SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.53 issue3Violencia en la díada cuidador-paciente en la enfermedad de Parkinson: tres métodos de medición author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Salud Pública de México

Print version ISSN 0036-3634

Salud pública Méx vol.53 n.3 Cuernavaca May./Jun. 2011

http://dx.doi.org/10.1590/S0036-36342011000300001 

CARTAS AL EDITOR

 

Salud bucodental en personas con necesidad de cuidados especiales de salud en México

 

 

Héctor Martínez-Menchaca, M en CI,II; Gerardo Rivera-Silva, PhDII

IDirector de Programa Médico Cirujano Dentista, Universidad de Monterrey, San Pedro Garza García, Nuevo León, México. hector.martinez@udem.edu.mx
IILaboratorio de Ingeniería Tisular y Medicina Regenerativa, División de Ciencias de la Salud, Universidad de Monterrey, San Pedro Garza García, Nuevo León, México

 

 

Señor editor: En México las personas con algún tipo de discapacidad constituyen un grupo vulnerable para ciertos tipos de enfermedades de la cavidad oral. De manera específica, la caries dental se ha convertido en un verdadero problema de salud pública. Por ello promover la prevención primaria, la comprensión y la salud oral en personas con necesidad de cuidados especiales de salud (NCES) debería ser una parte integral de la odontología. Estos individuos son un grupo de riesgo, pues desde edades muy tempranas requieren de cuidados dentales especializados.1

La salud oral está estrechamente vinculada con la salud general y el bienestar de cada persona. Los pacientes con NCES tienen una mayor predisposición a adquirir enfermedades orales, las cuales pueden tener un impacto directo y fatal en su salud, sobre todo en aquellos que tienen ciertos problemas asociados, como inmunocompromiso o problemas cardiovasculares, ya que la enfermedad dental en estos casos se puede complicar y ocasionar septicemias, endocarditis, entre otras patologías.2 Sin embargo, los lineamientos y medidas de prevención para una salud oral dirigidas hacia este colectivo no han sido tan prioritarias como deberían serlo, razón por la cual todo profesional encargado de la salud dental de personas con NCES debería considerar las recomendaciones que a continuación se señalan, resultado de una revisión bibliográfica exhaustiva.

Los individuos con NCES deben ser atendidos en las primeras horas del día, cuando tanto odontólogo como paciente se encuentran mental y físicamente menos fatigados. Además, todo consultorio o clínica dental debería ofrecer acceso libre a estos pacientes, con rampas y estacionamientos adecuados; asimismo, debería estar acondicionado y equipado para asegurar un tratamiento óptimo.3

Para la consulta odontológica deberá existir un consentimiento documentado y firmado por los padres o tutores, en el cual manifiesten que están de acuerdo con el tratamiento que va a recibir el paciente. El manejo efectivo de estos pacientes involucra más un cambio de actitud que de técnica. Las actitudes importantes son serenidad, comprensión, conmiseración y paciencia.4 Un aspecto esencial es la comunicación con el paciente, motivo por el cual la presencia de padres o tutores y la información proporcionada por ellos antes y después de la primer cita son factores decisivos para conseguir la comunicación y por lo tanto el éxito del tratamiento dental. Hablar pausadamente y con términos simples asegura que las explicaciones sean entendidas. Escuchar con atención es importante, ya que los pacientes con déficit cognitivo suelen tener dificultades de comunicación, sin olvidar que una completa y minuciosa historia médica es la piedra angular para alcanzar un diagnóstico preciso y planificar un tratamiento efectivo.5

Existen varias medidas y estrategias de prevención (cuadro I), pero instruir a los padres o tutores es imprescindible y debe ser la primera medida para asegurar la higiene diaria apropiada para las personas con NCES.6 El objetivo final es convertir la clínica o consultorio dental en un "hogar o morada dental", donde el paciente con discapacidad reciba una atención adecuada.

 

 

Declaración de conflicto de intereses: Los autores declararon no tener conflicto de intereses.

 

Referencias

1. American Academy of Pediatric Dentistry. Definition of special health care needs. Pediatr Dent 2008;30(suppl):15.         [ Links ]

2. United States Department of Health and Human Services. Oral health in America: A report of the Surgeon General [monografía en internet]. Rockville, Md: US Dept of Health and Human Services, National Institute of Dental and Craniofacial Research, National Institute of Health, 2000 [consultado 2010 octubre 10]. Disponible en: http://www.nidcr.nih.gov/datastatistics/surgeongeneral/report/executivesummary.htm.         [ Links ]

3. Edelstein BL, Chinn CH. Update on disparities in oral health and access to dental care for American's children.Acad Pediatr 2009;9:415-419.         [ Links ]

4. Glassman P, Subar P. Planning dental treatment for people with special needs. Dent Clinic North 2009;53:195-205.         [ Links ]

5. American Academy of Pediatric Dentistry. Guideline on record-keeping. Pediatr Dent 2007;29(suppl):29-33.         [ Links ]

6. Selwitz RH, Ismail AI, Pitt NB. Dental Caries. Lancet 2007;369:51-59.         [ Links ]