SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.2 issue5Efectos de la administración de cinc sobre el desarrollo del niñoTrascendencia del análisis genómico de Helicobacter pylori author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.2 n.5 Washington Jan. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997001100010 

Déficit de folato y síntomas de depresión

 

 

De todos los déficit nutricionales que pueden producir perturbaciones neuropsiquiátricas, el de folato es el que más se vincula con cuadros depresivos. Dadas la probable participación del folato en los procesos metabólicos del sistema nervioso central (SNC) y la posibilidad de administrarlo como suplemento nutricional, Alpert y Fava efectuaron una revisión del tema y examinaron las pruebas acumuladas en las últimas décadas de la existencia de una relación entre la deficiencia de folato por un lado y la regulación del estado de ánimo y los efectos de los medicamentos antidepresivos por el otro.

Comparados con otros pacientes psiquiátricos o con individuos normales, los pacientes deprimidos manifiestan menores concentraciones de folato en suero (£2,5 ng/mL) o en glóbulos rojos (<200 ng/mL). Además, cuando las concentraciones son muy reducidas, los síntomas de depresión son más acentuados. Desde 1970 se viene observando que los pacientes con bajas concentraciones de folato responden menos al tratamiento antidepresivo, sea a base de terapia electroconvulsiva, fármacos antidepresores, o triptófano. Más recientemente se ha observado un fenómeno similar en casos tratados con fluoxetina, sertralina y nortriptilina. Consiguientemente, la detección de bajas concentraciones de folato en suero y glóbulos rojos presagia una respuesta inadecuada al tratamiento antidepresivo.

En ensayos a doble ciego en que se administraron diariamente 200 mg de ácido fólico a pacientes tratados con litio, se logró reducir la frecuencia y la duración de los episodios de depresión; aun cuando se recurrió a un derivado, el metilfolato, se obtuvo una mejor respuesta al tratamiento estándar. Todos estos datos sugieren que el folato o el metilfolato está indicado como suplemento de la farmacoterapia antidepresiva e incluso como tratamiento único en pacientes con bajas concentraciones de folato en suero y glóbulos rojos. Falta determinar su eventual idoneidad para otros usos en neuropsiquiatría, tales como la regulación del estado de ánimo, del apetito, de los niveles de energía y de la concentración.

Aparentemente, la administración de folato debe limitarse a bajas dosis, ya que con 15 mg diarios en voluntarios sanos se han comprobado efectos nocivos (alteración del sueño, malestar, irritabilidad e hiperactividad). Una amplia variedad de factores y condiciones, incluidos determinados medicamentos (anticonvulsivos, anticonceptivos orales y quimioterapias anticancerosas), síndromes de malabsorción intestinal, alteraciones autoinmunitarias, errores congénitos del metabolismo, alcoholismo, embarazo y dietas pobres en folato, se asocian con estados de déficit. Se ignora si esa deficiencia es la causa de la depresión o si la escasa alimentación característica del cuadro depresivo es la responsable de la disminución de las concentraciones de folato. Se ha especulado que una combinación de falta de apetito, hipoabsorción y aumento de las necesidades orgánicas podría llevar a una depleción de folato con una eventual repercusión sobre el SNC. En otros pacientes, tales como los alcohólicos, la deficiencia podría predisponer a un estado depresivo. En cambio, en individuos persistentemente deprimidos, la pérdida del apetito y la elección inadecuada de alimentos contribuirían a reducir las concentraciones de folato y ello a su vez exacerbaría la depresión y reduciría la eficacia del tratamiento estándar.

Aunque las hipótesis que vinculan la deficiencia de folato con la depresión requieren mayor fundamentación empírica, en la actualidad las pruebas son suficientes para recomendar la medición de las concentraciones de folato en sujetos con depresión aguda y crónica, particularmente si se muestran refractarios al tratamiento. En tales casos, la suplementación con folato o metilfolato podría resultar útil. (Alpert JE, Fava M. Nutrition and depression: the role of folate. Nutr Rev 1997;55:145­149).