SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.3 issue2Puesta al día sobre la prevalencia mundial de la hepatitis CSupervivencia y capacidad ambulatoria de personas de edad avanzada después de cirugía por fractura de cadera author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.3 n.2 Washington Feb. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998000200009 

Diferencias epidemiológicas de la infección por Helicobacter pylori en países desarrollados y en desarrollo

 

 

A principios del decenio de los noventa, nuevos conocimientos sobre el papel que desempeña Helicobacter pylori (HP) en el desarrollo de varias enfermedades digestivas llevaron a un cambio radical en el tratamiento. Pronto se comprobó que HP es la causa más frecuente de gastritis crónica y un carcinógeno tipo I. Se ha informado de la regresión del linfoma gástrico MALT como resultado de la erradicación de HP y un comité de expertos de los Institutos Nacionales de Salud (Estados Unidos de América) ha recomendado ese método como tratamiento estándar inicial en todos los pacientes con úlcera gástrica o duodenal. La recomendación se basa por un lado en la intensa asociación entre la presencia de úlcera y la infección por HP y, por otro, en la cicatrización de úlceras al eliminar la bacteria aunque no se modifique la secreción de ácido gástrico. Ante todo, se observa una reducción notable del riesgo de recurrencia de la úlcera después de erradicar HP.

Los estudios que fundamentan esta revolución terapéutica provienen de los países desarrollados. Por eso, en un artículo de revisión chileno se plantea si es válido aceptarla en países en desarrollo, donde es muy diferente la epidemiología de la infección por HP. Tan común como la caries dental, su prevalencia oscila entre 20 y 40% en el reducido grupo de países desarrollados, pero entre 70 y 90% en el inmenso grupo de países en desarrollo. En estos, la incidencia de la infección durante la infancia es tan elevada que la mayoría de la población está infectada al llegar a la edad adulta. Por el contrario, en la mayor parte de los países desarrollados la infección parece adquirirse gradualmente a lo largo de la vida, con una tasa aproximada de 0,5 a 1% al año.

Obviamente, no todas las personas infectadas desarrollan úlceras y esta variabilidad individual aún queda por dilucidar. La respuesta inmunitaria que provoca HP en el huésped no logra eliminar la infección, por lo cual se requiere el uso de antimicrobianos que deben vencer obstáculos como la ubicación extracelular de HP en la superficie luminal de la mucosa gástrica, la acidez y el peristalismo del estómago, la baja tasa de multiplicación de la bacteria y su capacidad de adoptar formas cocoídeas sumamente resistentes. La efectividad de antibióticos in vitro no se relaciona en este caso con su uso in vivo. Una erradicación satisfactoria requiere el empleo combinado de tres a cuatro medicamentos, en varias tomas diarias y por tiempo prolongado. Sin embargo la resistencia primaria a antibióticos, al igual que la intensidad de la infección, pueden determinar una respuesta menos efectiva, especialmente cuando se usa metronidazol, al cual se ha observado una resistencia que llega hasta 80% en cepas de HP de países en desarrollo.

Los esquemas terapéuticos que producen un alto porcentaje de erradicación de la bacteria en países industrializados suelen tener menos éxito en los países en desarrollo. Las razones parecen ser una mayor frecuencia de la resistencia primaria a los nitroimidazoles, una mayor carga bacteriana y una nueva exposición precoz a la bacteria. Se necesitan estudios locales prospectivos con un número significativo de pacientes para aclarar el peso de estas diferencias, pero por ahora los esquemas recomendables en los países en desarrollo deben incluir un agente antisecretorio y dos antibióticos y terapia de un mínimo de 2 semanas. También es necesario estudiar más a fondo la diferencia entre recidiva y reinfección postratamiento en ambos tipos de países. En cuanto a la estimación de costos, la menor efectividad del tratamiento de erradicación con antibióticos y la frecuencia de reinfección en los países en desarrollo aumentan los costos, pero aun así, una erradicación de solo 50% supera a las demás terapias disponibles. (Rollán RA. Erradicación de Helicobacter pylori en países en desarrollo. Rev Med Chile 1997;125: 939­949.)