SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue2La vacuna combinada contra el VIH provoca distintas respuestas inmunesDiferencias culturales en lo que se interpreta como maltrato author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.2 Washington Aug. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000700013 

Vacuna contra el cáncer cervicouterino en elaboración

 

 

En febrero de 1999 se celebró en la sede de la OMS en Ginebra una reunión con objeto de evaluar el estado actual de varias vacunas profilácticas que se están elaborando para evitar la infección por el papilomavirus humano (PVH). La vacuna que resulte eficaz será solo la segunda que hasta el momento se haya elaborado con miras a prevenir un cáncer de mucha importancia para la salud pública. La primera fue la vacuna contra la hepatitis B, que previene el cáncer primario del hígado. Con esta segunda vacuna se espera reducir la incidencia del cáncer cervicouterino, el segundo en importancia para las mujeres después del cáncer de mama. El cáncer cervicouterino es una enfermedad de transmisión sexual causada por el PVH, cuya infección se suele adquirir en los primeros años de actividad sexual. Sin embargo, se tarda hasta 20 años en desarrollarse y convertirse en un tumor maligno. La función del PVH en el desarrollo de cáncer no se descubrió hasta 1983. Anualmente se detectan por lo menos 500 000 casos de cáncer cervicouterino y la mortalidad resultante es sumamente alta. De ese número sucumben alrededor de 300 000 mujeres, 80% de ellas en países en desarrollo. Hay una enorme discrepancia entre la incidencia del cáncer cervicouterino en esos países y la que se registra en las naciones industrializadas, lo que se debe en gran parte a la mayor oportunidad de tamizaje y detección de la enfermedad en estas. La proporción de cánceres atribuible al PVH oscila entre 3 y 5% en Norteamérica y Europa occidental, pero llega de 20 a 24% en América Latina, el sudoeste de Asia y África subsahariana.

Las vacunas en desarrollo se basan principalmente en partículas similares al PVH compuestas por ingeniería genética de las proteínas estructurales externas del virus. Las partículas no son infecciosas ni cancerígenas porque carecen de ADN. Algunas vacunas se están elaborando con fines profilácticos, mientras que otras tienen fines terapéuticos y se emplearían en mujeres que ya han adquirido la infección. En otras se están tratando de combinar los dos propósitos. Los obstáculos más graves con que se tropieza en esta empresa son que el PVH no puede replicarse en cultivos ni transmitirse a otros animales y, además, que la experimentación en seres humanos está limitada por el carácter cancerígeno de los virus naturales. No obstante, la similitud en la organización genética de todos los papilomavirus permite observar modelos animales que contribuyen a entender la interacción entre el virus humano y el huésped. Esas observaciones y los ensayos de primera fase indican que las vacunas profilácticas pueden llegar a bloquear el desarrollo del cáncer cervicouterino.

En la reunión llevada a cabo en febrero, hubo consenso de que la vacuna profiláctica debe tener prioridad en función de la salud pública, si bien la vacuna terapéutica tendría también utilidad considerable. La vacuna profiláctica se aplicaría preferentemente a la población joven que todavía no ha iniciado su actividad sexual. Por la diversidad de poblaciones en riesgo, es esencial que en los ensayos se incluyan muestras representativas de la comunidad mundial. Actualmente es aún muy temprano para decidirse por una vacuna en particular y la OMS apoya la evaluación mediante el ensayo de distintas versiones. La Organización establecerá los criterios para evaluar los resultados y patrocinará a grupos que realicen estudios epidemiológicos y económicos con el fin de implementar los ensayos de las vacunas y por último seleccionar la más idónea para uso público. (Organización Mundial de la Salud. First cervical cancer vaccine—from pipe dream to pipeline. Comunicado de prensa, 19 de febrero de 1999.)