SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.2 issue4Reacciones adversasDecisiones diversas author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.2 n.4 Washington Oct. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997001000021 

Uso racional

 

 

Cafeína y paracetamol (Francia)

Por mucho tiempo se ha debatido el valor de agregar cafeína para potenciar el efecto analgésico del paracetamol. En 1989, después de examinar 12 ensayos clínicos, se evaluó el Claradol 500® como nuevo producto de cafeína en un estudio del posible efecto aditivo de la cafeína con el paracetamol para tratar el dolor posoperatorio agudo (a). En ese momento, se determinó que 50 mg de cafeína junto con 500 mg de paracetamol no eran más eficaces que 500 mg de paracetamol solos en una formulación equivalente.

En un artículo de revisión publicado en 1995 se destacaron los resultados contradictorios de los ensayos publicados en que se comparaban el paracetamol con cafeína y el paracetamol solo. En un metanálisis más reciente se evaluaron los resultados de 10 ensayos aleatorios a doble ciego publicados en los que se comparó la combinación de paracetamol con cafeína (635 pacientes en total) con el paracetamol solo (650 pacientes) en mujeres con cólico uterino puerperal (a), que habían recibido el tratamiento una vez y que fueron observadas 4 horas (b y c). La eficacia analgésica se evaluó con dos puntajes: uno era una escala verbal de alivio del dolor y el otro, la evaluación de la intensidad del dolor en una escala numérica. La combinación de paracetamol con cafeína no fue más eficaz estadísticamente que el paracetamol solo en ninguna de las dosis analizadas, es decir, 500 mg más 65 mg, frente a 500 mg; 1 000 mg más 130 mg, frente a 1 000 mg; o 1 500 mg más 190 mg, frente a 1 500 mg.

Cuando se analizaron los resultados generales independientemente de la dosis, hubo una diferencia estadística (P < 0,05) a favor de la combinación, pero solo en términos de alivio (no de la intensidad) del dolor. Además, la diferencia media del puntaje de alivio del dolor entre los dos grupos fue mínima (4%) y los autores creyeron que era poco probable que los pacientes hubieran sentido una diferencia real. Raras veces se notifican efectos secundarios con medicamentos que contienen cafeína. Sin embargo, una encuesta en el estado de Iowa de 2 885 personas mayores de 65 años mostró que 155 pacientes que habían tomado medicamentos con cafeína en los 15 días previos (generalmente junto con paracetamol, aspirina, o ambos) tenían muchos más trastornos relacionados con el sueño que otros sujetos.

Otro punto importante es que el uso de una preparación de cafeína puede dar resultados positivos en la prueba de detección de drogas administrada a deportistas de uno y otro sexo. El límite es de 12 mg de cafeína por mL de orina, que se puede alcanzar cuando se combinan alimentos y fármacos que son fuente de cafeína.

No hay pruebas convincentes de que aumente la eficacia analgésica cuando se agrega cafeína al paracetamol y la cafeína puede producir efectos secundarios. Es ilógico vender o recetar esas combinaciones.

a)  Varios miembros del grupo revisor del presente artículo señalaron que ni el dolor posoperatorio ni el cólico ocurren con frecuencia en la comunidad, a diferencia de cefalea, dolor por dismenorrea, osteoartritis, etc. Los únicos ensayos disponibles se han centrado en el dolor quirúrgico (general o dental) u obstétrico y por falta de algo mejor hay que tenerlos en cuenta.

b)  La búsqueda bibliográfica de los autores tuvo como fundamento las siguientes bases de datos: Embase, base de datos del Instituto de Información Científica, y Medline, entre el comienzo de 1996 y fines de mayo de ese mismo año. Esta investigación, que se concentró en 1996, no produjo otros estudios que valga la pena mencionar.

c)  Un metanálisis de 64 ensayos controlados con placebo hechos con paracetamol demostró el efecto analgésico específico del paracetamol en la misma clase de dolor agudo en dosis superiores a 500 mg por ingesta.

 

Paracetamol: medidas restrictivas (Reino Unido)

El Organismo de Fiscalización de Medicamentos ha propuesto que se restrinja el tamaño de los paquetes de paracetamol y que se fije la cantidad máxima que se permite vender a los farmacéuticos.

Para la venta general, dicho Organismo propone que se limite el tamaño de los paquetes a 12 tabletas o cápsulas con una potencia de 500 mg (adultos) o de 120 mg (uso pediátrico). Para la venta en farmacias, los paquetes deben limitarse a 30 tabletas o cápsulas, pero se permitiría que para pacientes con afecciones recurrentes o crónicas los farmacéuticos vendieran, a su juicio, varios paquetes por un total máximo de 100 tabletas. También propone que se hagan otras advertencias sobre la dosificación excesiva y las lesiones hepáticas.

No se proponen cambios en los paquetes de tabletas efervescentes, gránulos o productos líquidos para la venta general. Estas medidas se propusieron con el fin de poder ejercer mayor control sobre el uso de paracetamol y por el riesgo de dosificación excesiva y entraron en vigor en abril de 1997, después de tener en cuenta los comentarios recibidos.

