SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue2Madre ansiosa, niño enfermo: ¿qué hay de cierto?Los traumatismos intracraneanos y el tiempo hasta el inicio de la enfermedad de Alzheimer author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.2 Washington Feb. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000200010 

Los genes, el ambiente y el abuso de sustancias

 

 

Se sabe que el alcoholismo ocurre en familias. También hay pruebas cada vez más convincentes de que la narcodependencia es un trastorno familiar y que factores genéticos explican una buena parte de su tendencia a agruparse en familias. Para explorar más a fondo esta posibilidad, se llevó a cabo un estudio controlado en 231 sujetos con dependencia de los opioides, la cocaína, los derivados de la canabina, el alcohol, o varias de estas sustancias; 61 controles; y 1 267 parientes cercanos de los sujetos y controles. Los diagnósticos se establecieron sobre la base de una entrevista semiestructurada; una entrevista estructurada sobre los antecedentes familiares del sujeto, su cónyuge y su pariente cercano; o ambos tipos de entrevista. Los resultados de estas fueron revisados a ciegas y de forma independiente por médicos clínicos con una amplia experiencia en la evaluación y el tratamiento de casos de abuso de sustancias.

Se detectó que el riesgo de dependencia era ocho veces mayor en los parientes de sujetos afectados. Fueron muchas las sustancias implicadas, entre ellas los opioides, la cocaína, los derivados de la canabina y el alcohol. Este riesgo aumentado se observó independientemente de la agrupación familiar observada tanto con el alcoholismo como con los trastornos de la sociabilidad. También hubo indicios de agrupación familiar en relación con tipos particulares de sustancias.

La agrupación familiar del abuso de sustancias podría atribuirse a factores genéticos y ambientales. Es posible, por ejemplo, que los genes predispongan a un individuo a la farmacodependencia debido a diferencias individuales en los efectos que ejercen las propias sustancias, ya sea por razones metabólicas, sensibilidad, tolerancia, efectos secundarios y repercusiones afectivas, emocionales, o cognoscitivas. Asimismo, el ambiente familiar podría aumentar el riesgo de dependencia por exposición a sustancias particulares o como resultado de las disfunciones que a menudo son propias de ese ambiente: problemas maritales, pobreza, abuso sexual, físico o emocional, y demás. Se necesitan más estudios controlados y en gemelos para poder definir mejor los patrones familiares que muestran el abuso de sustancias y los trastornos psiquiátricos que conllevan; determinar si las vías de transmisión genética tradicionales se aplican a los estados de dependencia; determinar por qué el patrón de transmisión varía según el sexo; y dilucidar el papel que desempeñan los genes y el medio ambiente en la narcodependencia. (Merikangas KR, Stolar M, Stevens DE, Goulet J, Preisig MA, Fenton B, et al. Familial transmission of substance use disorders. Arch Gen Psychiatry 1998;55:973­976).