SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue2Factores que influyen en la edad de la menopausiaEl yoga mitiga algunos síntomas del síndrome del túnel carpiano author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.2 Washington Feb. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000200014 

Una copita diaria: efecto protector contra accidentes cerebrovasculares isquémicos

 

 

Varios estudios han hallado que el consumo moderado de bebidas alcohólicas puede tener un efecto protector contra el riesgo de sufrir un infarto del miocardio, pero aún no se ha podido llegar a la misma conclusión con respecto a los accidentes cerebrovasculares. Aunque numerosos estudios han apuntado hacia una asociación directa entre el consumo de alcohol y el riesgo de un accidente cerebrovascular hemorrágico, los resultados han sido contradictorios en el caso de accidentes cerebrovasculares isquémicos, que constituyen el 80% del total. En este último caso algunos estudios han detectado más bien un posible efecto protector en ciertas poblaciones, pero no en otras, quizá debido a la influencia de factores raciales. Con el fin de examinar esta relación en personas de diverso origen étnico y racial, de 1993 a 1997 se llevó a cabo un estudio poblacional controlado en una población multiétnica compuesta de personas mayores de 40 años en un barrio de Manhattan, Nueva York, Estados Unidos de América. Los casos fueron pacientes que sufrieron un primer accidente cerebrovascular isquémico durante el período de estudio; los controles fueron elegidos aleatoriamente por contacto telefónico. Ambos grupos fueron sometidos a exámenes físicos y de laboratorio y entrevistados mediante el uso de un instrumento adaptado del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo Conductuales (Behavorial Risk Factor Surveillance System) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Atlanta, Georgia, Estados Unidos. El consumo de alcohol se cuantificó mediante entrevistas personales estructuradas y se realizaron estudios internos para determinar la validez del instrumento y la confiabilidad de las respuestas dadas por personas en lugar del enfermo.

La muestra final se compuso de 677 personas con un primer accidente cerebrovascular isquémico. Se encontró que el consumo moderado de alcohol, es decir, un consumo máximo de 2 tragos al día, tiene un efecto protector significativo contra los accidentes cerebrovasculares de tipo isquémico aun después de ajustar los datos por presencia de enfermedad coronaria, hipertensión, diabetes, tabaquismo activo, índice de masa corporal y nivel educativo. Este efecto protector se observó en personas de todas las edades y de ambos sexos, así como en personas de raza blanca y negra y de origen hispano. En un modelo cuadrático del riesgo de accidentes cerebrovasculares, se observó un aumento estadísticamente significativo del riesgo de sufrir un accidente isquémico en personas que consumían siete bebidas o más diariamente (razón de posibilidades, 2,96; IC95%: 1,05 a 8,29).

En resumen, el consumo moderado de alcohol mostró una asociación independiente con un riesgo menor de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico, mientras que el abuso del alcohol se asoció con un riesgo aumentado en la población urbana multiétnica de adultos mayores que integró la muestra. Estos datos apoyan las recomendaciones emitidas por la Asociación Nacional de Accidentes Cerebrovasculares (National Stroke Association Stroke Prevention Guidelines) en torno a los beneficios de consumir bebidas alcohólicas con moderación. (Sacco RL, Elkind M, Boden-Albala B, Lin IF, Kargman D, Hauser WA, et al. The protective effect of moderate alcohol consumption on ischemic stroke. JAMA 1999;281(1):53­60).