SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.2 issue6Introducción a los plaguicidasThe World Health Report 1997: conquering suffering, enriching humanity author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.2 n.6 Washington Dec. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891997001200017 

Manual para el control de las enfermedades transmisibles
Publicación Científica 564
Abram S. Benenson, ed. Washington, D.C.: Organización Panamericana de la Salud, decimosexta edición, 1997, 569 pp.
ISBN 92 75 31564 7

 

 

En 12 oportunidades y a intervalos de aproximadamente 5 años a partir de 1929, la OPS ha traducido al español y publicado el informe oficial de la Asociación Estadounidense de Salud Pública. La presente edición, que amplía notablemente la anterior, suministra información acerca de más de 250 enfermedades transmisibles, desde las identificadas de antiguo hasta las más recientes. Obra de consulta rápida que ya es clásica en su género, el manual está dirigido principalmente al profesional médico dedicado al ejercicio diario de su profesión, pero al igual que las ediciones anteriores, también será consultado con frecuencia en el ámbito académico de las escuelas de medicina y salud pública y en el de organizaciones oficiales y privadas vinculadas con el control de las enfermedades transmisibles.

La presente versión impresa se distingue de la de 1992 por acompañarse de una versión electrónica (CD-ROM) que facilita el acceso al texto, y también por la modificación del título, que hasta entonces había correspondido a la traducción de Control of Communicable Diseases in Man. En 1992, a solicitud de 700 miembros de la Asociación Estadounidense de Salud Pública, el informe en inglés empezó a llamarse Control of Communicable Diseases Manual, cambio que permitió conservar las siglas tradicionales (CCDM).

En sus 78 años de vida, la publicación ha estado a cargo de tres editores que sucesivamente establecieron y mantuvieron patrones de excelencia en el tratamiento de su contenido. El responsable de la presente edición, Abram S. Benenson, ha estado a cargo de esa tarea a partir de la undécima edición, que salió publicada hace 28 años. Los enormes cambios que desde entonces se han presenciado en el campo de la infectología permiten a Benenson, redactor del prólogo del Manual, establecer comparaciones entre la presente edición y la de 1970. Esta última, donde se incluían 104 enfermedades infecciosas, era propia de una época en que los antibióticos aún conservaban su eficacia, en que se vislumbraba la erradicación de la tuberculosis, y en que el gonococo era sensible a la penicilina y el plasmodio malárico a la cloroquina.

Hoy en día el Manual proporciona información sobre fenómenos de magnitud insospechada hace apenas 5 años: la continuada aparición de bacterias, parásitos y virus resistentes y rebeldes; la reaparición de la tuberculosis como grave problema de salud pública; la pérdida de la eficacia de la cloroquina para prevenir o tratar el paludismo; la aparición de cepas de Escherichia coli capaces de producir la muerte; la reactivación de enfermedades por estreptococos; la propagación de los virus Hanta y Ebola en seres humanos; la continuada diseminación del sida y de la enfermedad de Lyme; la existencia de nuevos agentes patógenos poco susceptibles a las técnicas habituales de desinfección del agua. A pesar de todo, Benenson también destaca la aparición en los últimos años de metodologías avanzadas de gran valor —anticuerpos monoclonales, reacción en cadena de la polimerasa, prueba de inmunoabsorción enzimática (ELISA), aplicación de antígenos recombinantes y técnicas de biología básica , etc.— que han posibilitado emitir diagnósticos más acertados, disponer de vacunas más eficaces, y hasta desarrollar toda una nueva disciplina, como es la epidemiología molecular. Aunque en sus orígenes la publicación se ocupaba exclusivamente de enfermedades propias del medio estadounidense, se ha ampliado en años sucesivos hasta abarcar el mundo entero y actualmente comprende afecciones que en algunos países se siguen considerando "exóticas", pero cuya difusión se ve facilitada por el creciente tránsito aéreo internacional.

Se precisan a lo largo de la obra la distribución y los aspectos clínicos de cada enfermedad, el diagnóstico diferencial, las pruebas específicas de laboratorio, el agente causal y el reservorio, el modo de transmisión, los períodos de incubación y transmisión, la susceptibilidad y resistencia del huésped, y los métodos de control, que incluyen medidas preventivas y terapéuticas, manejo de contactos e higiene del ambiente inmediato. También se detallan las medidas en caso de epidemia o desastre y las de carácter internacional. De ahí que el libro revista interés y valor no solo para los profesionales de la salud que laboran en el ámbito asistencial, sino también para los administradores de la salud pública, particularmente los que se encargan del control de las enfermedades transmisibles y de la elaboración de programas preventivos. La obra cierra con una lista de definiciones técnicas de términos empleados en el texto, seguida de un calendario de inmunización infantil vigente hasta 1995.

Por medio de la información breve, completa y actualizada que aporta esta decimosexta edición, la OPS continúa dando cumplimiento a la disposición del Código Sanitario Panamericano (La Habana, 1924) cuya mención da inicio al prefacio del Manual: "suministrar a las autoridades de los Gobiernos Signatarios, por medio de sus publicaciones o de otra manera adecuada, todos los informes disponibles relativos al verdadero estado de las enfermedades transmisibles propias del hombre . . . [y] los nuevos métodos empleados para combatir las enfermedades . . ."

La elaboración del Manual ha sido el resultado de una estrecha colaboración entre destacados expertos mundiales y de una minuciosa revisión por el consejo editorial y los representantes de enlace de diversas instituciones oficiales y privadas. Para su edición se contó con la participación activa de la OMS, la OPS y las autoridades de salud de los principales países de habla inglesa. Aunque se trata de un informe de la Asociación Estadounidense de Salud Pública, resulta útil como guía en el ámbito de la medicina asistencial y preventiva, tanto en países en desarrollo como en países industrializados.