SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue3Health advocacy in violence against women: an experienceRéplica author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Gaceta Sanitaria

Print version ISSN 0213-9111

Gac Sanit vol.19 n.3 Barcelona May./Jun. 2005

http://dx.doi.org/10.1590/S0213-91112005000300015 

CARTAS AL DIRECTOR


¿Acarbosa para el tratamiento de la intolerancia a la glucosa?

Sr. Director:

Recientemente se ha publicado el trabajo de Sabes1, en el que se realiza un análisis de la relación coste-efectividad de acarbosa en el tratamiento de la intolerancia a la glucosa.

Este análisis farmacoeconómico se sustenta y desarrolla su árbol de decisión a partir del ensayo clínico STOPP-NIDDM2, cuya validez ha sido cuestionada por presentar diversos defectos metodológicos, como sesgo de selección, inadecuado enmascaramiento o sesgo en el análisis de datos3.

Asimismo, sería importante mencionar que acarbosa carece de indicación oficial en España para el tratamiento de la intolerancia a la glucosa por parte de la Agencia Española del Medicamente, puesto que en la ficha técnica del producto la única indicación autorizada es el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 24. Resulta preocupante que este artículo preconice el empleo de un medicamento fuera de la indicación oficialmente aprobada por las autoridades sanitarias, puesto que el empleo de un medicamento fuera de las indicaciones aprobadas en la ficha técnica sólo se debería emplear bien en el marco de un ensayo clínico o bien mediante el procedimiento de uso compasivo.

En cuanto a los costes directos de adquisición del medicamento, en el ensayo clínico STOP-NIDDM los pacientes fueron dividicos en 2 grupos; en un grupo los pacientes realizaban las medidas higiénico-dietéticas clásicas y en el otro recibían acarbosa 100 mg/8 h. Quizás hubiese sido más adecuado haber considerado para el cálculo de costes del medicamento la cantidad de 300 mg/24 h, y no 194 mg/24 h como ha considerado el autor, además de que resulta improbable que un paciente pueda tomar exactamente 198 mg teniendo en cuenta que en el mercado español acarbosa está presente en comprimidos de 100 y 50 mg.

El autor ha considerado prácticamente equivalente la situación de prestación farmacéutica pensionista a una edad > 65 años. Sin embargo, se debería tener en cuenta que hay un alto porcentaje de pensionistas con edad < 65 años. Por ejemplo, en la comunidad autónoma gallega, durante el año 2003, el porcentaje de personas con prestación farmacéutica en régimen de pensionista era del 31,10%5, mientras que el porcentaje de la población gallega con edad > 65 años era del 20,97%6; por lo tanto, aproximadamente un tercio de los pensionistas sería < 65 años.

Sin embargo, es cierto que el autor ya ha considerado en el análisis de sensibilidad (solamente univariante) la posibilidad de una dosis máxima de 300 mg/día (la dosis máxima en la ficha técnica del producto es de 600 mg/día) o que la aportación del usuario fuese del 0%.

Eduardo Carracedo
Servicio Galego de Saude, SERGAS.
Correo electrónico: ecarracedon1@sefap.org

Bibliografía

1. Sabés R. Análisis coste-efectividad de acarbosa en el tratamiento de pacientes con intolerancia a la glucosa. Gac Sanit. 2004;18:431-9.

2. Chiasson JL, Josse RG, Gomis R, Hanefeld M, Karasik A, Laakso M; STOP-NIDDM Trial Research Group. Acarbose treatment and the risk of cardiovascular disease and hypertension in patients with impaired glucose tolerance: the STOP-NIDDM trial. JAMA. 2003;290:486-94.

3. Kaiser T, Sawicki PT. Acarbose for prevention of diabetes, hypertension and cardiovascular events? A critical analysis of the STOP-NIDDM data. Diabetologia. 2004;47:575-80.

4. Ficha técnica de glucobay. Agencia Epañola del Medicamento [citado 24 Ene 2005]. Disponible en: http://sinaem.agemed.es:83/presentacion/principal.asp

5. Memoria de SERGAS año 2003 [citado 24 Ene 2005]. Disponible en: www.sergas.es

6. INE. Padrón municipal de habitantes 2003 [citado 24 Ene 2005]. Disponible en: www.ine.es