SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue6La propaganda del cigarrillo sigue atrayendo a jóvenes fumadoresLa atención de salud primaria exige el desarrollo de la comunidad author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.6 Washington Jun. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000500008 

La apnea del sueño y el riesgo de accidentes de tránsito

 

 

En España, los accidentes de tráfico cuestan anualmente de 1 a 2% del producto nacional bruto. En los Estados Unidos, la Comisión Nacional de Investigación sobre los Trastornos del Sueño estimó que en 1988 los accidentes relacionados con la somnolencia del conductor costaron de US$43000 a 56000 millones. De hecho, la Comisión determinó que el elemento de somnolencia puede estar implicado en 36% de los accidentes de tráfico que causan muertes y en 42 a 54% de todos los accidentes en general. Se han llevado a cabo investigaciones con simuladores sobre los efectos de la apnea del sueño en la capacidad para conducir, en los que se demostró una reducción de la concentración, mayor lentitud en el tiempo de reaccionar y recurrencia de períodos de sueño. Otros análisis retrospectivos mostraron que las personas con apnea del sueño habían tenido un número de accidentes de tráfico de dos a tres veces más alto que el resto de la población.

Un estudio español de casos y controles realizado en 1995 ha corroborado la influencia de ese trastorno del sueño en los accidentes de tráfico. En el estudio se incluyeron como casos 102 pacientes que habían recibido atención de urgencia en hospitales de las ciudades de Burgos y Santander, España, como resultado de accidentes de vehículos de motor. Los controles fueron 152 pacientes elegidos al azar de centros de atención primaria en las mismas ciudades y apareados con los casos por sexo y edad. Para detectar la presencia de apnea, los pacientes se tamizaron en sus hogares mediante poligrafía de la respiración y el diagnóstico fue confirmado por polisomnografía convencional. Para cada participante se calculó un índice de apnea-hipopnea, basado en el total de episodios de apnea e hipopnea dividido por el número de horas de sueño.

Los participantes tenían una mediana de edad de 44 años y 77% eran varones. Comparados con los que no sufrían apnea del sueño, los pacientes con índices de 10 o más episodios de apnea-hipopnea tuvieron una razón de posibilidades de 6,3 (IC95%: 2,4 a 16,2) de tener un accidente de tráfico. Esta relación se mantuvo después de ajustar por factores de confusión potenciales tales como el consumo de alcohol, trastornos de refracción visual, índice de masa corporal, años de conducir, edad, antecedentes de accidentes de tráfico, uso de medicamentos que causan somnolencia y horas de sueño habituales. Entre los que tenían índices de apnea-hipopnea de 10 o más, el riesgo de accidentes aumentaba si habían consumido alcohol, aun en pequeñas cantidades, el día del accidente. Cabe notar que se había excluido de la investigación a los conductores contra quienes había procesos jurídicos por conducir bajo la influencia del alcohol. Según este estudio, la asociación entre la apnea del sueño y el riesgo de accidentes de tráfico es aun más fuerte de lo que se había pensado. (Terán-Santos J, Jiménez-Gómez A, Cordero-Guevara J, et al. The association between sleep apnea and the risk of traffic accidents. N Engl J Med 1999;340:847–851.)