Se han propuesto medidas similares para el ácido acetilsalicílico y el ibuprofeno con objeto de evitar falta de uniformidad entre analgésicos comparables.

 

Retinol (vitamina A): advertencia sobre la ingesta durante el embarazo (Australia)

El Comité Asesor en Reacciones Medicamentosas Adversas recuerda a los prescriptores la necesidad de aconsejar a las pacientes embarazadas o con posibilidades de quedar en ese estado que no ingieran más de la cantidad diaria recomendada de vitamina A (retinol) de todas las fuentes por el riesgo de defectos congénitos. El Comité ha recibido un informe de un niño que nació con microcefalia y distonía, cuya madre ingirió, sin darse cuenta, grandes cantidades de vitamina A durante las 4 a 5 primeras semanas de embarazo.

La cantidad diaria recomendada de vitamina A de todas las fuentes para un adulto es de 2 500 UI. Uno de los productos causales en el caso citado fue el extracto de hígado liofilizado. Una tableta de este producto se fabricaba con 10 gm de hígado y, según la fuente de origen del hígado y del método de preparación, podía contener de 6 500 a 48 000 UI de vitamina A, cantidad mucho mayor que la ingesta diaria recomendada. Esos productos no llevan ninguna advertencia en la etiqueta.

Las preparaciones de vitamina A que contienen 5000 UI o menos se venden libremente siempre y cuando se indique en la etiqueta la cantidad diaria recomendada. Además, la etiqueta debe llevar también la advertencia siguiente:

"ADVERTENCIA: El consumo de más de 2500 UI diarias durante el embarazo puede causar defectos congénitos".

Otros productos de vitamina A se obtienen solo con receta. No es necesario tomar suplementos de vitamina A durante el embarazo.

 

Retinol (vitamina A): riesgos de la alta ingesta alimentaria durante el embarazo (Irlanda)

Después de analizar un estudio en que se determinó que la ingesta alimentaria de retinol (vitamina A) parece ser teratógena, la Junta Irlandesa de Medicinas se ha comunicado con las compañías a las que se ha expedido la patente de productos que contienen vitamina A para que actualicen los documentos respectivos. Se solicita a los profesionales de la salud que señalen los posibles riesgos de las dosis elevadas de retinol (de fuentes alimentarias y suplementarias) a las pacientes embarazadas o que puedan quedar en ese estado.

 

Síndrome neurológico posmalárico y mefloquina (Viet Nam y Tailandia)

Hace poco se publicó en la WHO Drug Information una extensa actualización sobre cuestiones de inocuidad relacionadas con el uso de mefloquina para la profilaxis y el tratamiento de la malaria falciparum. Desde entonces se han publicado otros dos estudios informativos, que exploran con más detalles los acontecimientos adversos causados por el uso de mefloquina.

Las observaciones hechas en el Viet Nam y Tailandia a efectos de la manifestación de un síndrome neurológico discreto después de la recuperación de un caso de malaria falciparum han llevado a efectuar un estudio cuadrienal prospectivo del síndrome neurológico posmalárico (SNPM) en el Viet Nam. De los 18 124 pacientes tratados por malaria falciparum, 1 176 de ellos con infección grave, 19 adultos y 3 niños presentaron SNPM a las 96 horas (período mediano) de la eliminación del parásito después de recuperarse de un caso de malaria. Ninguno de los pacientes tenía antecedentes de enfermedad neurológica o psiquiátrica, pero uno era toxicómano que se inyectaba por vía intravenosa y estaba infectado por VIH. Las manifestaciones definitivas del SNPM fueron aparentes en 13 pacientes (59%) en estado de confusión aguda o con psicosis aguda; seis (27%) tenían convulsiones generalizadas, seguidas de un estado de confusión aguda, y uno presentaba temblor leve de 4 días de duración.

En general, 17 de los 22 pacientes con SNPM (77%) habían sido tratados en algún estadio de la enfermedad con mefloquina, 10 (45%) con quinina, 13 (59%) con un derivado de qinghaosu (7 con artesunato y 6 con artemétero) y 4 (18%) con un compuesto a base de pirimetamina y sulfadoxina. El tiempo medio desde el final del tratamiento antimalárico hasta el comienzo del SNPM fue de 78 horas. Se manifestó un caso grave de SNPM posmalárico en otros 16 de 412 pacientes tratados con mefloquina, en comparación con cuatro de 764 pacientes que no recibieron mefloquina (riesgo relativo de 7,4; IC95% = 2,5 a 22), y en uno de 1 012 pacientes a quienes se recetó mefloquina para casos leves de malaria. Todos los pacientes se recuperaron del SNPM por completo sin ningún tratamiento particular al cabo de 10 días.

Se determinó que existe un estrecho vínculo entre el tratamiento con mefloquina y las manifestaciones de SNPM, lo que significa que la mefloquina es importante en el origen de ese síndrome en la mayor parte de los casos. Los autores estiman que este riesgo es inaceptable y recomiendan que se evite el uso de mefloquina para el tratamiento de la malaria grave donde haya un sustituto eficaz.

