SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.4 issue4Nueva prueba no invasora para el cáncer de mamaLa liberación gradual de yodo en el agua de poblaciones aisladas author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.4 n.4 Washington Oct. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998001000008 

Vigilancia internacional de la resistencia antimicrobiana

 

 

La emergencia de nuevas cepas de microorganismos patógenos resistentes a los medicamentos es un problema creciente en todas partes del mundo. En mayo de 1998, la Asamblea Mundial de la Salud hizo hincapié en la necesidad de acción urgente al aprobar una resolución que pide la colaboración internacional para vigilar la resistencia antimicrobiana. Actualmente no existe ningún mecanismo oficial para dar la alerta a otros países cuando en alguno se descubren nuevos fenotipos como, por ejemplo, el de Staphylococcus aureus resistente a la vancomicina. A pesar de que el fenómeno de la resistencia es un gran problema mundial, no hay ningún consenso internacional sobre estándares apropiados para su vigilancia. Tampoco se ha determinado cuáles son los patógenos prioritarios, las mejores metodologías de vigilancia, cómo llevar a cabo el intercambio de datos ni cómo analizarlos e interpretarlos. Es crítico elaborar lineamientos claros que aborden esas lagunas y permitan que los países se beneficien de compartir experiencias.

Se necesita contar con información sobre la resistencia a antimicrobianos tanto a nivel local como nacional e internacional. En el ámbito local, esa información permite garantizar los tratamientos clínicos más apropiados y actualizarlos, educar a los que prescriben medicamentos y guiar las políticas sobre el control de infecciones. En el entorno nacional, se requiere esa información para encauzar la política, poner al día las listas de medicamentos esenciales y establecer normas de tratamiento, así como para evaluar los efectos de las estrategias de intervención. La recopilación de datos sobre este problema a nivel internacional es especialmente importante en el sentido de poder compartir la información sobre la emergencia de resistencia en microorganismos patógenos comunes, y de analizar profundamente el impacto de esa resistencia y de las políticas de control. Además, es una manera de estimular el diálogo entre los países y los encargados de tomar decisiones, y de propiciar el desarrollo de programas educativos y de la investigación.

La vigilancia internacional requiere instalaciones de laboratorio organizadas en forma de red dentro de la cual puedan compartirse los datos sobre patrones de resistencia para su análisis e interpretación. Las acciones de salud pública deben ser guiadas por información así generada. En algunas infecciones, como las del aparato respiratorio, los resultados de pruebas in vitro no siempre se correlacionan con los resultados in vivo. En esos casos, el enlace de la vigilancia de la resistencia con el monitoreo de resultados clínicos ayudaría a evaluar el impacto de la situación en la morbilidad y la mortalidad así como las actividades de vigilancia. Sin embargo, en muchos países en desarrollo y en países con economías en transición, será necesario fortalecer considerablemente las instalaciones de laboratorio y las redes de información para que puedan participar en las actividades descritas. Desde que se comenzó a promover el manejo sindrómico de las infecciones (manejo clínico del paciente que presenta un síndrome sin confirmación de laboratorio, por ejemplo, en infecciones de transmisión sexual) ha habido una tendencia a menospreciar los laboratorios como innecesarios. No obstante, el manejo sindrómico solo puede aplicarse si se mantiene actualizado mediante datos de vigilancia. Un estudio de las listas de medicamentos esenciales de 120 países indicó que 60 de ellas no se habían actualizado en los últimos cinco años.

La OMS está trabajando con sus Estados Miembros para a) lograr un consenso internacional sobre los estándares de vigilancia que se necesitan; b) crear un ambiente de cooperación entre las naciones; c) mejorar los sistemas nacionales de vigilancia por medio de apoyo en materia de adiestramiento, educación y garantía de la calidad, y d) establecer un depósito de información sobre la resistencia de patógenos clave en todo el mundo. (Williams RJ, Ryan MJ. Surveillance of antimicrobial resistance—an international perspective. BMJ 1998;317:65.)