SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.1 issue2El matrimonio: ¿medida sensata para la buena salud?Efecto letal de la tuberculosis en pacientes de sida author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.1 n.2 Washington Feb. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997000200013 

Factores que protegen contra las conductas delictivas

 

 

Un estudio financiado por el Instituto Nacional del Abuso de Drogas, de los Estados Unidos de América, ha identificado una serie de factores cuyo efecto acumulativo puede ayudar a jóvenes en situaciones de riesgo a no caer en la drogadicción y la delincuencia. Según este estudio, la presencia de estos factores en distintas facetas de la vida de un adolescente ¾la familia, la escuela, los amigos, el vecindario, y demás¾ contribuye de manera decisiva a la resistencia a ambas conductas. Este descubrimiento abre el camino para la adopción de nuevas intervenciones preventivas.

No todos los niños expuestos a factores de riesgo conocidos se entregan a los narcóticos o a la delincuencia cuando llegan a la pubertad. El estudio efectuado consistió en el seguimiento desde 1988 de una muestra de 1 000 adolescentes de ambos sexos provenientes de hogares conflictivos en la zona urbana de Rochester, Nueva York. Los factores de riesgo examinados fueron, entre otros, el desempleo del principal proveedor de la familia, la presencia de antecedentes familiares de abuso de drogas o de delincuencia, o el haber sufrido maltrato o abuso sexual antes de los 12 años de edad. A los jóvenes que habían estado expuestos a un mínimo de cinco factores de este tipo se les consideró en muy alto riesgo de volverse drogadictos o delincuentes.

Aunque al cabo de solo 12 a 18 meses después de iniciado el estudio estos jóvenes en mayor peligro mostraron una tendencia mucho más marcada a usar drogas y a tener conductas delictivas que los que tenían cuatro factores de riesgo o menos, durante ese período 60% de los adolescentes en mayor riesgo no habían iniciado ninguno de estos comportamientos. Los factores que casi invariablemente marcaron la distinción entre los dos grupos de adolescentes fueron los siguientes: 1) factores familiares: la supervisión cercana de los padres y una relación de mutuo afecto entre estos y el niño; 2) factores educacionales: la aptitud del niño para las matemáticas y las funciones verbales, su dedicación a las actividades académicas y su apego a los maestros; el deseo de los padres de ver al niño asistir a la universidad y el valor que asignan a los estudios universitarios, y 3) factores sociales: la presencia de amiguitos con valores convencionales y la actitud aprobatoria de los padres hacia las amistades del niño. Cabe resaltar que la acumulación de factores protectores en todas estas áreas es la responsable del efecto beneficioso observado, y no cada factor en lo individual. El reto para la salud pública consiste en encontrar maneras de introducir estos factores protectores en la vida de adolescentes que se crían en hogares subprivilegiados. (Mathias R. Protective factors can buffer high-risk youths from drug use. NIDA notes 1996;11:7-9.)