SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue2Debate sobre el uso de tamoxifeno en mujeres en riesgo de cáncer de mamaLa vacuna combinada contra el VIH provoca distintas respuestas inmunes author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.2 Washington Aug. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000700011 

Vacuna inhalable contra la influenza

 

 

El virus de la influenza puede ocasionar un grave trastorno de salud en personas de cualquier edad. No solamente altera las actividades cotidianas de quienes se enferman, sino que también lleva a una sobrecarga de los servicios de atención sanitaria. Aunque cada año se elaboran vacunas contra la enfermedad, su aplicación suele recomendarse solamente en personas de edad avanzada, quienes son más susceptibles a la neumonía y a otras complicaciones. En un estudio reciente se examinó la eficacia e inocuidad de una vacuna trivalente intranasal elaborada a base de virus vivos atenuados. Se prestó especial atención a la reducción de los síntomas, del absentismo y del uso de servicios de salud en personas adultas pertenecientes a la fuerza de trabajo. El ensayo se efectuó a doble ciego con una muestra aleatoria de 4561 adultos sanos entre las edades de 18 y 64 años suscritos a 13 centros de salud de los Estados Unidos. Un grupo recibió la vacuna trivalente intranasal y el otro, placebo.

Las principales variables de resultados fueron los episodios de enfermedad febril, grave o moderada; síntomas del árbol respiratorio superior, con fiebre; ausencia del trabajo; uso de servicios de salud durante la estación en que la influenza alcanza su máxima frecuencia; y un desenlace negativo. Como era de esperar, las personas vacunadas tuvieron uno o más episodios febriles durante épocas de brote, al igual que las no vacunadas. No obstante, la vacunación redujo de manera significativa el número de episodios febriles graves (en 18,8%; IC95%: 7,4 a 28,8%) y de enfermedades febriles del árbol respiratorio superior (en 23,6%; IC95%: 12,7 a 33,2%). La vacuna también redujo el número de días de enfermedad de toda clase (en 22,9% las enfermedades febriles; en 27,3% las enfermedades febriles graves) y llevó a menos días de ausencia del trabajo (reducción de 17,9% en el caso de enfermedades febriles graves y de 28,4,9% en el de enfermedades respiratorias superiores) y a menos visitas a proveedores de atención de salud (reducción de 24,8% por enfermedades febriles graves y de 40,9% por enfermedades respiratorias superiores con fiebre). También se redujo la prescripción de antibióticos y de medicamentos dispensados sin receta para tratar los diferentes síndromes. Aunque las personas vacunadas se vieron más afectadas por síntomas catarrales leves, como rinorrea o faringitis, en los primeros 7 días después de la vacunación, no se observó ninguna diferencia significativa entre los dos grupos en la frecuencia de desenlaces negativos. Fue pobre la coincidencia entre la cepa vírica usada en la vacuna [A(H3N2)] y la principal cepa vírica circulante (A/Sydney/05/97[H3N2]) durante la estación de 1997-1998, lo cual indica que la vacuna trivalente intranasal confirió bastante protección cruzada contra esta variante del virus de la influenza tipo A. En general, la vacuna se mostró inocua y eficaz en personas adultas pertenecientes a la fuerza laboral durante un año en que hubo predominio de una cepa vírica errante. (Nichol KL, Mendelman PM, Mallon KP, Jackson LA, Gorse GJ, Belshe RB, et al. Effectiveness of live, attenuated intranasal influenza virus vaccine in healthy, working adults: a randomized controlled clinical trial. JAMA 1999;282:137-144.)