SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.3 issue4Política sobre medicamentosUso racional author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.3 n.4 Washington Apr. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998000400014 

REACCIONES ADVERSAS

 

 

La hipoglucemia asociada al uso de los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina

Dada la prevalencia asociada de hipertensión arterial y diabetes y en vista de que los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA) se han considerado una buena opción porque no incrementan la glucemia y contribuyen a prevenir la nefropatía diabética, no es de extrañar que con frecuencia estos y los antidiabetógenos orales (ADO) se prescriban simultáneamente. Así, en un estudio de utilización de medicamentos realizado en un Centro de Salud de Sevilla sobre 586 cartillas de largo tratamiento que contenían 2 369 prescripciones crónicas se observó que 18% de los pacientes en tratamiento crónico con antihipertensivos eran además diabéticos. Sesenta y ocho por ciento de estos diabéticos que estaban en tratamiento con antihipertensivos recibían ADO, y en un tercio de ellos el antihipertensivo era un IECA.

Sobre el riesgo de hipoglucemia asociado con el uso simultáneo de IECA y fármacos antidiabéticos se tuvo conocimiento inicialmente a través de la publicación de casos aislados y de series de casos en los que se puso de manifiesto dicho efecto adverso como consecuencia de una posible interacción entre los IECA y los ADO o la insulina. Posteriormente se diseñó un estudio de casos y controles con objeto de cuantificar el riesgo de hipoglucemia asociado con el uso de IECA en pacientes usuarios de insulina o de ADO y se concluyó que los diabéticos tratados con estos fármacos tienen respectivamente 2,8 y 4,1 veces mayor probabilidad de sufrir una crisis hipoglucémica que requiera ingreso al hospital si toman simultáneamente un IECA.

Por todo ello, se recomienda informar al paciente de dicho riesgo y sobre todo al inicio del tratamiento supervisar cuidadosamente la glucemia para ajustar la dosis del ADO o de la insulina.

 

Actualización sobre los riesgos de los antihistamínicos no sedantes

Varios países han reexaminado recientemente el estado de la regulación del antihistamínico no sedante terfenadina, después de haberse enterado de que causa arritmias cardíacas mortales.

En un artículo publicado hace poco en The Lancet, el Centro Colaborador de la OMS para la Vigilancia Internacional de Medicamentos en Uppsala, Suecia, ha analizado el perfil de la tasa de notificación de cinco antihistamínicos no sedantes: acrivastina, astemizol, cetirizina, loratadina y terfenadina. En general tienen muchas similitudes, pero al parecer la terfenadina y el astemizol tienden a bloquear los canales de potasio del músculo cardíaco, acción que está vinculada a la prolongación del intervalo QT y a la arritmia cardíaca. En cambio, se ha demostrado que la loratadina no tiene esa acción. Sin embargo, la notificación de alteraciones de la frecuencia y del ritmo cardíacos con los cinco antihistamínicos fue similar.

Los autores han llegado a la conclusión de que los sustitutos de la terfenadina presentan formas de acción similares y que es indispensable estudiar cuidadosamente el perfil comparativo de riesgo-beneficio de todos los antihistamínicos no sedantes. En la actualidad, el Comité de Productos Medicinales de Marca Registrada (Committee for Proprietary Medicinal Products, CPMP) realiza esa evaluación dentro de Europa.

 

El irinotecán como causa de mortalidad (Japón)

Se sospecha que por lo menos 94 pacientes han muerto por causa de los efectos secundarios del medicamento anticanceroso irinotecán, durante ensayos clínicos o después de su comercialización en abril de 1994. Se ha administrado TopotecinÒ (Daiichi) a unas 3 100 personas, 24 (0,8%) de las cuales han muerto de presuntos efectos colaterales. Se ha administrado CamptoÒ (Yakult) a 2 330 personas, 15 (0,65%) de las cuales han muerto también de presuntos efectos secundarios, incluso por causa de una baja repentina del recuento de leucocitos. Se sabe que la neutropenia se presenta en asociación con muchas clases de quimioterapia contra el cáncer.

El Ministerio de Salud y Asistencia Social hará circular próximamente a los médicos y a las instituciones del sector un aviso sobre las reacciones medicamentosas adversas.

 

Ticlopidina: uso no autorizado para cardiopatía isquémica (España) y para trastornos leucocitarios (Reino Unido y Nueva Zelandia)

 

España. El Sistema Español de Farmacovigilancia ha recibido un gran número de informes de agranulocitosis y anemia aplásica causadas por el uso de ticlopidina, agente antiplaquetario, especialmente durante los 3 primeros meses de tratamiento. La ticlopidina está autorizada para la prevención secundaria de ataques cerebrovasculares e isquémicos transitorios. Sin embargo, se observó que su uso era frecuente para indicaciones no autorizadas, en particular para la prevención secundaria de la cardiopatía isquémica.

