SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.1 issue5Violence in Rio de Janeiro Municipality: risk areas and mortality trends among adolescents 10 to 19 years oldEnfermedades producidas por radicales libres author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.1 n.5 Washington May. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997000500009 

Instantáneas

 

Revisión preliminar de la OMS sobre la hepatitis C

 

 

El descubrimiento del virus de la hepatitis C (VHC) en 1989 concluyó un período de intensa investigación internacional dirigida a identificar el esquivo virus "no-A, no-B", que se había hecho notorio como causa de la hepatitis postransfusional. El VHC no es tan infeccioso como el virus de la hepatitis B y el de la inmunodeficiencia humana (VIH) , pero la infección puede volverse crónica en hasta 80% de los casos y producir secuelas tan graves como la cirrosis y el carcinoma hepatocelular. No obstante, es uno de los agentes patógenos más nocivos para la salud humana y figura entre las causas infecciosas de cáncer conocidas.

Ya que el VHC fue identificado hace relativamente poco tiempo, queda mucho por saber acerca de su prevalencia, incidencia y curso natural, así como de las implicaciones patobiológicas, socio-económicas y de manejo que representa. Está bien documentada su transmisión por sangre transfundida no tamizada, hipodérmicas compartidas entre toxicómanos y uso de material sin esterilizar o mal esterilizado. Algo menos frecuentes son las formas de transmisión sexual y perinatal y las que derivan de prácticas culturales como circuncisión, tatuaje y otras perforaciones de la piel. De una revisión preliminar de la literatura mundial que ha llevado a cabo la OMS, se desprende que la infección por VHC está extendida por todo el mundo, con excepción de Botswana, Perú y Zambia. Los niveles de prevalencia se han agrupado en cinco grados que van desde <1% hasta >10%. Bolivia se encuentra entre los ocho países del mundo con prevalencias que exceden 10%. En Brasil estas oscilan entre 2,5 y 4,9% y en el resto de los países de las Américas, de <1% a 2,4%. La OMS estima que alrededor de 3% de la población mundial está infectada con VHC y hay más de 170 millones de portadores crónicos en riesgo de desarrollar cirrosis o cáncer de hígado. Evidentemente, hay que tomar medidas de prevención frente a este gran problema mundial, teniendo en cuenta que el tratamiento es costoso y poco efectivo, y todavía no hay una vacuna contra la infección. La OMS sugiere que los países se ocupen urgentemente de controlar la sangre y sus derivados; divulgar precauciones universales y técnicas de barrera; esterilizar los materiales que se pueden usar más de una vez; destruir las agujas y jeringas desechables, y promover la educación del público general en cuanto a los riesgos del empleo de material no estéril.

Si usted tiene datos recientes y fidedignos sobre la hepatitis C en su país, póngase en contacto con la División de Enfermedades Emergentes y otras Enfermedades Transmisibles ¾ Vigilancia y Lucha, Formación y Apoyo de Laboratorio (EMC/LTS), OMS, CH-1211 Ginebra, Suiza (fax: +41 22 791 48 78, correo electrónico: lavanchyd@who.ch). (World Health Organization. Hepatitis C. Wkly Epidemiol Rec 1997;72(10):65-69.)