SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 issue6La apnea del sueño y el riesgo de accidentes de tránsitoImpacto de la disponibilidad de preservativos en escuelas de Seattle author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.5 n.6 Washington Jun. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000500009 

La atención de salud primaria exige el desarrollo de la comunidad

 

 

Como parte esencial de la reforma de la atención de salud en el Reino Unido, se han formado los llamados grupos de atención primaria (o grupos locales de salud, en Gales). Esos grupos tienen la responsabilidad de modelar los servicios, evaluar las necesidades de salud, reducir las faltas de equidad en los servicios, escuchar las opiniones de los usuarios y trabajar en conjunto con las agencias locales. Todo ello exige una gama de habilidades que pocos profesionales de la salud tienen actualmente, y el gobierno no ha proporcionado los medios conceptuales o gerenciales ni la infraestructura financiera para la participación del público. Las sesiones públicas constituyen el único mecanismo de consulta reconocido oficialmente, pero no son una manera adecuada de involucrar a las comunidades en los problemas de salud que las afligen, especialmente cuando se trata de grupos marginados. Una solución es que los prestadores de atención primaria trabajen junto con los proyectos de desarrollo comunitario, ya que estos hace años se ocupan de esos asuntos. En el desarrollo comunitario se reconocen las causas sociales, económicas y ambientales de la mala salud y se combina la participación de los usuarios con la de los proveedores oficiales de los servicios para mejorar la salud y reducir las faltas de equidad. Las comunidades pueden constituirse geográficamente como vecindarios o por intereses de grupos de usuarios. Es preciso contar con trabajadores entrenados en el desarrollo de comunidades para que reúnan a la gente local con objeto de:

• identificar y apoyar las redes comunitarias que ya existen para mejorar la salud;

• determinar las necesidades de salud con especial atención a los grupos marginados y a los que sufren por desigualdad de oportunidades;

• trabajar con otras agencias pertinentes, incluso grupos de la comunidad, para abordar las necesidades sentidas; y

• estimular el diálogo con los sistemas oficiales para lograr servicios más apropiados y asequibles.

Se ha verificado que el apoyo de la comunidad expresado en las redes sociales mejora la salud y que la confianza mutua y la cohesión de los miembros de un grupo contribuyen a reducir la mortalidad. Por el contrario, la falta de control, de autoestima y de apoyo social aumentan la morbilidad. Además, la evaluación de necesidades enfocada en la comunidad no solo da con los problemas, sino a veces con las soluciones. En la localidad de Lewisham, por ejemplo, la evaluación llevó a crear un puesto de asesor de la juventud y, como resultado, han mejorado considerablemente los conocimientos de anticoncepción y salud sexual. Las prácticas de atención también se han modificado para tener más en cuenta las necesidades de los jóvenes. En St. Peter’s Ward, una zona de bajos ingresos de Plymouth, el enfoque de desarrollo de la comunidad ha permitido poner en ejecución un proyecto local de pruebas de embarazo gratuitas y recursos comunitarios para la instrucción y el apoyo de los futuros padres. Este enfoque puede igualmente reducir el impacto de la pobreza en la salud. En Torquay existe ahora una cooperativa, administrada por gente local, que provee alimentos sanos y nutritivos a precios bajos. En la misma comunidad se ha establecido un grupo de seguridad que ha conseguido cambios y mejoras en las viviendas, las áreas de juego para los niños, y los servicios de policía.

En Bradford se aumentó el tamizaje del cáncer de mama y cervicouterino en mujeres de minorías étnicas marginadas. Es muy importante saber que mediante la continuación del desarrollo de la comunidad, la unión de grupos comunitarios y las iniciativas de las autoridades locales, una agencia puede apoyar o desafiar el planeamiento del grupo de atención primaria. (Fisher B, Neve H, Heritage Z. Community development, user involvement, and primary health care [editorial]. BMJ 1999;318:749–750.)