En vista de que el ácido acetilsalicílico en dosis diarias máximas de 300 mg tiene una relación riesgo-beneficio más favorable en la indicación autorizada, la Comisión Nacional de Farmacovigilancia reitera que la ticlopidina, en dosis bajas, está autorizada para la prevención secundaria de ataques cerebrovasculares e isquémicos transitorios en pacientes que no toleran el ácido acetilsalicílico y recomienda respetar estrictamente las indicaciones autorizadas. Afirma que la ticlopidina no está autorizada para la prevención secundaria de la cardiopatía isquémica (excepto en pacientes con claudicación intermitente) porque no se ha demostrado su eficacia para esa indicación. La Comisión recuerda a los prescriptores la necesidad de realizar hemogramas cada 15 días durante los 3 primeros meses de tratamiento.

 

Reino Unido. El Comité de Inocuidad de los Medicamentos ha hecho una advertencia a los médicos sobre una importante cuestión de inocuidad en relación con un medicamento vendido sin autorización en el Reino Unido. La ticlopidina es un antiplaquetario que comenzó a usarse mucho recientemente en unos cuantos pacientes para la profilaxis después del uso de endoprótesis intracoronarias.

Se reconoce ampliamente que la ticlopidina causa neutropenia y, menos comúnmente, agranulocitosis, por lo general dentro de los 3 primeros meses de tratamiento. Por tanto, los hemogramas diferenciales de leucocitos deben vigilarse cada 2 semanas en los 3 primeros meses del tratamiento y se debe pedir al paciente que informe al médico de cualquier episodio de fiebre, dolor de garganta o ulceración de la boca.

Aunque no se vende con licencia, el producto va acompañado de información suministrada por el fabricante para los médicos y pacientes. Los médicos deben asegurarse de tomar las precauciones de inocuidad indicadas por el fabricante y de que el paciente reciba el prospecto. La responsabilidad legal de las consecuencias de usar este producto (o cualquier otro) sin autorización recae sobre el médico prescriptor.

 

Nueva Zelandia. La ticlopidina se usa para la misma indicación no autorizada en Nueva Zelandia. La Sección de Terapéutica también ha advertido a los médicos del riesgo de reacciones hemáticas mortales y ha recalcado la importancia de realizar hemogramas cada 2 semanas, sobre todo durante los 3 primeros meses de tratamiento.

 

Cidofovir: insuficiencia renal (Estados Unidos de América)

El fabricante de cidofovir (VistideÒ: Gilead), inhibidor de la proteasa del VIH, ha dado indicaciones para el uso después de recibir varios informes de insuficiencia renal grave causada por este producto. Se recalca la importancia de la debida selección de los pacientes, así como de la administración y vigilancia del tratamiento para asegurarse del uso inocuo del cidofovir. También se debe advertir a los prescriptores que hay dos nuevas contraindicaciones: nefropatía previa y administración concomitante con agentes que tienen potencial nefrotóxico.

 

Baclofeno: recordatorio de las reacciones graves de la supresión (Reino Unido)

El Comité de Inocuidad de los Medicamentos ha publicado un recordatorio de las posibles reacciones graves por supresión del baclofeno (LioresalÒ), derivado del ácido gamma-aminobutírico, empleado para reducir la espasticidad crónica grave.

Pueden ocurrir graves reacciones siquiátricas cuando se suspende repentinamente el baclofeno y el Comité ha recibido nueve informes al respecto. Los síntomas incluyeron alucinaciones, paranoia, delirio, sicosis, confusión y agitación.

Con el fin de disminuir al mínimo el riesgo de reacciones por causa de supresión, se debe descontinuar siempre el tratamiento con baclofeno mediante reducción gradual de la dosis durante un período mínimo de 1 a 2 semanas. Si se presentan síntomas, quizá sea necesario un período de supresión gradual más prolongado.

 

Naloxona: se recuerda su uso para contrarrestar los efectos de dosis excesivas de opioides (Reino Unido)

El Comité de Inocuidad de los Medicamentos ha recordado a los prescriptores que la naloxona, recomendada para contrarrestar los efectos de dosis excesivas de opioides cuando hay coma o depresión respiratoria, es de acción breve y puede exigir repetición de la dosis.

La acción de la mayoría de los opioides (por ejemplo, morfina, metadona, dihidrocodeína y dextropropoxifeno) puede durar más que la de un bolo intravenoso de naloxona. Por ende, si se administra naloxona en bolos intravenosos, los pacientes que hayan respondido satisfactoriamente deben mantenerse bajo estricta observación.

En situaciones en que se sabe o se sospecha que la causa de los síntomas es uno de los opioides de acción más prolongada, el Comité recomienda una infusión intravenosa en vez de una inyección repetida con el fin de producir antagonismo sostenido al opioide (sin antagonismo del alivio del dolor).