SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.1 issue6Commerce in health services in North America within the context of the North American Free Trade AgreementNueva información sobre los anticonceptivos orales y el riesgo de accidentes cerebrovasculares author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.1 n.6 Washington Jun. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997000600007 

Instantáneas

 

¿Es de base genética la adicción a la marihuana?

 

 

Las sensaciones agradables o desagradables que experimenta una persona al fumar marihuana están fuertemente condicionadas por su herencia genética, según indica un nuevo estudio patrocinado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos de América. El estudio se basó en el análisis de datos sobre más de 8 000 pares de gemelos varones del Registro de Gemelos de la Era de Vietnam. De ellos, 352 pares de gemelos idénticos y 255 de gemelos fraternos declararon que habían usado marihuana más de cinco veces. Los doctores Michael Lyons, Ming Tsuang y colegas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard compararon las respuestas de los gemelos idénticos y las de los fraternos a una serie de preguntas detalladas y confidenciales sobre cómo se sentían después de fumar marihuana y si habían experimentado alguna de 23 posibles reacciones que iban desde confusión y paranoia (reacciones negativas) hasta sensaciones muy agradables. Como era de esperar, los que tenían sensaciones agradables usaron la marihuana con mayor frecuencia que los demás. Las experiencias descritas por los gemelos idénticos fueron muy similares, pero no así las de los gemelos fraternos. Como es bien sabido, los gemelos idénticos o monocigóticos comparten todos sus genes, mientras que los fraternos solo comparten alrededor de la mitad de los genes.

Los resultados del estudio sugieren que los genes predisponen la fisiología individual de forma que determina las sensaciones que produce la marihuana. Si bien no se identificaron los genes específicos que determinan esas sensaciones, hay razones para creer que son los que intervienen en el sistema de recompensas del cerebro. Por otra parte, de ello podría desprenderse también una hipótesis similar sobre el uso de otras sustancias adictivas, como el alcohol y la cocaína.

También tuvieron un efecto importante ciertos factores ambientales, como la facilidad de conseguir la marihuana, expectativas en cuanto a los efectos de la droga, influencias de amigos y contactos, y otros factores que son diferentes aun en el caso de gemelos idénticos. Se determinó además que el ambiente compartido o familiar antes de los 18 años no tenía influencia detectable en la respuesta a la marihuana. Si se consideran las influencias genéticas y ambientales en conjunto, los resultados sugieren que, si bien los factores sociales son importantes, las diferencias individuales asociadas con factores genéticos ¾quizá en el sistema de recompensas del cerebro¾ influyen en la decisión de continuar o no el uso de marihuana. Es decir, los factores ambientales llevan al individuo a experimentar con la droga, pero la herencia genética determina si continúa usándola o no.

Alan I. Leshner, Director del NIDA, declaró que el haber descifrado el vínculo entre los factores genéticos y las sensaciones de alguien que consume marihuana abre vías importantes para prevenir el abuso e investigar tratamientos. Quizá aun más importante, los resultados arrojan luz sobre el consumo de drogas y la adicción no solo como problemas sociales, sino también como cuestiones de salud afectadas por la situación biológica de cada individuo. (National Institutes of Health, National Institute on Drug Abuse. Genetic basis indicated for abuse of marijuana. Comunicado de prensa del jueves, 10 de abril de 1997.)