SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.1 issue6¿Es de base genética la adicción a la marihuana?Escenarios del futuro del VIH-sida author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.1 n.6 Washington Jun. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997000600008 

Nueva información sobre los anticonceptivos orales y el riesgo de accidentes cerebrovasculares

 

 

La Organización Mundial de la Salud publicó en la revista Lancet del 24 de agosto de 1996 nuevos datos sobre el riesgo de accidentes cerebrovasculares asociados con el consumo de píldoras anticonceptivas. La información proviene de un extenso estudio iniciado en 1986 por el Programa Especial de Investigaciones, Desarrollo y Formación de Investigadores sobre Reproducción Humana (HRP). El estudio, coordinado en la Escuela de Medicina de Londres del University College, se llevó a cabo en 21 centros de 17 países (5 desarrollados y 12 en desarrollo) con la participación de 2 198 mujeres que habían sufrido accidentes cerebrovasculares (casos) y 6 086 que no tenían la enfermedad (controles).

Según los datos presentados, el uso de la píldora no aumenta el riesgo de hemorragia cerebral en mujeres menores de 35 años. Sin embargo, el estudio muestra un leve aumento del riesgo en usuarias de más de 35 años. En el caso de accidente cerebrovascular isquémico, se observó un pequeño aumento general en las usuarias actuales. Pero este riesgo era menor en las mujeres más jóvenes (menores de 35 años), las que no fumaban y las que no padecían hipertensión. En ambos tipos de accidente cerebrovascular no se vio aumento del riesgo en las mujeres que habían tomado píldoras anteriormente y ya no las usaban.

Con miras a hacer las píldoras más inocuas, desde los años setenta se ha reducido la cantidad de las dos hormonas (estrógeno y progestógeno) de uso combinado en las píldoras anticonceptivas. Las píldoras nuevas, llamadas "de dosis reducida" para contrastarlas con las antiguas de dosis alta, son las que más comúnmente se emplean en todas partes del mundo. Uno de los objetivos concretos del estudio fue reevaluar la inocuidad de las píldoras de dosis reducida tal como se consumen en los distintos países. En general, se encontró que las píldoras de dosis reducida entrañan un menor riesgo de accidentes cerebrovasculares que las de dosis alta. En Europa, el riesgo adicional de cualquiera de los dos tipos de accidente cerebrovascular mencionados fue de dos casos anuales por cada 100 000 habitantes. En las mujeres menores de 35 años, el riesgo adicional era cercano a solamente un caso anual por 200 000 usuarias de la píldora anticonceptiva y aun más bajo en las no fumadoras.

Para mayor información sobre este tema comuníquese con O. Meirik, Director del Componente de Investigación de HRP sobre Vigilancia y Evaluación, OMS, Ginebra 27, Suiza; teléfono (41) 22 791 3334: fax: (41) 22 791 4171, o con N. Poulter, University College London Medical School, London, England; teléfono: (44) 171 391 1721; fax: (44) 171 813 0280. (New data on oral contraceptives and the risk of stroke. Entre Nous: The European Family Planning Magazine 1996; 34-35, December:20.)