SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.4 issue3El desarrollo de valores de referencia para el perímetro braquial según la estatura y su comparación con otros indicadores utilizados para el tamizaje del estado nutricionalNueva revista electrónica de la OMS sobre salud reproductiva author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.4 n.3 Washington Sep. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998000900007 

Instantáneas

 

Riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas por transfusión de sangre en Centro y Suramérica

 

 

La transmisión de enfermedades infecciosas por medio de la transfusión sanguínea es difícil de prevenir en los países en desarrollo y las pruebas de anticuerpos específicos constituyen la medida definitiva para eliminar la sangre peligrosa. En este informe se analizan datos del tamizaje de donantes de sangre realizado en 1993 en Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú y Venezuela, y datos de 1994 de Ecuador y Paraguay. Las comparaciones no son totalmente equitativas, ya que los procedimientos de laboratorio y las marcas de reactivos variaron en sensibilidad y especificidad de un país a otro. Además, en la mayoría de ellos faltaban sistemas de control de la calidad. Por lo general, se usaron marcas diferentes de ensayos inmunológicos de segunda, tercera y cuarta generación para el tamizaje de virus de la hepatitis B (VHB) y C (VHC) y de la inmunodeficiencia humana (VIH). En seis países hubo una detección parcial de sífilis. Para el VIH se tamizaron 100% de los donantes en todos los países, excepto Bolivia (36,2%), Ecuador (89,5%) y Colombia (98,8%). Las tasas de prevalencia variaron de 3,90 por 1 000 en Honduras a 0,04 por 1 000 en Nicaragua. Para VHB, solo Costa Rica, Perú y Venezuela tamizaron 100% de los donantes; los valores más altos de prevalencia estimados fueron 14,40 por 1 000 en Venezuela y 13,00 en Paraguay. En Bolivia, Costa Rica y Paraguay no se tamizó para VHC y todos los demás países tamizaron menos de 58% de los donantes; la prevalencia varió de 0,50 a 9,40 por 1 000. Las pruebas de detección de sífilis no se completaron en Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Nicaragua ni Paraguay; las tasas de prevalencia oscilaron de 5,00 a 28,00 por 1 000. Para Trypanosoma cruzi, solo Venezuela y Honduras tamizaron 100% de los donantes; la prevalencia osciló de 2,00 en Ecuador a 147,90 por 1 000 en Bolivia. En 1993, ni Perú ni Costa Rica habían todavía implantado el tamizaje de T. cruzi.

Si se consideran las bajas tasas de prevalencia y la cobertura incompleta de las pruebas de VIH, únicamente en Bolivia, Colombia y Ecuador podría haberse dejado de detectar una unidad de transfusión infectada por VIH. La probabilidad de infección en esos países se estimó en 0,57; 0,22 y 0,95 por 10 000 transfusiones, respectivamente. El riesgo es más alto para VHB y VHC. Es posible que hayan ocurrido hasta 14,21 infecciones de VHB en Nicaragua y 67,09 de VHC en Colombia por 10 000 transfusiones. El riesgo más alto de infección por transfusión fue el de T. cruzi: 219,28 por 10 000 y 49,56 por 10 000 en Bolivia y Perú, respectivamente, y de 2 a 24 por 10 000 en los demás países. En Bolivia es posible que ocurrieran 233 infecciones relacionadas con transfusiones de sangre por 10 000 donaciones. Esto fue el resultado de una tasa de prevalencia altísima de anticuerpos contra T. cruzi y un nivel bajo de tamizaje. En los demás países considerados, el índice fue de 68 a 103 infecciones por 10 000 donaciones. Debido a tasas bajas de seroprevalencia y buenos niveles de tamizaje, el riesgo de infección por transfusión fue relativamente pequeño en Honduras (9 por 10 000), Ecuador (16 por 10 000) y Paraguay (19 por 10 000).

Según las tasas de prevalencia notificadas, el costo unitario estimado de las pruebas de tamizaje serológico con los reactivos de laboratorio más económicos en cada país fue de US$ 0,90 a $2,40 por cada ELISA para VIH; de $0,50 a $3,50 para el tamizaje de VHB (inmunoensayo enzimático, radioinmunoensayo o hemaglutinación inversa pasiva); de $3,50 a $10 por el ELISA para VHC; de $0,25 a $1 por una prueba para T. cruzi (ELISA, radioinmuno ensayo o hemaglutinación indirecta), y de $0,09 a $0,60 por la prueba VDRL de sífilis (prueba rápida de reagina plasmática o antígeno de los Venereal Disease Research Laboratories). El uso de otras pruebas podría haber aumentado los costos en algunos casos; por ejemplo, la de aglutinación rápida para VIH suele ser más costosa que la de ELISA.

En cuanto al costo de prevenir la transfusión de una unidad infectada mediante el tamizaje de todos los donantes con una sola prueba diagnóstica, la detección de T. cruzi fue la más barata ($11 a $209 por unidad positiva), seguida de las de VHB ($90 a $599), VHC ($438 a $7 136) y VIH ($232 a $23 000). La amplia variación del costo refleja principalmente diferencias en la prevalencia de cada infección y en el precio de las pruebas en los países. El costo per cápita de realizar el tamizaje de todos los donantes de sangre fue de $0,008 a $0,04 para VIH, de $0,008 a $0,02 para VHB, de $0,01 a $0,08 para VHC, y de $0,0025 a $0,009 para T. cruzi. ,

Además de los resultados positivos y negativos falsos, dos causas potenciales de error al estimar la transmisión de infecciones por transfusión son 1) que se subestime debido al riesgo residual del período silente aunque se tamice a 100% de los donantes, y 2) que se sobreestime debido a infección ya existente en las personas transfundidas. Este podría ser el caso en Bolivia, donde la seroprevalencia de T. cruzi en la población general es de 20% o más. Desde 1993 el tamizaje de donantes de sangre ha mejorado en muchos países. La detección de VHC es ahora obligatoria en Chile, Colombia, Costa Rica y Venezuela. En esos países, la cobertura de serología ha aumentado, al igual que en El Salvador y Honduras. En Colombia es obligatorio tamizar para T. cruzi y ha aumentado el número de donantes tamizados, al igual que en Ecuador, El Salvador y Paraguay. También se han establecido leyes para regular la transfusión de sangre en Bolivia, Guatemala y Perú. (Schmunis GA, Zicker F, Pinheiro F, Brandling-Bennett D. Risk for transfusion-transmitted infectious diseases in Central and South America. Emerg Infect Dis [publicación periódica en línea] 1998;4(1):[10 pantallas]. Se consigue en: www.cdc.gov/ncidod/EID/eid.htm).