SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.2 issue1Un llamado para poner fin a la mutilación genital femeninaReconsideración de los riesgos asociados con la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.2 n.1 Washington Jul. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997000700013 

Dos organismos internacionales aúnan esfuerzos para combatir la malaria

 

 

Sobre la base del papel que puede desempeñar la educación en la prevención de la malaria, el pasado 2 de mayo Hirashi Nakajima, Director General de la OMS, y Federico Mayor, Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) firmaron un memorándum acordando la colaboración de ambas organizaciones en la asistencia a países que requieran implementar la Estrategia para el Control Global de la Malaria. Cada año de 300 a 500 millones de personas enferman de malaria y de 1,5 a 2,7 millones mueren por esa enfermedad; de esas defunciones, alrededor de 90% ocurren en el África subsahariana.

Como la malaria es prevenible y curable, la OMS y la UNESCO han de ejercer su acción a través de la educación sanitaria, recurriendo para ello a la movilización de escolares, de sus padres y también de la comunidad en general, a fin de promover una conducta fundamentada en medidas de prevención personal, diagnóstico y tratamiento tempranos, y en medidas sanitarias apropiadas. Así será posible lograr una reducción sustancial de las tasas de mortalidad en niños pequeños y de la morbilidad en escolares. Según los términos del memorándum, ambas organizaciones colaborarán en la educación y protección de los niños mediante la preparación de materiales didácticos, el adiestramiento de maestros y de todo personal relacionado con la enseñanza, y la elaboración de comunicados para su difusión por medios más adecuados. El memorándum es parte de los esfuerzos que la OMS está realizando para implementar la Estrategia para el Control Global de la Malaria en conjunción con los ministerios de salud de cada país.

Los estudios que la UNESCO llevó a cabo en el África rural mostraron que más de un sexto de los niños que asisten a la escuela primaria sufren dos o más accesos de malaria en el curso de un año lectivo, y eso representa un ausentismo de una semana o más por cada acceso. Es evidente que la colaboración acordada entre la OMS y la UNESCO ha de permitir una mejor educación para esos niños, ya que no será interrumpida por enfermedad. Y a largo plazo, es indudable que una mayor continuidad en la educación favorecerá un deseable desarrollo social y económico. (World Health Organization. WHO, UNESCO join together to fight malaria. Comunicado de prensa WHO/38, 7 de mayo de 1997).