SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.46 issue6Uso de anticonceptivos y prueba de Papanicolaou en Pachuca, Hidalgo, MéxicoVacunación contra influenza en la infancia: una estrategia preventiva de prioridad nacional author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Salud Pública de México

Print version ISSN 0036-3634

Salud pública Méx vol.46 n.6 Cuernavaca Nov./Dec. 2004

http://dx.doi.org/10.1590/S0036-36342004000600002 

CARTAS AL EDITOR

 

Nitazoxanida: reacciones adversas

 

 

Señor editor: hemos leído el interesante artículo de Belkind VU y colaboradores Evaluación de la nitazoxanida en dosis única y por tres días en parasitosis intestinal,1 y estamos de acuerdo con su conclusión final: "la efectividad y elevada prevalencia de efectos secundarios de la nitazoxanida, no justifican su actual empleo como una medida de quimioprevención masiva para el control de parasitosis intestinal en áreas endémicas".1 Para apoyar esta conclusión, damos a conocer los resultados sobre los efectos adversos de nitazoxanida, que fue utilizada en una campaña masiva de desparasitación en Minatitlán, Veracruz.

En noviembre y diciembre de 2002 se llevó a cabo una campaña de desparasitación con nitazoxanida en la población derechohabiente de Petróleos Mexicanos, en Minatitlán, Veracruz, y realizamos un estudio transversal descriptivo para evaluar la prevalencia e intensidad de reacciones adversas hacia dicho fármaco. Medimos la intensidad con una escala ordinal con categorías que variaron desde leves a severas, tomando en cuenta una escala numérica que varió de 1 a 3 como de intensidad leve, 4 a 7 como moderada, y 8 a 10 como severa. Las autoridades de la unidad de salud, en donde se realizó la investigación, dieron su consentimiento para que el estudio fuera realizado con los derechohabientes que se encontraban en las áreas de consulta externa y que además habían tomado el medicamento. El cuestionario se aplicó hasta cuatro semanas después de que el paciente había ingerido el fármaco. Se incluyó en la muestra a 781 personas, de las cuales 342 (43.8%) fueron hombres y 439 (56.2%) mujeres. La mediana de edad fue de 35 años (límite mínimo 2 y máximo 78 años). En el caso de los niños menores de 10 años de edad se tomó en cuenta el dato referido por los padres. En 726 (93%) derechohabientes se obtuvo un cumplimiento del esquema terapéutico de tres días; 30 (3.8%) en dos días; y en 25 (3.2%) un solo día. En 100% de los pacientes que consumieron el fármaco uno o dos días, esto se debió a la presencia de reacciones adversas.

La prevalencia de tales reacciones se presentó en 276 (35.3%) derechohabientes. Las principales manifestaciones fueron dolor abdominal, náusea y diarrea (cuadro I). La intensidad de las reacciones adversas fueron severas en 25% de los individuos (cuadro II). En 585 (74.1%) de los pacientes se apreció que durante el tratamiento su orina tuvo un cambio de coloración hacia la oscuridad (amarillo a naranja).

 

 

 

 

Durante la campaña de desparasitación hubo pacientes que acudieron a consulta al servicio de urgencias debido a la severidad de las reacciones adversas, sobre todo por urticaria, vómito, diarrea y dolor abdominal (datos no publicados). Otra reacción adversa que encontramos y que no se buscó intencionadamente fue el prurito anal que refirieron algunos derechohabientes, y que en el futuro se tendrá que investigar.

Desde las primeras publicaciones que realizamos sobre nitazoxanida habíamos considerado que no era la panacea en el tratamiento de las parasitosis intestinales, ya que había evidencia clínica de que el fármaco ocasionaba serias reacciones adversas y que su eficacia no era mayor a la de otros antiparasitarios que producen menos reacciones secundarias y son más baratos.2-4 Otras publicaciones científicas han demostrado estos mismos hallazgos y,1,5,6 además, Stockis y colaboradores encontraron reacciones adversas importantes en adultos sanos voluntarios.7,8

Podemos concluir que la nitazoxanida ocasiona reacciones adversas frecuentes y severas, por lo cual debe ser usada con precaución y debe evitarse su uso en las campañas masivas de desparasitación.

 

Roberto Rodríguez García, Dr,
Arturo Aguilar Ye, Pedro Puig Sosa.

Facultad de Medicina, Universidad Veracruzana,
Minatitlán, Veracruz, México.

Leoncio Miguel Rodríguez Guzmán, Dr.
Hospital General de Zona No. 36,
Instituto Mexicano del Seguro Social,
Coatzacoalcos, Veracruz, México.

Jaime Eloy Esteban Vaz, Dr.
Hospital Regional Minatitlán, Petróleos Mexicanos,
Minatitlán, Veracruz, México.
Correo electrónico: rorogapediatr@hotmail.com

 

Referencias

1. Belkind-Valdovinos U, Belkind-Gerson J, Sánchez-Francia D, Espinoza-Ruiz MM, Lazcano-Ponce E. Evaluación de la nitazoxanida en dosis única y por tres días en parasitosis intestinal. Salud Publica Mex 2004;46:333-340.

2. Rodríguez-García R. Nitazoxanida. ¿Es un fármaco que puede administrarse con seguridad en niños? Rev Mex Pediatr 1999;66:75-76.

3. Rodríguez-García R, Rodríguez GLM, Cruz DCAH. Eficacia y seguridad de mebendazol contra nitazoxanida en el tratamiento de Giardia lamblia en niños. Rev Gastroenterol Mex 1999;64:122-126.

4. Rodríguez-García R, Salgado GE, Rodríguez GLM. Más sobre nitazoxanida. Rev Mex Pediatr 2000;67:192-193.

5. Padilla RN, Alarcón GA, Figueroa FRC, Muñoz RM. Comparación del efecto de quinfamida y de la nitazoxanida en el tratamiento de la amibiasis intestinal no disentérica en niños. Rev Mex Pediatr 1998;65:196-199.

6. González MIB, Salgado RH, Sánchez GMC, Pérez FR, Cedillo RR. Eficacia y seguridad de albendazol y nitazoxanida en el tratamiento del niño con giardiasis. Memorias, V Reunión de Investigación Médica de la Región Sur, Instituto Mexicano del Seguro Social; 2000 junio 22-24; Villahermosa, Tabasco, México.

7. Stockis A, Allemon AM, De Bruyn S, Gengler C. Nitazoxanide pharmacokinetic and tolerability in man using single ascending oral doses. Int J Clin Pharmacol Ther 2002;40: 213-220.

8. Stockis A, De Bruyn S, Gengler C, Rosillon D. Nitazoxanide pharmacokinetics and tolerability in man during 7 days doping with 0.5 g and 1 g b.i.d. Int J Clin Pharmacol Ther 2002;40: 221-227.