SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.21 issue4Ten statements on the future of public health in EuropeStudy of refrigeration towers associated with community outbreaks of legionellosis author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Gaceta Sanitaria

Print version ISSN 0213-9111

Gac Sanit vol.21 n.4 Barcelona Jul./Aug. 2007

http://dx.doi.org/10.1590/S0213-91112007000400016 

QUE 20 AÑOS NO ES NADA

 

Gaceta Sanitaria: ¡vale la pena!

Gaceta Sanitaria: it's worthwhile!

 

Antoni Plasència

Ex Director de Gaceta Sanitaria (1999-2003), Direcció General de Salut Pública, Departament de Salut, Generalitat de Catalunya, Barcelona, España. antoni.plasencia@gencat.net

 

 

En mi primer artículo editorial como director de GACETA SANITARIA hacía referencia a la revista como un mensajero en la «casa común» de la salud pública y la administración sanitaria1. Cinco años más tarde, al despedirme de los lectores, destacaba mi esperanza de haber contribuido a fijar un poco más a la revista en nuestro imaginario colectivo2. Sin entrar en profundidades de psicoanalista aficionado, sospecho que estas manifestaciones evidenciaban un claro anhelo de responder a las expectativas del grupo, el de los profesionales de la salud pública, a través de una impronta cercana a la divisa de Camus, defendiendo «la justicia, el honor --es decir, la responsabilidad-- y la felicidad»3. A los 20 años de su creación, podemos estar orgullos de una publicación que responde plenamente a los principios básicos de la salud pública, como esfuerzo organizado de la comunidad para prevenir la enfermedad y promover la salud4.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Ha hecho falta la visión, la dedicación y la confianza de muchas personas e instituciones que han creído en la palabra impresa como instrumento compartido de conocimiento, de reflexión y de transformación. Antes de que soplemos juntos las 20 velas de nuestro éxito conjunto, quisiera compartir algunas imágenes, rescatadas del polvo de la memoria, de mi paso por la revista.

La primera, la del aprendiz de editor científico, «libreta de espiral en mano (sic)», sorbiendo la pasión por el rigor y el diálogo, herramientas indispensables para la revisión de un manuscrito. Evitando arrogancias, pero asumiendo la responsabilidad de identificar y, si es el caso, mejorar las aportaciones relevantes al nuevo conocimiento. La segunda imagen, menos lírica, es la del «editor cargando manuscritos (sic)» allá donde vaya --fines de semana y vacaciones incluidos--, como espadas de Damocles que amenazan su sentido del deber cumplido, y que le recuerdan a todas horas que no puede demorar decisiones que afectan al trabajo honesto de muchos investigadores. La tercera imagen es la de las reuniones periódicas con el equipo editorial (figs. 1 y 2), compartiendo el interés por los nuevos manuscritos recibidos, la discusión sobre las revisiones en curso y, sobre todo, las decisiones de aceptación o de rechazo. No creo exagerar si digo que cada decisión siempre fue un proceso riguroso y respetuoso, guiado por la aspiración principal de ganarnos la confianza y el reconocimiento de autores y lectores. La cuarta imagen es la de la «mirada inquieta (sic)» del director paseándose por la portada del último número recién impreso. Es el instante, casi mágico, en el que todos los esfuerzos volcados durante largos meses pasan la «prueba del algodón» editorial, sopesando, de manera entremezclada, el interés, la coherencia y la calidad de ese recién nacido al mundo del conocimiento científico. Pero hay una última imagen que, me duele reconocerlo, quizá no supe propiciar lo suficiente: la del equipo editorial celebrando, al final de las reuniones de trabajo, entre cervezas y zumos de fruta (sic), el orgullo del trabajo de editor y el placer de decirse: «¡Vale la pena trabajar en este oficio y para esta revista!».

 

 

 

 

Los tiempos cambian, pero dudo que los malos augurios que algunos preconizan para el futuro de las revistas científicas se cumplan. En cualquier caso, la celebración de estos 20 años de Gaceta Sanitaria, que son mucho (sic final), debe servir para reafirmar nuestro compromiso de contribuir a fortalecer la salud pública como instrumento de justicia y de bienestar. Gracias por permitirme recordar que vale la pena... y que sois muchos los que seguiréis haciendo que así sea.

 

Bibliografía

1. Plasència A. Gaceta Sanitaria: un mensajero en la casa común de la salud pública. Gac Sanit. 1999;13:4-5.

2. Plasència A. Gaceta Sanitaria en nuestro imaginario colectivo. Gac Sanit. 2004;18:255-6.

3. Daniel J. Avec Camus. Comment résister à l'air du temps. Paris: Editions Gallimard; 2006. p. 18.

4. Institute of Medicine. Committee on the future of public health. The future of public health. Washington: National Academy Press; 1988.