SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.2 issue6Brote epidémico por transmisión del poxvirus de los monos entre seres humanosVariación geográfica de las tasas de mortalidad por síndrome de muerte súbita infantil author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.2 n.6 Washington Dec. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997001200009 

La prevención de infecciones perinatales en países en desarrollo

 

 

Muchas intervenciones eficaces para reducir las infecciones perinatales son difíciles de llevar a cabo en países en desarrollo, que es precisamente donde son más necesarias. Ello se debe a numerosos factores, como su alto costo y la necesidad de efectuar pruebas de laboratorio y de hospitalizar a la paciente antes del parto. Se impone, por lo tanto, la consideración de otras opciones.

En casos de transmisión perinatal de VIH, está ampliamente establecida la eficacia del tratamiento de la madre y del recién nacido con zidovudina, pero su carestía impide aplicarlo a grandes sectores de la población de los países en desarrollo. Una posible solución es la administración de un tratamiento abreviado, cuya eficacia está en proceso de investigación. Aunque la lactancia materna parece favorecer la transmisión de la infección, su abandono no se recomienda en lugares donde no hay fuentes seguras, de alimentos sustitutos adecuados, por lo menos durante los primeros 6 meses de vida.

Se acepta que en muchos casos la cesárea reduce el riesgo de infección por VIH, dada la aparente vinculación entre la ruptura de membranasde más de 4 horas de duración y la infección del recién nacido. Si así fuera, correspondería iniciar estudios orientados a modificar la política que favorece la ruptura artificial y prematura de las membranas, que es práctica común en muchos países en desarrollo.

Está comprobado que el tratamiento con antibióticos reduce la tasa de nacimientos prematuros ocasionados por infecciones bacterianas perinatales. Tal es el caso cuando la madre recibe tratamiento por vaginitis; asimismo, la administración de oxitocina a madres con ruptura prematura de membranas puede disminuir las tasas de infección neonatal y la admisión de recién nacidos a unidades de cuidados intensivos.

El tratamiento de mujeres colonizadas por estreptococos del grupo B sigue planteando un problema. La infección suele ser asintomática, las tasas de infección neonatal grave son bajas en relación con el gran número de portadoras, y la recolonización después del tratamiento es fenómeno frecuente. Si bien se ha comprobado que 1g de ampicilina endovenosa cada 6 horas durante el parto reduce la incidencia de infección en neonatos, la intervención implica el tamizaje rutinario de mujeres asintomáticas, que además de ser oneroso exige la disponibilidad de un laboratorio adecuado. Una opción promisoria es la limpieza del canal del parto con antibióticos. Taha et al. lograron reducir las tasas de infección y mortalidad perinatales durante el período de 3 meses en que emplearon solución de clorohexidina al 25% durante el parto. Para Hofmeyr y McIntyre, de la Universidad de Witwatersrand, Sudáfrica, ese hallazgo reviste una enorme importancia para la práctica médica en todas partes y, por tanto, justifica que se lleven a cabo con urgencia ensayos multicéntricos y aleatorios para confirmar a mayor escala la eficacia del procedimiento. (Hofmeyr GJ, McIntyre J. Preventing perinatal infections. BMJ 1997;315:199–200).