SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue2Los traumatismos intracraneanos y el tiempo hasta el inicio de la enfermedad de AlzheimerFactores que influyen en la edad de la menopausia author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.2 Washington Feb. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000200012 

Muertes de origen coronario: ¿mienten los certificados de defunción?

 

 

En todo país, los certificados de defunción son una importante fuente de datos para estudios epidemiológicos y clínicos y para sacar las estadísticas nacionales de morbilidad y mortalidad. En los certificados se anotan las causas directas de la defunción, así como las que se consideran subyacentes o contribuyentes, y sobre esa base se determina el panorama a escala nacional. Tal es el caso, por ejemplo, de la enfermedad coronaria, que se considera la causa de muerte más frecuente en los Estados Unidos de América y en muchos países desarrollados, según los datos de los certificados de defunción.

El problema radica en que mucho depende del criterio subjetivo del médico que llena el certificado. Con el fin de examinar la fiabilidad de los certificados en que la enfermedad coronaria figura como causa de defunción subyacente, un grupo de investigadores usó los datos de defunción recogidos durante el famoso estudio de Framingham para medir la sensibilidad, especificidad y los valores predictivos positivo y negativo del certificado de defunción. Se usó como patrón de referencia la causa de defunción subyacente declarada por un panel de tres médicos.

Se encontró un total de 2 683 muertes y en 942 de ellas la enfermedad coronaria se había indicado como causa subyacente en el certificado de defunción. En opinión del panel de médicos que revisó los certificados, la enfermedad coronaria era la causa de muerte subyacente en solamente 758 de estos casos. El certificado mostró una sensibilidad de 83,8%, un valor predictivo positivo de 67,4%, una especificidad de 84,1% y un valor predictivo negativo de 92,9% en lo que respecta a la enfermedad coronaria.

El certificado de defunción atribuyó a enfermedad coronaria 51,2% de 242 muertes cuya causa no pudo ser determinada por el panel de médicos. En términos comparativos, el certificado atribuyó a ese trastorno 24,3% defunciones adicionales en general y por lo menos 50% defunciones adicionales en personas mayores de 85 años. Aun cuando se excluyeron del análisis las defunciones cuya causa no pudo ser determinada por el panel de médicos, siguió siendo mayor el número de defunciones atribuidas a enfermedad coronaria en los certificados (7,9% en general y 4,3% en el grupo de edad más avanzada).

Lo anterior sugiere la posibilidad de que la enfermedad coronaria esté sobrerrepresentada como causa de muerte en los Estados Unidos de América y de que las estadísticas nacionales, que se basan en el contenido de los certificados de defunción, estén sobreestimando la frecuencia gene-ral del trastorno en 7,9% a 24,3% y hasta en 200% su frecuencia en personas de edad avanzada. (Lloyd-Jones DM, Martin DO, Larson MG, Levy D. Accuracy of death certificates for coding coronary heart disease as the cause of death. 1998;129(12): 1020­1026).