SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.4 issue5Resistencia a las drogas antituberculosas en todo el mundoCambios en la mortalidad por cardiopatías en los Estados Unidos author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.4 n.5 Washington Nov. 1998

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891998001100013 

Intervalos intergenésicos cortos en poblaciones de bajos recursos

 

 

La noción tradicional de que los intervalos cortos entre embarazos son un factor de riesgo de resultados precarios y en particular de mortalidad infantil en los países en desarrollo se sustenta en las hipótesis de agotamiento de la madre, estrés posparto y otras. La hipótesis de agotamiento materno sugiere que es esencial que transcurra uno o más años entre el nacimiento de un niño y la concepción de otro para permitir que se restauren los recursos nutricionales de la madre necesarios para llevar a término con éxito el embarazo. Sin embargo, algunos investigadores han planteado dudas sobre si el síndrome de agotamiento materno se debe a los intervalos cortos o a nutrición inadecuada. En cambio, la hipótesis del estrés posparto se fundamenta en que el cuidado de un niño pequeño produce estrés físico y emocional que interfiere con el crecimiento del feto o la duración del embarazo subsecuente. Dados los resultados diversos y discrepantes de muchos estudios anteriores, se realizó un estudio para determinar si la duración del intervalo entre embarazos se asociaba con nacimientos pretérmino o retardo del crecimiento intrauterino en una población de bajos recursos mayoritariamente de raza negra.

La población constó de 4 400 mujeres que habían recibido atención prenatal en clínicas públicas y habían tenido dos nacimientos consecutivos de un solo niño entre 1980 y 1990. El intervalo intergenésico se midió en semanas desde la fecha del parto del primer niño y la del segundo menos la edad gestacional de este último. La mayor parte de las mujeres eran jóvenes —3 145 tenían de 20 a 29 años de edad— y pobres. La mayoría (90%) recibían asistencia social. Más de la mitad iniciaron su atención prenatal en el segundo o tercer trimestre de gestación.

De esta población, 2,4% tuvieron un intervalo de menos de 13 semanas entre embarazos; 7,5%, de 13 a 25 semanas; 17,3%, de 26 a 51 semanas; 26,8%, de 52 a 103 semanas; y 46%, de 104 semanas o más. Los intervalos intergenésicos fueron de menos de un año en más de una cuarta parte de las mujeres y se asociaron positivamente con la edad. El grupo más joven, de menores de 20 años, constituyó el porcentaje más alto (19,4%) de las que tuvieron intervalos muy cortos (menos de 26 semanas). Aun entre el grupo de 20 a 29 años de edad, la mitad tuvo un segundo hijo en menos de 2 años. Solo en las de 30 o más años (12% de la muestra) hubo una mayoría (57,6%) que tuvieron su segundo hijo después de un intervalo de 2 o más años. Las mujeres de raza blanca tuvieron intervalos más cortos que las de otras razas. Mientras más corto el intervalo, más tarde se inició la atención médica en el segundo embarazo. El porcentaje de nacimientos pretérmino se relacionó directamente con intervalos intergenésicos más cortos, pero solamente en las mujeres que no habían tenido nacimientos pretérmino anteriormente. La asociación entre el intervalo y los nacimientos pretérmino se mantuvo aun cuando se controlaron otros factores asociados con los nacimientos pretérmino. No se encontró ninguna relación significativa entre el retardo del crecimiento intrauterino y el intervalo entre embarazos.

Todas las mujeres de edad fecunda deben recibir asesoramiento sobre el perjuicio potencial que representan los intervalos cortos entre embarazos. (Klerman LV, Cliver SP, Goldenberg RL. The impact of short interpregnancy intervals on pregnancy outcomes in a low-income population. Am J Public Health 1998;88:1182-1185.)