Estudio comparativo de la susceptibilidad de cinco especies de triatominos (Insecta: Reduviidae) a la infección con Trypanosoma cruzi. Rev Latino Am Microbiol 1993;35:201-206.         [ Links ]

14. Dumonteil E. Update on Chagas' disease in Mexico. Salud Publica Mex 1999;41:322-327.         [ Links ]

15. Ryckman RE. The triatominae of North and Central America and West Indies: A check list with synonymy (Hemiptera: Reduviidae: Triatominae). Bull Soc Vec Ecol 1984;9(2):71-83.         [ Links ]

16. Mazzottii L. Una especie rara de triatoma, T. mexicana (H. Schaeffer, 1848). Med Mex Rev 1940;20(359):127-131.         [ Links ]

 

 

(1) Departamento de Entomología, Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos Doctor Manuel Martínez Báez, Secretaría de Salud, México.

(2) Departamento de Entomología, Instituto de Ecología, A. C., Xalapa, Veracruz, México.

 

Fecha de recibido: 17 de marzo de 2000 · Fecha de aprobado: 11 de septiembre de 2000
Solicitud de sobretiros: Biól. Vianey Vidal Acosta. Departamento de Entomología, Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos.
Prolongación de Carpio 470, 2o. piso, colonia Santo Tomás, 11340 México, D.F., México.
Correo electrónico: vianey-vidal@correoweb.com; ibanez@ecologia.edo.mx; cmartinez@mail.ssa.gob.mx