En el contexto de la profilaxis y del tratamiento de la malaria se han descrito en detalle varias reacciones neurosiquiátricas autolimitantes agudas a la mefloquina. Esas observaciones encuentran apoyo en Tailandia, donde se notificaron ocho reacciones neurosiquiátricas en una serie de 13 950 tratamientos supervisados con mefloquina, lo que da una incidencia de 0,57 por 1 000 pacientes tratados con ese producto.

En otro estudio, la profilaxis de 46 adultos sanos jóvenes con mefloquina no produjo disfunción neurológica, pero la población de sujetos era pequeña. Sin embargo, durante el estudio se notificó una leve prolongación pasajera del intervalo QTc, lo que apoya la recomendación de que las personas recientemente tratadas con mefloquina no deben recibir halofantrina que, por lo que se sabe, también prolonga el intervalo QT.

 

Errores de medicación: recomendaciones sobre la legibilidad de las recetas (Estados Unidos de América)

En su reunión de julio de 1997, el Consejo Nacional Coordinador de la Notificación y Prevención de Errores de Medicación hizo varias recomendaciones sencillas que pueden reducir marcadamente el potencial de errores perjudiciales en las recetas y órdenes de medicación.

La escritura ilegible de las recetas y órdenes de medicación es la causa más ampliamente reconocida de errores de medicación. Otros problemas señalados son la mala interpretación de las abreviaturas y dosis y las órdenes de medicación incompletas. Por lo tanto, el Consejo ha hecho las siguientes recomendaciones:

•  Todas las recetas deben ser legibles; los prescriptores deben cambiar a un sistema computadorizado de anotación directa de órdenes.

•  Las órdenes de prescripción deben incluir una breve anotación de la finalidad del uso (por ejemplo, para la tos), a menos que el prescriptor lo considere inapropiado (por razones de confidencialidad); esto ofrece otra medida de seguridad.

•  Todas las órdenes de prescripción deben escribirse en el sistema métrico, excepto cuando se usan unidades normales para el tratamiento, como es el caso de la insulina, las vitaminas, etc. Las unidades deben escribirse por completo y sin usar abreviaturas, como "U".

•  Los prescriptores deben incluir la edad y, cuando proceda, el peso del paciente en la receta u orden de medicación: esto permite una doble verificación del medicamento y de la dosis apropiados.

•  La orden de medicación debe llevar el nombre del medicamento, el peso o la concentración exactos en unidades del sistema métrico, y la forma de dosificación. Se debe expresar la potencia y especificar la concentración en valores del sistema métrico.

•  Una fracción decimal de menos de 1 debe llevar siempre un 0 inicial. No se debe usar 0 final al expresar una fracción decimal completa. Ha habido errores que han aumentado hasta 10 veces la potencia de la dosificación de un medicamento por haber agregado un 0 final o dejado de poner un 0 inicial en una fracción decimal.

•  Los prescriptores deben evitar el uso de abreviaturas, incluso de los nombres de medicamentos (por ejemplo, MOM, HCTZ) y de indicaciones para el uso en latín. Esas abreviaturas son particularmente peligrosas porque muchas veces no se entienden bien. Algunos ejemplos son:

Q.D. = todos los días (latín);
Q.O.D. = cada tercer día (latín);
SC o SQ = subcutáneo;
TIW = tres veces a la semana
HS = mitad de la potencia;
D/C = dar de alta o descontinuar;
cc = centímetros cúbicos;
AU, AS, AD = ambos oídos, oído izquierdo, oído derecho (latín).

•  Los prescriptores no deben usar instrucciones vagas como "Tómese según lo indicado" o "Tómese/úsese según sea necesario" como única indicación para el uso.

 

La Administración de Alimentos y Medicamentos desaconseja el consumo de productos Chomper® distribuidos por Arise & Shine (Estados Unidos de América)

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) advierte a los consumidores que se abstengan de comprar o consumir la línea de suplementos alimentarios Chomper®. La FDA ha determinado que causan lesiones graves y pueden contener sustancias que ocasionan anomalías de la frecuencia y del ritmo cardíacos y, potencialmente, paro cardíaco.

El producto Chomper® se promueve como "laxante a base de hierbas" y agente "limpiador" para uso como parte de un régimen de productos alimentarios distribuidos por esa compañía. Los análisis de laboratorio revelaron que contiene sustancias similares a las que afectan al corazón. El uso de estas potentes sustancias, que se encuentran en varias plantas venenosas, puede causar bloqueo cardíaco grave y potencialmente mortal, aun en personas sanas por lo demás. Dicho organismo ha determinado que este producto presenta un riesgo potencialmente grave e injustificable para la salud pública.

La FDA insta a todas las personas que tengan este producto a que se abstengan de consumirlo o a que consulten de inmediato a su médico si sufren cualquier efecto adverso relacionado con su empleo. Entre esos efectos cabe citar náusea, vómito, mareo, cefalea, confusión, hipotensión (baja tensión arterial), alteraciones de la visión y anomalías de la frecuencia y del ritmo cardíacos.