SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.2 issue3La integración de la genética a la oncologíaReforma psiquiátrica y salud mental en São Paulo author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.2 n.3 Washington Sep. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997000900009 

Infección por VIH y otras enfermedades de transmisión sexual en mujeres de México, DF

 

 

Desde 1986, la incidencia de sida en la mujer se ha incrementado en México de forma acelerada. La infección, asociada inicialmente a transfusión sanguínea, ha estado predominantemente vinculada a transmisión sexual desde 1992. Para diciembre de 1994 se habían notificado 2 833 casos de sida en mujeres, aunque se estimaba que el número real, teniendo en cuenta el subregistro y la notificación retrasada, debía ser mayor.

Ante la escasez de estudios en la población femenina en riesgo de contraer sida o enfermedades de transmisión sexual (ETS) y dada la necesidad de contar con programas dirigidos hacia esa población, Hernández-Girón, et al. analizaron las seroprevalencias de ciertas ETS y de sus principales factores de riesgo en un grupo de mujeres que durante 1992 se hicieron la prueba para la detección de virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en una clínica del Consejo Nacional de Prevención y Control del Sida de México, DF. Previo consentimiento informado, 454 mujeres respondieron a un cuestionario autoaplicado y estructurado en cuatro secciones (características sociodemográficas, antecedentes de ETS, antecedentes de transfusión sanguínea y comportamiento sexual riesgoso). En cada muestra de suero se investigó la presencia de anticuerpos contra Treponema pallidum, virus del herpes simple tipo 2, virus de la hepatitis B y VIH.

Entre los resultados del estudio destaca la prevalencia relativamente alta de VIH (4%), ya que otros autores habían estimado en 1% la frecuencia de infección en trabajadoras sexuales. Se encontró, además, que la baja escolaridad, el antecedente de transfusión sanguínea y el tener una pareja seropositiva eran factores predictivos de infección.

Desde que en 1986 se estableció en México la detección obligatoria de anticuerpos contra VIH en donantes de sangre, la frecuencia de casos de sida por transfusión sanguínea ha disminuido notablemente: de 68% (147/215) en 1989 a 31% (92/294) en 1994. No obstante, en el presente estudio se siguió encontrando una asociación significativa entre la infección por VIH y el antecedente de transfusión.

La seroprevalencia del agente causal de la sífilis (4,6%) fue mayor que la notificada en otros estudios en mujeres representativas de la población en general (de 0,5 a 2,5%), pero menor que la detectada en prostitutas (8,2%). En cuanto a los otros marcadores serológicos, la seroprevalencia del virus del herpes simple tipo 2 (29%) coincidió con la notificada previamente para la población femenina en general, y la del virus de la hepatitis B (3,5%) fue menor que la observada en mujeres adolescentes (5,9%).

En la discusión, los autores señalan las limitaciones del estudio, es decir, sus sesgos de autoselección (muestra representada por mujeres que espontáneamente solicitaron la prueba de VIH) y de información (validez no confirmada de las respuestas a preguntas sobre el número de parejas sexuales). Se sabe, sin embargo, que la positividad a VIH no influyó en la veracidad de las respuestas, ya que los resultados de la prueba se desconocían antes de llenar el cuestionario. En general, del trabajo se desprende la necesidad de reforzar el control en los bancos de sangre y otras instituciones, de ofrecer orientación sobre la aplicación de medidas preventivas y de difundir información sobre el riesgo de infección por VIH, ya que los resultados sugieren que este riesgo está determinado en gran medida por el comportamiento sexual de la pareja masculina. (Hernández-Girón C, Uribe-Salas F, Conde-González C, Cruz-Valdez A, Juárez-Figueroa L, Uribe-Zúñiga P, et al. Seroprevalencias a diversos virus y características sociodemográficas en mujeres que buscan detectarse VIH. Rev Invest Clin 1997; 49:5-13).