SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.3 issue4Situación de la gripe, octubre de 1996 a septiembre de 1997Política sobre medicamentos author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.3 n.4 Washington Apr. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998000400012 

Consumo de ácido fólico en mujeres estadounidenses de edad fecunda, 1997

 

 

Todos los años en los Estados Unidos cerca de 4 000 embarazadas tienen niños con espina bífida o anencefalia. Los que nacen con espina bífida suelen sobrevivir con graves discapacidades, pero la anencefalia es siempre mortal. Sin embargo, se sabe que el ácido fólico, que forma parte del complejo vitamínico B, reduce la incidencia en 50% o más si se toma diariamente antes de concebir y en la etapa temprana del embarazo. Por lo tanto, en 1992 el Servicio de Salud Pública de ese país recomendó que todas las mujeres de edad fecunda expuestas a embarazo consumieran 400 mg de ácido fólico todos los días.

En enero y febrero de 1997 se realizó una encuesta telefónica de una muestra estratificada de 2 001 mujeres de 18 a 45 años de edad para evaluar sus conocimientos sobre el ácido fólico y el uso de vitaminas. Solo una tercera parte de las encuestadas tomaban suplementos con la cantidad de ácido fólico recomendada. En general, 64,4% de ellas tomaban algún tipo de suplemento vitamínico; 44,3% tomaban suplementos con ácido fólico pero no todas lo hacían diariamente, y 20,1% usaban otros suplementos que no contenían ácido fólico. El uso de esta vitamina fue mayor entre las mujeres de 25 años de edad en adelante, las que tenían instrucción universitaria y las de ingresos más altos, así como en las casadas y las de raza blanca. De las que conocían la recomendación sobre el ácido fólico, 45,2% lo tomaban diariamente, comparadas con 28,8% de las que lo tomaban sin ese conocimiento. La mayoría de las mujeres que no tomaban los suplementos diariamente dieron como razones que se les olvidaba hacerlo, que pensaban que no los necesitaban, que no tenían suficiente información al respecto y que las vitaminas eran muy caras.

Dada la importancia de evitar defectos congénitos como los del tubo neural, es necesario impartir más información a todas las mujeres de edad fecunda sobre la función preventiva que desempeñan el ácido fólico y otras vitaminas. Puesto que muchas mujeres toman otros suplementos, con campañas de publicidad enfocadas en las de edad fecunda sería fácil conseguir que añadieran el ácido fólico a su dieta diaria. Además, el estudio mostró el menor consumo de la vitamina en las mujeres de grupos minoritarios y de menos ingresos, lo cual sugiere que la disponibilidad del ácido fólico a precio reducido estimularía su uso en esos grupos. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ha establecido que, a partir de enero de 1998, se enriquezcan con ácido fólico los cereales en grano. Para consumir la cantidad recomendada, cada mujer tendrá que comer cereal enriquecido que contenga el valor diario total de ácido fólico o aumentar su consumo de alimentos enriquecidos, como pan, arroz o pasta, así como de otros alimentos ricos en folatos, como el jugo de naranja y las legumbres verdes. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention. Use of folic acid-containing supplements among women of childbearing age¾United States, 1997. MMWR [publicación periódica en línea] 1998;47(7): [4 pantallas]. Se consigue en: URL: http://www.ama-assn.org/special/womh/newsline/special/mmwr4707.htm )