SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue2¿Son inmunes a la hepatitis B los trabajadores de salud vacunados?El citomegalovirus como facilitador de la progresión de la infección por VIH-1 author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.2 Washington Aug. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000700008 

Los medicamentos para prevenir la osteoporosis: ¿cómo elegirlos?

 

 

El alendronato sódico y el clorhidrato de raloxifeno han sido aprobados para prevenir la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas, pero aún no hay datos sobre su eficacia clínica. En un estudio reciente se compararon estos medicamentos con la terapia estrogénica de reemplazo (TER) a fin de ayudar a las mujeres y a los médicos que las atienden a escoger el mejor tratamiento. Se creó un modelo analítico decisorio de tipo markoviano con el propósito de comparar los efectos del tratamiento con alendronato, raloxifeno y TER sobre la esperanza de vida y sobre los riesgos de fractura de cadera, enfermedad coronaria y cáncer de mama. En los modelos de regresión se vincularon los factores de riesgo individuales con el riesgo de enfermedad futura y se observaron modificaciones según los efectos del medicamento en la densidad ósea, las concentraciones de lípidos séricos y efectos relacionados con el cáncer de mama.

Según los resultados predictivos, la TER, el alendronato y el raloxifeno tienen igual eficacia para prevenir las fracturas de cadera (riesgos relativos estimados: 0,57, 0,54 y 0,58, respectivamente). La eficacia de la TER debería ser más de 10 veces mayor que la del raloxifeno en lo que respecta a la prevención de la enfermedad coronaria, pero este último medicamento no debería inducir el cáncer mamario. Las mujeres que tienen poco riesgo de fractura de cadera, enfermedad coronaria y cáncer de mama no obtienen ningún beneficio significativo con estos medicamentos. En mujeres con riesgo moderado se prefiere el tratamiento con TER, a no ser que en ellas el raloxifeno pueda reducir el riesgo de cáncer de mama en 66% o más, ya que el riesgo de esta enfermedad aumenta en 47% con la TER. Las mujeres cuyo riesgo de enfermedad coronaria es alto son las que más se benefician de la TER. Las que tienen un riesgo elevado de cáncer de mama pero poco riesgo de enfermedad coronaria se benefician más con el raloxifeno, pero únicamente si este les reduce el riesgo de cáncer mamario.

En resumen, las diferencias significativas en los efectos que producen estos medicamentos implican que la elección del tratamiento debe basarse en el riesgo individual de cada mujer de sufrir fractura de cadera, enfermedad coronaria y cáncer de mama. (Nananda F, Pauker SG, Goldberg RJ, Eckman MH, Orr RK, Ross EM, et al. Individualizing therapy to prevent long-term consequences of estrogen deficiency in postmenopausal women. Arch Int Med 1999;159:1458-1466.)