SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.3 issue3La Comisión de Derechos Humanos aprobó una resolución sobre la alimentaciónProtection of health care workers against tuberculosis author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.3 n.3 Washington Mar. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998000300013 

Triatómidos infectados con Trypanosoma cruzi en Cuernavaca (Morelos), México

 

 

La infección por Trypanosoma cruzi en el ser humano, que se conoce como enfermedad de Chagas, es una parasitosis de gran importancia en América Latina. Fue originalmente una enfermedad enzoótica, pero a medida que se invadieron y degradaron los ecosistemas y se ahuyentaron los animales salvajes, sus vectores naturales, chinches reduvídeos del género Triatoma, se adaptaron a alimentarse de los seres humanos y animales domésticos. La enfermedad se convirtió así en una zoonosis típica. En México, el índice de infección por T. cruzi en los triatómidos capturados varía notablemente entre un estado y otro. Se han encontrado infectadas 94% de las muestras de Triatoma rubida en Sonora; 96% y 90%, respectivamente, de las muestras de T. phyllosoma mazzottii y T. phyllosoma pallidipennis en Guerrero; de 33 a 66% de las de T. phyllosoma pallidipennis en Morelos y 50% de las de la misma especie en Michoacán; 14,2% de las muestras de T. dimidiata en Yucatán; 62% de las de T. barberi en Jalisco; 50% de las de T. phyllosoma en Aguascalientes y 17,9% de las de T. barberi en Oaxaca. La infección natural por T. cruzi se encontró en 31,8% de los especímenes de T. pallidipennis capturados en Jojutla, Morelos. También se han encontrado reservorios en zonas urbanas. Debido a la captura previa en las zonas rurales del estado de Morelos de triatómidos con la infección natural por T. cruzi, se estudió la frecuencia de vectores infectados en la zona urbana de Cuernavaca.

Se dieron charlas a los padres en escuelas locales sobre la importancia de las enfermedades parasitarias y de ese modo se obtuvo su ayuda en la captura de insectos en las casas y sus alrededores durante 18 meses. Se les enseñó a los voluntarios cómo evitar infectarse accidentalmente y a diferenciar a los vectores de los reduvídeos fitófagos. La identificación de las especies se llevó a cabo en el laboratorio.

En esta búsqueda se hallaron dos tipos de triatómidos: T. pallidipennis y T. barberi. En las inmediaciones de las casas se capturaron 1035 T. pallidipennis adultos, de los cuales 88% tenían flagelados de Trypanosoma spp., y 25 T. barberi adultos, 70% de los cuales estaban igualmente infectados. Estos insectos se capturaron en 24 localidades diferentes. Las zonas urbanizadas en donde se capturaron los insectos tienen espacios sin construcción y barrancos que constituyen buenos hábitats. En nueve lugares, de 90 a 95% de los triatómidos capturados estaban infectados con T. cruzi; en 11 barrios, la infección osciló entre 81 y 88%; en tres, entre 74 y 76%. El índice más bajo correspondió al centro urbano: cinco triatómidos infectados de 15 capturados (33%).

A pesar de los altos índices de infección con T. cruzi, los especímenes de T. pallidipennis tuvieron una baja densidad de tripomastigotes en las heces. Por otra parte, estos insectos tienen patrones de defecación prolongados, factor con un efecto sumamente importante en la capacidad vectorial de los triatómidos. Teniendo en cuenta ambos factores, T. pallidipennis no es actualmente un buen vector de T. cruzi y la transmisión a las personas sería fortuita. No obstante, los altos porcentajes de infección natural muestran que es necesario estimular el estudio de la situación de la enfermedad de Chagas en el territorio y aumentar la cantidad de información que tiene al respecto la población, como medida para prevenir esa parasitosis. (Cortés-Jiménez M, Nogueda-Torres B, Alejandre-Aguilar R, Isita-Tornelli L, Ramírez-Moreno E. Frequency of triatomines infected with Trypanosoma cruzi collected in Cuernavaca City, Morelos, Mexico. Rev Latinoam Microbiol 1996;38:115­119.)