SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.2 issue1New challenges in the field of advanced education for nursing personnel in Latin AmericaEl edema de miembros inferiores: causas y medidas que lo alivian author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.2 n.1 Washington Jul. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997000700010 

Instantáneas

 

Histerectomía vaginal guiada por visualización laparoscópica

 

 

La histerectomía laparoscópica fue descrita por primera vez por Reich en 1989. La mayor parte de la cirugía se hace por visualización con el laparoscopio, pero la ligadura de las arterias uterinas se hace por vía vaginal. Aunque muchos autores han descrito el uso de esta técnica, la mayor parte de los trabajos publicados representan experiencias individuales o de grupos pequeños con un adiestramiento técnico especial. Dadas las claras virtudes del procedimiento, actualmente poco difundido en los países de América Latina y el Caribe, un grupo de investigadores costarricenses ha revelado los resultados de las primeras 30 histerectomías vaginales efectuadas en Costa Rica con la ayuda de visualización laparoscópica.

Todas las histerectomías se realizaron en un período de 19 meses y se evaluaron desde el punto de vista de la recuperación de la paciente. La anestesia fue general en todos los casos, sin que se presentara ninguna complicación, y el tiempo operatorio fue de 122 minutos en promedio. La estancia hospitalaria media fue de 38,3 horas tras un período de preparación preoperatoria de 4 horas.

Durante la cirugía se presentaron dos casos de complicaciones por ruptura de vejiga. En el primero fue necesario cambiar de vía de acceso y en el segundo se continuó por la misma después de suturar la vejiga. Ninguna paciente necesitó una transfusión de sangre y todas volvieron a su actividad normal en un plazo máximo de 8 días. Dos pacientes que tuvieron hemorragia cíclica al mes de la operación fueron sometidas a morselación del endocérvix con fines preventivos.

En conclusión, la histerectomía vaginal asistida por visualización laparoscópica puede practicarse con riesgos mínimos en hospitales privados que estén provistos del instrumental apropiado y de cirujanos adecuadamente preparados y acreditados en el uso de la técnica. Se considera un procedimiento beneficioso para la paciente, ya que el tiempo de recuperación es breve y la reincorporación a las actividades cotidianas, más rápida que cuando se aplican otras técnicas. Esto no implica, sin embargo, que todas las histerectomías deban ser vaginales; se calcula que aproximadamente 30% seguirán haciéndose por la vía abdominal. La experiencia y el buen sentido del cirujano determinarán el mejor método para un caso determinado. (Mangel León T, et al. Histerectomía vaginal asistida por video laparoscopía (HVAVL): primeras experiencias en Costa Rica. Rev Centroamericana Ginecol Obstet 1996;6:92-97.)