SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.4 issue2Inestabilidad mutacional en la mitosis de células cancerosasFactibilidad de una vacuna comestible author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.4 n.2 Washington Aug. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998000800012 

¿Son mejores las médicas que los médicos en obstetricia y ginecología?

 

 

Para tratar de dar respuesta a esta pregunta, se estudió el desempeño de 128 estudiantes de medicina osteopática de ambos sexos después de un módulo de aprendizaje de 4 semanas en su segundo año escolar. El curso, dedicado básicamente a la reproducción humana, comprendía elementos clínicos de obstetricia y ginecología y fue seguido de un examen de 80 preguntas. En el tercer año, los estudiantes hicieron rotación en una pasantía clínica que incluyó 2 semanas de obstetricia, una semana de cirugía ginecológica y 3 semanas de atención obstétrica y ginecológica ambulatoria. Inmediatamente después de la rotación, los estudiantes fueron evaluados por médicos supervisores en muchos aspectos de su trabajo, incluidas las relaciones con las pacientes, y recibieron calificaciones en un formulario de evaluación clínica. El estudio que nos ocupa se basó en la calificación general de la pasantía y de las relaciones con las pacientes. En esta última materia, recibieron la calificación de "superior" aquellos estudiantes que mostraron comprensión y solicitud hacia sus pacientes y que formaron vínculos con ellas. Se calificaron "promedio" si las pacientes se sentían razonablemente a gusto con ellos; e "inaceptables" si las pacientes se quejaban del estudiante o si el supervisor opinaba que la interacción con las pacientes dejaba que desear. La calificación general comprendía las habilidades relacionadas con conocimientos, historia, examen físico, perspicacia para diagnosticar, llevar registros, actitud y prefesionalismo, forma de relacionarse con las pacientes, actividades educativas, presentaciones clínicas y lecturas extracurriculares. Para efectos del estudio, se agrupó a los estudiantes en dos categorías: aprobados con nota baja o aprobados, y aprobados con nota alta o con honores.

Se evaluó un total de 127 estudiantes, 70 (55%) de ellos hombres y 57 (45%), mujeres. Se excluyó a un estudiante varón que no pasó el examen del módulo y no entró en la pasantía. En el examen, los estudiantes varones tuvieron una nota promedio de 46,56 (DE 9,78) y las mujeres, de 49,14 (DE 9,19). En la pasantía de tercer año, recibieron nota alta o con honores sobre relaciones con las pacientes 50 hombres (71,4%) y 48 mujeres (84,2%). Las notas bajas correspondieron a 28 hombres (28,6%) y nueve mujeres (15,8%). Esas diferencias no fueron estadísticamente significativas. Sin embargo, para la pasantía en general solo 20 hombres (40%) recibieron calificaciones altas o de honor, mientras que 38 mujeres (66,7%) las tuvieron; 42 hombres (60%) y 19 mujeres (33,3%) recibieron notas bajas. Estas diferencias fueron muy significativas (P = 0,0028).

Fue evidente que, en el caso estudiado, las estudiantes sobrepasaron con mucho a los varones durante la pasantía en obstetricia y ginecología. Las razones para ello no han quedado claras. Sin embargo, fue sorprendente que no hubiera diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la relación con las pacientes, ya que es de pensar que su experiencia personal como pacientes de ginecología y obstetricia llevaría a las médicas a relacionarse mejor con las pacientes. Menos sorprendente fue que no hubiera diferencias en las notas del examen sobre el módulo de segundo año, ya que todos los estudiantes admitidos a la escuela tenían notas similares al entrar. Se podría pensar en un sesgo al calificar la pasantía, ya que los formularios de evaluación son menos objetivos que los exámenes. No obstante, hay poca probabilidad de que el sesgo apareciera en la calificación general y no en la de las relaciones con las pacientes. El asunto merece investigación ulterior. (Krueger PM. Do women medical students outperform men in obstetrics and gynecology? Acad Med 1998;73:101­102.)