SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue1Growth of breast-fed and bottle-fed children up to 2 years of age: the CLACYD study, 1993-1995Incidencia y tratamiento del carcinoma ductal in situ en mujeres hispanas y de otras minorías author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.1 Washington Jul. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000600007 

Instantáneas

 

Reaparece el paludismo en la Amazonia peruana

 

 

Hasta el decenio de 1990, el número más alto de casos de paludismo (95 000) registrados en el Perú se remontaba a 1944. En 1965 se había logrado el más bajo (1 500) después de una intensa campaña para erradicar la enfermedad. Así, las infecciones por Plasmodium falciparum quedaron limitadas a las zonas costeras del noroeste que lindan con el Ecuador, si bien esporádicamente se informaba de casos en las zonas norte y oriente del departamento de Loreto vecinas al Brasil, Colombia y Ecuador. Sin embargo, a principios de los años noventa empezaron a observarse casos nuevos de paludismo por P. falciparum al norte del río Pastaza y en los límites orientales de Loreto, zonas ubicadas en la Amazonia peruana. El número incrementó rápidamente, de 140 casos en 1991 a 54 290 casos confirmados por laboratorio en 1997. En ese año el paludismo en Loreto dejó un saldo de 85 muertes y 121 268 casos, cifra que encierra un aumento inusitado de la enfermedad por P. vivax. P. malariae también ocasionó 44 casos en 1997. Además, recibieron tratamiento 36 268 personas que se sospechaba tuvieran paludismo pero cuyo diagnóstico no pudo confirmarse, lo que elevó el total a 158 115.

Durante esta epidemia se han registrado más casos en hombres (60,5%) que en mujeres (39,5%), probablemente debido al mayor riesgo ocupacional de exposición a los mosquitos vectores. La incidencia ha tenido una fluctuación estacional y llega a su máximo durante las lluvias de noviembre a junio. La mayor parte de los casos provienen de Iquitos que, con 345 000 habitantes, es el único centro urbano de gran tamaño en Loreto. Alrededor de esa ciudad se reparte, entre pueblos y aldeas, una población rural de 474 000. La economía local se basa en la agricultura, la pesca y actividades comerciales, madereras y petroleras.

En el período de 5 años mencionado, el número de casos de paludismo en el Perú se cuadruplicó, pero en Loreto se multiplicó por 50. La infección por P. falciparum se ha incrementado a un ritmo mucho mayor que la ocasionada por otros plasmodios y Anopheles darlingi, vector principal de P. falciparum en la zona amazónica, se ha vuelto mucho más común. Cabe señalar que durante la epidemia descrita, el Perú registró el número de casos de paludismo más alto de toda Suramérica después del Brasil. Uno de los problemas más acuciantes que se plantea es la evolución de cepas de P. falciparum resistentes a la cloroquina y a la pirimetamina sulfadoxina, lo cual requiere poner en práctica programas de tratamiento con medicamentos más eficaces. Es probable que las cepas resistentes hayan sido introducidas y diseminadas en el país por viajeros y narcotraficantes, pero la abundancia de A. darlingi les ha permitido prosperar de forma insólita. Durante 1996 dos estudios prospectivos de pacientes periurbanos y rurales de Loreto permitieron determinar la resistencia de P. falciparum a los medicamentos. Los porcentajes más altos de cepas resistentes a múltiples medicamentos se han encontrado en las zonas limítrofes de Colonia Angamos sobre el río Yavarí, las comunidades del río Blanco y en Santa Clara, cerca de Iquitos. Los parásitos evidenciaron resistencia considerable a la pirimetamina-sulfadoxina (31% de las pruebas in vivo y 67% in vitro) y resistencia in vitro de 78% a la cloroquina. No obstante, el plasmodio se mantuvo susceptible a la mefloquina y la quinina. Se teme la posibilidad de que el paludismo se siga expandiendo a medida que A. darlingi prolifera y coloniza nuevos hábitat. El Programa Nacional provee a la población diagnósticos y tratamientos gratuitos y ha puesto en marcha diversas medidas de control. La población participa en la identificación y destrucción de criaderos de larvas y el uso de sustancias químicas incluye fumigación espacial y rociamientos dentro de las viviendas con piretroides y control de los criaderos de larvas con temefós. Además, se está investigando el empleo de controles biológicos como Bacillus sphaericus y B. thuringiensis. Se espera que nuevas investigaciones sobre el control ambiental, el comportamiento del vector y la resistencia del parásito a los medicamentos ayuden a establecer métodos apropiados para combatir la transmisión del paludismo en esa zona del Perú. (Aramburú Guarda J, Ramal Asayag C, Witzig R. Malaria reemergence in the Peruvian Amazon region. Emerg Infect Dis 1999;5(2):209-215.)