SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue2El citomegalovirus como facilitador de la progresión de la infección por VIH-1Vacuna inhalable contra la influenza author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.2 Washington Aug. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000700010 

Debate sobre el uso de tamoxifeno en mujeres en riesgo de cáncer de mama

 

 

Un grupo de estudio convocado por el grupo más grande de expertos estadounidenses en materia de cáncer recomienda, con precaución, que los médicos contemplen la posibilidad de administrar tamoxifeno como tratamiento preventivo a mujeres mayores de 34 años con un riesgo aumentado de sufrir cáncer de mama. Esta recomendación, que se anunció públicamente durante la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology, ASCO), distó de ser una declaración entusiasta a favor del uso del medicamento en mujeres sanas. Más bien, se trató de una afirmación de que el tamoxifeno, medicamento que se liga con los receptores de estrógenos en los tejidos, debe ofrecerse de manera optativa a mujeres en riesgo de cáncer de mama para que ellas elijan si tomarlo o no sobre la base de la información a su alcance. Esta debe abarcar una evaluación y discusión de los factores de riesgo individuales, procurando sopesarlos contra los efectos adversos que puede producir el medicamento (un mayor riesgo de cáncer uterino, de trombosis mortales y de bochornos y otros síntomas de la menopausia). La decisión de cada mujer dependería, por lo tanto, de su riesgo verdadero de contraer cáncer de mama y de la importancia que ella le dé a ese riesgo.

El informe del grupo de estudio se basó en una revisión de la literatura publicado desde 1990 sobre el uso del tamoxifeno y del raloxifeno, cuyo mecanismo de acción es similar. Ambos medicamentos tienen actividad contra tumores que poseen receptores a estrógenos, pero no contra tumores que carecen de estos receptores. Aún no hay pruebas suficientes para justificar el uso de raloxifeno como medicamento preventivo contra el cáncer mamario. En una etapa futura del ensayo clínico prospectivo denominado STAR (Study of Tamoxifen and Raloxifen) se pondrá a prueba la hipótesis de que estos dos fáarmacos pueden prevenir el cáncer mamario. Este ensayo, que tiene el apoyo del Instituto Nacional de Cáncer (National Cancer Institute) de los Estados Unidos, está reclutando voluntarias mayores de 34 años en Canadá, Estados Unidos y Puerto Rico.

Por el momento, las mujeres con un riesgo aumentado de cáncer de mama no disponen de acceso a un tratamiento preventivo de eficacia confirmada. Los resultados del estudio STAR no se sabrán hasta dentro de varios años. Y si bien es cierto que los resultados obtenidos hasta el momento permiten recomendar el uso de tamoxifeno en mujeres en mayor riesgo, es necesario observar gran precaución a la hora de administrar el fármaco. La decisión de administrarlo debe hacerse como parte de un proceso decisorio entre médico y paciente en el cual deben sopesarse cuidadosamente el riesgo de contraer cáncer de mama, los beneficios que ofrece el medicamento, y las demás opciones. (Stephenson J. Experts debate drugs for healthy women with breast cancer risk. JAMA 1999;282:117-118.)