SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.3 issue6Seventh conference of wives of Presidents of the AmericasImproving health in the community author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.3 n.6 Washington Jun. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998000600015 

Publicaciones/Publications

 

HOW TO REPORT STATISTICS IN MEDICINE
Por Thomas A. Lang y Michelle Secic.
Philadelphia: American College of Physicians; 1997, 367 pp.
ISBN 0 943126 44 5

 

 

No es frecuente que en los prólogos y los prefacios de los libros se expliquen los antecedentes del tema y los objetivos de la publicación de una forma tan amena y pertinente como se hace en este volumen. En el prólogo, a cargo de Edward J. Hunt, director emérito de la revista Annals of Internal Medicine, se recuerda que la necesidad de pruebas cuantitativas en medicina fue reconocida por lo menos hace ya dos milenios, pues la primera mención se encuentra en los escritos de Galeno. Pero no fue hasta fines del siglo XIX y comienzos del XX que Karl Pearson y Ronald Fischer, al establecer los primeros estándares para la cuantificación de pruebas, se convirtieron en pioneros de la biología moderna y de la estadística médica. En las décadas siguientes se asistió a una creciente adopción de principios de diseño experimental y análisis estadístico, lo que hizo que surgiera la bioestadística como disciplina autónoma. Ello determinó que la investigación médica, inicialmente limitada a los informes de casos anecdóticos, se expandiera primero a experimentos que incluían controles, y luego a ensayos aleatorios que son hoy los preferidos para pruebas científicas. Por lo tanto, ya es habitual que en los relatos de investigaciones clínicas y básicas se incorporen pruebas estadísticas para apoyar las conclusiones. Sin embargo, ese enfoque puede estar asociado a un grave problema, y es que aquello que en las publicaciones se presenta como análisis estadístico no siempre refleja el uso apropiado de la metodología ni la interpretación adecuada de los resultados. Por otra parte, si bien los editores y revisores en general son capaces de detectar las carencias de un manuscrito, no siempre son infalibles para juzgar la corrección de las pruebas estadísticas y, sobre todo, la forma en que están presentadas.

Aunque los manuales de estilo biomédico incluyen secciones pertinentes, tienden a implicar una generalización de conceptos, un alcance limitado y un vocabulario especializado que suponen un lector con suficientes conocimientos de estadística para poder interpretar esas normas, pero eso no ocurre siempre. Así, los autores potenciales que tratan de cumplir con los requisitos de publicación frecuentemente carecen de orientaciones para lograrlo. Es sobre todo a ellos que se dirige el libro y también a posibles revisores de artículos que tengan dudas acerca de los estándares estadísticos que corresponde aplicar para poder formar un juicio.

En el prefacio, Lang y Secic insisten en que su obra se refiere a la presentación e interpretación de datos estadísticos, y no a la comprensión de teorías de probabilidades o conceptos matemáticos. Su objetivo es suministrar una guía detallada, amplia y comprensible para la exposición de información estadística en medicina, de forma tal que posibilite su publicación en revistas científicas.

En la introducción se precisan las diferencias entre un hallazgo clínicamente importante (conclusión con implicaciones para el cuidado del enfermo) y un hallazgo estadísticamente significativo (conclusión que aduce pruebas contra la hipótesis de nulidad). Cada uno por sí mismo carece de peso. Mientras que el hallazgo clínicamente importante en un caso determinado no llega a establecer una relación biológica, el hallazgo estadísticamente significativo no tiene que ver necesariamente con la práctica médica. En cambio, un hallazgo clínicamente importante y estadísticamente significativo es válido porque probablemente resulta de un proceso biológico compartido por un grupo de pacientes y, por lo tanto, será útil como referencia para medir, explicar, predecir y controlar aspectos de ese proceso.De las cuatro partes en que se divide el libro, la primera corresponde a una serie de normas de orientación para la exposición de información estadística, las cuales se acompañan de explicaciones, ejemplos hipotéticos y recomendaciones para su aplicación. La segunda parte es una guía para facilitar al lector la interpretación de términos y pruebas inherentes al análisis estadístico, mientras que los lineamientos detallados en la tercera son para uso de personas ya familiarizadas con conceptos estadísticos, es decir, aquellas que los emplearán como referencia para escribir, editar y revisar manuscritos. Finalmente, se incorporan cuatro apéndices, los que corresponden sucesivamente a listas de controles para ensayos clínicos, símbolos matemáticos y notas, reglas para la presentación de números en tablas y cuadros, y significados de términos y pruebas de uso habitual en estadística.

Gracias a que en su presentación de la bioestadística Lang y Secic han logrado mantener el rigor científico, haciéndola a la vez inteligible para el que no es especialista, la forma en que se brinda la información posibilita tanto la identificación de errores estadísticos como su corrección y presentación más eficaz. Este libro será especialmente útil no solo para los productores de la investigación médica (autores, editores y revisores), sino también para los que lean el informe correspondiente (profesionales y estudiantes en todas las áreas de la salud pública).

 

 

Nota de la Redacción: Los interesados en adquirir el libro pueden solicitarlo a: Matthews Medical Book Co., 11559 Rock Island, Maryland Heights, Montana 63043, EUA. Teléfono: (314) 432-1400; Fax: (314) 432-7044. También lo distribuye Blackwell Science, Inc., Commerce Place, 350 Main Street, Malden, Massachusetts 02148, EUA. Teléfono: (617) 388-8250.