SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue3El peligro de Staphylococcus aureus resistente a la vancomicinaTratamiento de bajo costo frena la transmisión vertical de VIH author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.3 Washington Mar. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000300007 

Posición de la OMS sobre las vacunas antirrotavirus

 

 

La infección por rotavirus ocurre en todas partes del mundo y es la causa más común de diarrea grave en los niños pequeños. Casi todos adquieren la infección antes de la edad de 3 a 5 años y anualmente se atribuyen a esa causa más de 125 millones de casos de diarrea. Se estima que los rotavirus causan 25% del total de muertes debidas a enfermedades diarreicas y 6% de todas las muertes de niños menores de 5 años. La enfermedad tiene un período de incubación de 1 a 2 días y se caracteriza por la aparición súbita de vómitos, fiebre y diarrea acuosa profusa. Si bien la infección suele ser benigna y produce inmunidad, las formas graves que no se tratan pueden inducir una deshidratación mortal. El peso de esta enfermedad es mayor en los países en desarrollo, donde anualmente produce de 20 a 40% de las hospitalizaciones por diarrea infantil y unas 600 000 muertes. En los países industrializados, la mayor parte de los casos graves ocurren pasado el primer año de vida. En Australia, Estados Unidos, Gales, Inglaterra y Japón, la infección por rotavirus está implicada en 34 a 52% de las hospitalizaciones por gastroenteritis infantil, pero la mortalidad por diarrea es rara en esos países.

En los países tropicales en desarrollo, la enfermedad por rotavirus ocurre durante todo el año. Varios serotipos pueden manifestarse simultáneamente en la misma zona geográfica y la infección de un solo paciente por varias cepas virales es común. En cambio, en los países industrializados de clima templado, las infecciones por rotavirus llegan al máximo en el in vierno y rara vez se observan infecciones mixtas. Los rotavirus se transmiten por la vía fecal-oral y un pequeño inóculo es suficiente para provocar una infección. No se conocen reservorios animales para el virus humano y los portadores asintomáticos no parecen ser una fuente importante de casos esporádicos. Los rotavirus pueden provocar infecciones nosocomiales en los niños y se asocian con la diarrea de los viajeros, las personas de edad y las personas que cuidan a niños pequeños. No hay una gran diferencia entre los países en desarrollo y los industrializados en cuanto a la incidencia de rotavirus. Por lo tanto, no es un problema susceptible de mejora por medio de cambios en el medio ambiente. No obstante, la mortalidad por rotavirus se reduce según aumenta el estándar de vida. La rehidratación oral es el tratamiento indicado, pero no reduce la diseminación del virus y actualmente no hay quimioterapia específica contra rotavirus.

Por la importancia mundial de los rotavirus como problema de salud pública, la OMS ha otorgado alta prioridad al desarrollo de una vacuna. Actualmente hay siete vacunas antirrotavirus en elaboración, pero solo una ha sido autorizada para uso en los Estados Unidos de América, la vacuna oral tetravalente de rotavirus de monos rhesus (RRV-TV). Esta vacuna demostró su eficacia para prevenir diarrea grave por rotavirus en niños menores de 2 años en estudios realizados en los Estados Unidos, Finlandia y Venezuela. El ensayo de una dosis 10 veces menor en el Brasil y el Perú no tuvo un efecto protector satisfactorio, lo que hace pensar que el resultado pueda estar relacionado con la dosis. Sin embargo, las bajas tasas de enfermedad grave en esos estudios complica la interpretación de los resultados. La RRV-TV es inocua y fácil de adaptar a los programas nacionales de inmunización y su inclusión en los programas de los países industrializados sería una buena forma de comenzar el control mundial de los rotavirus. La incidencia de diarrea grave y mortal por rotavirus es especialmente alta en los países en desarrollo, pero la OMS considera prematuro incluir la RRV-TV en los programas de esos países. En consecuencia, no se desaconseja la vacunación en escala limitada para protección individual tal como se practica en el sector privado, pero se considera necesario llevar a cabo estudios en África y Asia antes de confirmar su eficacia en una variedad de localidades del mundo en desarrollo. (Organización Mundial de la Salud. Rotavirus vaccines: WHO position paper. Wkly Epidemiol Rec 1999;74:33-38.)