SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.1 issue4El embarazo y uso de anticonceptivos en adolescentesContribución del sistema de salud cubano al bienestar de la población author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.1 n.4 Washington Apr. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997000400011 

Síntomas emocionales y funciones familiares de la mujer mexicana

 

 

En los últimos años se ha presenciado un notable aumento de los estudios sociológicos y antropológicos sobre la mujer mexicana, pero los estudios de carácter psicológico han tenido menos popularidad. Según varios estudios epidemiológicos, en México, como en otros países, los síntomas de depresión son más frecuentes en la mujer que en el hombre. Con el fin de comprender más a fondo cómo se manifiestan los problemas emocionales y cuán frecuentes son en la población femenina mexicana, se pidió a 211 mujeres que hicieran un dibujo representativo de su vida familiar. Los dibujos fueron interpretados con un enfoque tradicional y según más de una docena de categorías sintomáticas preestablecidas, como la somatización, la impulsividad, la inhibición de las emociones y la represión de hostilidad.

Según los resultados, casi 80% de las mujeres sufren de síntomas depresivos y ansiedad, 68% de ambivalencia afectiva y 99% de insatisfacción en sus relaciones personales. Muchas se ven rodeadas de un ambiente de intranquilidad y distanciamiento entre miembros de la familia. Por otra parte, la mayoría de las mujeres parecen estar bien arraigadas en la realidad y ser capaces de planificar y organizar sus numerosas tareas domésticas y laborales. Según un análisis basado en la perspectiva de género, las mujeres se desenvuelven en condiciones caracterizadas por un sistema de patriarcado y de "cautiverio" en que imperan las funciones femeninas de madre y esposa. Las malas condiciones en que se encuentra la economía mexicana impiden que las mujeres logren sus metas en el campo laboral y la sensación de frustración que ello produce es en parte el factor responsable del desequilibrio emocional. Otro factor que también contribuye al problema es el hecho de que las mujeres tienden a percibir su situación como un "fracaso" personal, sin reparar en el carácter determinante de las condiciones sociales a su alrededor. La represión continua de la hostilidad que eso genera, junto con la subordinación a la pareja y el acatamiento programado del ideal materno impuesto por la sociedad, llevan a la inestabilidad emocional, al autorreproche y a sentimientos de inferioridad. (Lara MA, et al. Síntomas emocionales y roles familiares en mujeres mexicanas: estudio proyectivo e interpretación de género. Acta Psiquiat Psicol Am Lat 1996;42: 329-340.)