SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue4-5El maltrato de las mujeres en edad fecunda en NicaraguaLos niños de la calle y la violencia en el Brasil author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.4-5 Washington Apr. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000400016 

Secuelas psicológicas de la represión política en niños hondureños

 

 

Durante los decenios de 1970 y 1980, en muchos países de América Latina con regímenes de gobierno represivos, millares de disidentes políticos fueron secuestrados, torturados, encarcelados en lugares clandestinos y finalmente asesinados o hechos "desaparecer". Se han realizado pocos estudios sobre los efectos de esa violencia en los supervivientes, pero una investigación llevada a cabo en niños hondureños en 1992 y 1993 enfoca los efectos psicológicos de la pérdida del padre (y en un caso de la madre) en esas circunstancias. En ese estudio se entrevistó a 16 niños cuyos padres "desaparecieron" y a 11 cuyos padres habían sido asesinados, así como a sus guardianes. El contacto con las familias fue posible por mediación del Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos en Honduras (COFADEH). En las entrevistas con los niños, que contaban con 14 a 151/2 años de edad, se usaron tres instrumentos que incluían preguntas semiestructuradas y abiertas sobre el impacto emocional, social y familiar de la pérdida y la represión: la lista de reacciones al estrés postraumático conocida como post-traumatic stress reaction checklist (PTSRC), la escala del inventario de comportamientos de los niños o child behavior inventory y la escala MOA para la prueba de Rorschach. En la interpretación de esta prueba trabajaron independientemente dos personas, que lograron un acuerdo exacto de 93%, y una tercera persona que resolvió las diferencias.

Pese a que los integrantes de ambos grupos estudiados eran muy heterogéneos en escolaridad, ocupación, vivienda e ingresos, en todos el ingreso familiar había disminuido sustancialmente a partir de la pérdida del padre. La mayoría de los entrevistados sentían inseguridad económica y privación o pobreza. En la búsqueda de los seres queridos desaparecidos o al enterrar a los asesinados, todos habían tenido que hacer frente a gastos enormes sin recibir ayuda económica, compensación ni beneficios. La mayoría de los niños indicaron que sentían una discontinuidad en su vida, que eran diferentes de los demás, que estaban solos, dañados y llenos de sufrimiento psíquico. Sentían gran inseguridad y preocupación por el futuro, temían perder lo que tenían, sobre todo a sus familias, y pensaban que les esperaban experiencias dolorosas. No podían hablar con nadie de lo que había ocurrido y con frecuencia sentían ira y agresividad, aunque esos sentimientos no se expresaran. La mayor parte de los guardianes opinaban que los desaparecidos habían muerto, pero los niños se aferraban mucho más a la ilusión de que sus padres pudieran estar vivos todavía. Sin embargo, tanto los mayores como los niños mostraron contradicciones en ese sentido. Los niños de padres desaparecidos sentían más conflictos familiares, perturbaciones subconscientes y trauma que los de padres asesinados y esto se reveló especialmente en las pruebas de Rorschach. 

Se aduce que los hijos de padres asesinados tienen un conocimiento definitivo que les permite llorar por sus seres queridos y llegar a cierta resolución de su pérdida. Los de padres desaparecidos están obligados a funcionar en una zona ambigua de cuasipsicosis y necesitan desesperadamente saber cuándo, cómo, dónde y por qué sucedió la tragedia. En este estudio se destacaron dos resultados inesperados: 1) el tiempo transcurrido había disminuido muy poco los síntomas de trauma en los niños con padres desaparecidos y 2) en ese grupo predominaba también una mayor perturbación emocional que en los hijos de padres asesinados. Ambos grupos de niños hondureños y sus familias han sido irrevocablemente afectados por la pérdida de un miembro de la familia, las circunstancias en torno a esa pérdida, la hostilidad y persecución que ellos mismos han sufrido y los problemas económicos y de aislamiento social que agravan su situación. (Munczek DS, Tuber S. Political repression and its psychological effects on Honduran children. Soc Sci Med 1998;47(11):1699-1713).