SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.3 issue6How ro report statistics in medicineEvaluating HIV prevention interventions author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.3 n.6 Washington Jun. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998000600016 

IMPROVING HEALTH IN THE COMMUNITY
Jane S. Durch, Linda A. Bailey y Michael A. Stoto, eds. Washington, DC: National

Academy Press; 1997, 478 pp.
ISBN 0 309 05534 2

 

 

El texto que presentamos tuvo como objetivo establecer maneras de coordinar y dirigir la atención de salud y las actividades afines para su máximo aprovechamiento por las comunidades. La investigación en que se basa fue emprendida por la División de Promoción de la Salud y Prevención de las Enfermedades del Instituto de Medicina, Estados Unidos de América, a solicitud del Departamento de Salud y Servicios Humanos y de la Fundación Robert Wood Johnson. El Instituto está integrado por profesionales de disciplinas vinculadas con la salud cuyos antecedentes los facultan para examinar aspectos relacionados con las políticas de salud pública y actuar como consejeros del Gobierno federal. También por iniciativa propia, en ocasiones realizan estudios para precisar objetivos de interés y los medios para alcanzarlos, siempre en relación con propuestas vinculadas con la atención médica, la investigación y la educación.

Los resultados expuestos en el presente libro corresponden a un plan de tareas que un comité designado al efecto llevó a cabo en un período de 2 años, por medio de seis reuniones de intercambio de resultados y conclusiones que tuvieron lugar entre febrero de 1995 y abril de 1996. Durante ese período se planearon sistemas para el monitoreo del rendimiento que podían considerarse más eficaces para el logro de una mejor salud pública; se evaluó hasta qué punto esas acciones podían repercutir constructivamente en la comunidad, y se promovió el desarrollo de políticas que implicaran la colaboración del público y de entidades del sector privado. Con tales fines se trabajó sobre la base de tres conceptos: los factores determinantes de la salud; la prosecución de una mejor salud, y el activismo social. A la vez se tuvo en cuenta que el proceso delineado sería arduo de completar, dada la complejidad de su formulación, análisis, elaboración de estrategias, evaluación y reformulación. Por otra parte, las actividades planeadas debían concebirse de forma holística y ser bien sostenidas, rigurosamente documentadas y presuntamente efectivas.

El trabajo de la comisión se ha centrado en ampliar los conocimientos sobre la naturaleza de la salud y sus factores determinantes, mostrar la importancia de una perspectiva comunitaria y establecer un conjunto de indicadores para evaluar la efectividad de los programas ejecutados. En la Constitución de la OMS, la salud está definida no como una mera ausencia de enfermedad, sino como un estado de completo bienestar físico, mental y social. Hoy día, el comité la considera un estado de bienestar y de capacidad para funcionar ante situaciones cambiantes, y ello significa que en la salud intervienen, además del estado físico del individuo y de su constitución genética, los recursos y las presiones sociales inherentes a una comunidad determinada, así como la conducta personal. Un enfoque que tiende a distribuir la responsabilidad entre todas las partes interventoras supone una naturaleza multidimensional, ya que involucra a los proveedores de la salud (clínicos, hospitales, seguros de enfermedad), a las agencias de salud pública y a los organismos comunitarios, tanto los vinculados parcialmente a aspectos sanitarios como a los que guardan una relación menos directa con ellos (escuelas, empleadores, servicios sociales, instituciones religiosas y entidades vinculadas con la vivienda, el transporte y la justicia). Es fundamental seleccionar adecuadamente indicadores que midan el desarrollo de un proceso que, por estar asociado a cambios, suscitará resistencias comprensibles, en gran parte por la necesaria redistribución de recursos que favorecerán a algunos en detrimento de otros. Para superar ese problema, es importante que la racionalidad se imponga sobre el autoritarismo, y en ello ayuda contar con un perfil de la salud en la comunidad, según lo definan sus características demográficas, socioeconómicas, el presente estado de salud, los factores de riesgo y los recursos disponibles.

Todos esos conceptos, que pueden parecer excesivamente teóricos en su enunciación a lo largo de los primeros capítulos, son ilustrados posteriormente con abundancia de detalles en los apéndices, que de hecho constituyen la segunda mitad del libro. Para seleccionar los objetivos prioritarios y elegir metodologías y análisis de evaluación por indicadores apropiados, se brindan los ejemplos de los cánceres de mama y de cuello uterino, la depresión, la salud de los ancianos, los envenenamientos químicos ambientales y ocupacionales, la asignación de recursos para la salud pública, la salud infantil, el tabaco y la salud, las enfermedades evitables por vacunación, y la violencia.

En referencia a cada una de esas situaciones prototípicas, se efectúa una revisión de antecedentes, precisando además la proyección del caso, sea en función de su carga social o costo o de la posibilidad de cambio. A ese respecto se definen tres grupos de indicadores potenciales, según correspondan a enfermedad y atención de la salud, a conducta y constitución genética, o a entorno social, respectivamente, y tras una discusión que orienta hacia la combinación de 10 o más indicadores, se fundamenta la oportunidad de aplicar determinado conjunto de parámetros.

El libro, que concluye con un quinto apéndice en el que se resumen los datos biográficos de los participantes del comité, aporta una respuesta al interrogante de cómo mejorar la salud de una población. Esa respuesta implica un concepto de la salud más amplio y dinámico y una responsabilidad compartida entre los proveedores de salud, los organismos oficiales y la comunidad.

 

 

Nota de la Redacción: Los interesados en adquirir el libro pueden solicitarlo a: ID International, 126 Old Richfield Road, Wilton, Connecticut, EUA. Teléfono: (203) 834 2272; Fax: (203) 762 9725.