SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue1Aumenta el uso de medicinas "alternativas" en los Estados UnidosTratamiento combinado con HAART e interleucina 2 contra los VIH "escondidos" author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.1 Washington Jan. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000100010 

El sida en los años noventa

 

 

Actualmente el modelaje y el rastreo de la epidemia de sida está bajo la coordinación del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) y la OMS, que trabajan con redes de investigadores y programas nacionales de todo el mundo. Las fuentes de datos sobre la infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el sida han mejorado notablemente en muchos países. Se han quedado muy atrás las proyecciones sobre la epidemia que se hicieron tentativamente en 1988, de que el número de casos de sida podría llegar hasta los dos o tres millones a mediados de los años noventa. A medida que nos acercamos al final de los noventa, se destacan tres puntos de contraste con las condiciones y los conocimientos de hace 10 años.

El primer punto se refiere a las condiciones; la amenaza que el VIH/SIDA representa para el mundo es mucho más grave de lo previsto. La epidemia está mucho más difundida de lo esperado, es considerablemente más compleja y ha resultado en una mortalidad varias veces más alta que lo que se había pensado. En el ámbito mundial, cerca de 12 millones de personas ya han muerto de sida y hay tres veces ese número de personas infectadas por el virus. A menos que se encuentre una cura, la mayoría de estas personas morirán durante el próximo decenio.

En segundo lugar, afortunadamente, en los últimos 10 años ha mejorado mucho la comprensión de lo que alimenta la epidemia y también de lo que puede hacerse en materia de prevención. En algunos lugares del mundo, este conocimiento se ha puesto en práctica con resultados promisorios. En otros, donde las lecciones no se han aprendido o la falta de información o de recursos han impedido su aplicación, la epidemia continúa creciendo. Por otra parte, también han mejorado los métodos de recoger datos y de modelarlos, en gran medida gracias a un mayor compromiso político y mejor cooperación técnica entre gobiernos y organizaciones internacionales.

Tercero, mientras que la prevención todavía es la respuesta más efectiva, se han elaborado métodos terapéuticos que alargan la vida, lo cual cambia nuestras perspectivas sobre el futuro de la epidemia. La relación entre nuevas infecciones, niveles de prevalencia, incidencia del sida y mortalidad ya no son tan fáciles de predecir como lo eran anteriormente. No obstante, el alto costo de los medicamentos significa que ha de pasar algún tiempo antes de que en los países en desarrollo se detecten efectos significativos de esas formas de terapia. Lamentablemente, esa lentitud afectará principalmente a los países donde es mayor la incidencia de infección por VIH.

Se cree que en América Latina y el Caribe alrededor de 1,3 millones de personas tienen sida o infección por VIH. La forma en que se extiende la epidemia en esas regiones es similar a la observada en los países industrializados. Los puntos focales de la infección son los hombres que tienen relaciones sexuales desprotegidas con otros hombres, y quienes se inyectan drogas y comparten las agujas y jeringas con otras personas. El aumento de las tasas de infección entre las mujeres indica que la transmisión heterosexual es cada vez más importante. En el Brasil, una cuarta parte de los 550 000 adultos con la infección son mujeres, pero en toda la Región de las Américas la proporción de mujeres infectadas es de una quinta parte. De las mujeres embarazadas en Honduras, 1% tienen la infección por VIH. La proporción llega al 3% en Porto Alegre, Brasil. En el Caribe las tasas son mucho más altas.

Nota: Estos datos provienen del informe publicado en junio de 1998 por OMS/ONUSIDA sobre la epidemia mundial de VIH/sida. El informe completo se puede obtener de la Internet en la siguiente dirección: http://www.unaids.org/highband/fact/index.html .    (Schwartlander B, Sittitrai W. Commentary: HIV/AIDS in the 1990s and beyond. Bull World Health Organ 1998;76(5):437­443.)