SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue1Cinterandes: la cirugía llega a las zonas rurales del EcuadorEl sida en los años noventa author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.1 Washington Jan. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000100009 

Aumenta el uso de medicinas "alternativas" en los Estados Unidos

 

 

En 1990 se realizó en los Estados Unidos una encuesta de 1 539 personas adultas, que mostró la alta prevalencia del uso de tipos de medicina llamada alternativa, complementaria, integral o no convencional. Esta nomenclatura se refiere a intervenciones terapéuticas que no se suelen enseñar en las escuelas de medicina del país ni hallarse disponibles en los hospitales. Su creciente popularidad en los últimos años ha llamado la atención de la comunidad médica, los organismos gubernamentales, los medios de comunicación y el público en general. Para documentar esa tendencia, en 1997 se efectuó otra encuesta con 2 055 participantes. Los puntos de interés fueron la prevalencia, los costos estimados y la revelación por parte de los pacientes del uso de esas terapias a los médicos clínicos. Los resultados indicaron que entre 1990 y 1997 había aumentado de 33,8 a 42,1% el uso de hierbas medicinales, masajes, megavitaminas, grupos de autoayuda, remedios folkóricos, terapia de energía y homeopatía. La probabilidad de acudir a un practicante de medicina alternativa se incrementó de 36,3 a 46,3% (P = 0,002). En ambas encuestas se descubrió que esos tipos de medicina se buscan principalmente para las enfermedades crónicas, como los dolores de espalda, la ansiedad, la depresión y los dolores de cabeza. No se detectó ningún cambio significativo en cuanto a la frecuencia con que se informó de ese uso a los médicos de cabecera: 39,8 en 1990 frente a 38,5 en 1997. Tampoco hubo un cambio significativo en la proporción de personas que estuvieron de acuerdo con pagar esos servicios totalmente de su bolsillo: 64 y 58,3%, respectivamente.

La extrapolación de los resultados de la segunda encuesta a la población estadounidense sugiere que el aumento de visitas a practicantes de medicina alternativa correspondió a la diferencia entre 427 millones de consultas en 1990 y 629 millones de consultas en 1997, lo que sobrepasa el total de consultas con todos los médicos de atención primaria del país. Se estima que 15 millones de adultos en 1997 tomaron medicamentos prescritos por médicos a la misma vez que remedios hechos de hierbas medicinales y altas dosis de vitaminas (18,4% de todos los usuarios de prescripciones). Los gastos invertidos en servicios profesionales por tratamientos alternativos aumentó 45,2% entre las encuestas y una estimación conservadora indica que ascendieron a US$ 21 200 millones en 1997, de los cuales por lo menos $12 200 millones fueron pagos directos del bolsillo individual. Esa cantidad es mayor que todos los gastos pagados directamente por el usuario por todas las hospitalizaciones habidas ese año en los Estados Unidos. El total de pagos directos por terapias alternativas puede estimarse conservadoramente en $27 000 millones, cantidad comparable con los pagos directos de todos los servicios recibidos de médicos y proyectados para el 1997. Los aumentos en el uso de medicina alternativa registrados por medio de la encuesta más reciente se debieron a un mayor número de usuarios y no a un mayor número de visitas por paciente. Frente a esta realidad, algunas compañías de seguros y sistemas de gestión de los servicios han empezado a ofrecer programas y beneficios de medicina alternativa. Las encuestas nacionales realizadas en otros países muestran que no se trata de un fenómeno exclusivamente estadounidense. De la población de Dinamarca, 10% empleaba la medicina alternativa en 1987, 33% de los finlandeses se valían de ella en 1982 y 49% de los australianos, en 1993. En 1995, 15% de la población canadiense consultaba con practicantes de medicina alternativa. Otras encuestas revelan altas prevalencias de uso en toda Europa y el Reino Unido.

El perfil de los usuarios de la medicina alternativa en los Estados Unidos resultó ser muy variado, si bien las mujeres (48,9%) la usaron con mayor frecuencia que los hombres (37,8%) (P = 0,001). Fue menos común entre los afroamericanos que en otros grupos étnicos y más común en el grupo de edad de 35 a 49 años, en las personas que tenían una educación universitaria por lo menos parcial y en las de altos ingresos. La mayoría de los usuarios recibieron terapia mediante masajes, quiropráctica, hipnosis, biorretroinformación y acupuntura. Sin embargo, el aumento de la prevalencia del uso se debió también a un mayor número de tratamientos en terapia de relajamiento, autoayuda y terapia de energía. En vista del gran número de personas que usan la medicina alternativa y las grandes cantidades de dinero que pagan por ello, los investigadores han recomendado que los organismos federales, las corporaciones privadas, las fundaciones y las instituciones académicas se ocupen de desarrollar investigaciones, planes de estudio y normas para la obtención de credenciales por profesionales, así como de controlar mejor los suplementos alimentarios y vigilar la interacción entre medicamentos y remedios basados en hierbas medicinales. (Eisenberg DM, Davis RB, Ettner SL, Appel S, Wilkey S, Van Rompay M, et al. Trends in alternative medicine use in the United States, 1990­1997.)