SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue2Manual on the prevention and control of common cancersManagement of severe malnutrition: a manual for physicians and other senior health workers author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.2 Washington Aug. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999000700019 

Progreso, pobreza y exclusión: una historia económica de América Latina en el siglo XX
Por Rosemary Thorp.
Washington, DC: Banco Interamericano
de Desarrollo-Unión Europea; 1998. 389 pp.
ISBN 1886938393

 

 

En esta extensa historia económica se examinan las fuerzas políticas, institucionales y sociales que dieron forma al complejo y a menudo paradójico proceso de desarrollo de América Latina y el Caribe durante el siglo XX. Debido a que un análisis de tal naturaleza puede ser sumamente instructivo, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Unión Europea —entidades dedicadas al desarrollo económico y social— encargaron la tarea a Rosemary Thorp. La autora examina los logros de las economías de la región en el transcurso de los últimos 100 años y encuentra algunas paradojas; por ejemplo, que el ingreso per cápita ha crecido cinco veces y, sin embargo, es hoy más bajo que hace un siglo si se lo compara con el de los países industrializados; que se ha levantado una infraestructura moderna y la industria ha crecido hasta alcanzar 25% del producto interno bruto (PIB), pero se redujo a la mitad la proporción del comercio mundial que corresponde a América Latina; y que los indicadores sociales, como la esperanza de vida y el alfabetismo, han mejorado notablemente, pero no así la pobreza.

La obra describe la enorme transformación del PIB y las instituciones de América Latina durante el siglo, así como también la extraordinaria evolución de la desigualdad y la pobreza. Se utiliza un enfoque analítico que combina datos cuantitativos y la “economía política”, es decir, la interacción entre las fuerzas políticas, el legado institucional y los resultados económicos. En el primer capítulo se presenta un panorama general de la situación estudiada y se describe la organización del texto. El capítulo siguiente documenta primero el crecimiento como tal en términos de producto, productividad e infraestructura, para examinar a continuación los cuatro elementos que contribuyen a determinar la calidad del crecimiento: estabilidad del crecimiento, estabilidad de los precios, dimensión económica del grado de dependencia externa y costos ambientales. Seguidamente examina los aspectos del bienestar desde la perspectiva de la pobreza y la distribución del ingreso mediante el análisis de las tendencias demográficas. Por último, considera los temas del alfabetismo y la esperanza de vida, propone un índice histórico del nivel de vida para el siglo, y esclarece los factores de exclusión por medio del examen de la interacción entre aspectos tales como género, alfabetismo, pobreza y medio ambiente.

En los dos capítulos siguientes se inicia la exposición cronológica del siglo en el período de 1900 a 1945. El tercer capítulo presenta un bosquejo de las fuerzas externas que intervinieron entre 1870 y 1930 y el carácter del crecimiento impulsado por la exportación en todo el continente, para pasar luego revista a la experiencia de los diferentes países. La comparación permite explicar las variaciones en materia de crecimiento, desarrollo institucional, fomento de la capacidad de formular políticas, concentración de rentas y riqueza, y deterioro ambiental. Las explicaciones se encuentran en una amplia gama de factores, pero apuntan en particular al carácter de los bienes de exportación, las relaciones con el capital y los mercados internacionales, y las condiciones preexistentes. Así, el camino queda preparado para que el lector comprenda las diferentes capacidades de respuesta a los cambios impuestos al modelo en el contexto de la creciente inestabilidad de la economía mundial y su desplome en 1929. El capítulo cuatro describe los efectos de las conmociones externas de 1914 y 1945 —guerras y depresión económica— e intenta definir los patrones de reacción de los países ante las amenazas, así como las oportunidades que representaron esas perturbaciones.

El siguiente período, de 1945 a 1973, se analiza en los dos capítulos siguientes. Durante esos años crecieron de forma notable las funciones del estado y el consiguiente desarrollo institucional. Los países más grandes se industrializaron mucho, y los más pequeños en menor medida ayudados en algunos casos por la integración económica. La agricultura y la exportación de productos básicos sufrieron un gran retroceso y, en general, la distribución del ingreso empeoró; sin embargo, los niveles de vida mejoraron, a diferencia de lo que ocurrió posteriormente. Como la inflación pasó a ser un problema generalizado en las economías más grandes, se examina la capacidad nacional para gestionar el proceso y el ajuste en vista de los inconvenientes de un exceso de protección para la industria y de la discriminación contra la exportación y la agricultura. En particular, el capítulo cinco pasa revista primero al nuevo contexto de crecimiento en el sector interno y en el externo durante la posguerra, para luego describir la evolución de la economía política de la industrialización en los países que encabezaron el proceso. En la siguiente sección se examinan los altos y bajos de la evolución institucional que dio apoyo al crecimiento y cómo, a su vez, ese crecimiento respaldó la evolución. A continuación se consideran la integración económica y la reforma agraria, dos innovaciones importantes de la política económica.

El último período, analizado en el séptimo capítulo, se inicia al cuadruplicarse el precio del petróleo en 1973. El análisis destaca el impacto que produjo el súbito incremento en la entrada de fondos del exterior y la no menos repentina retirada de esos fondos a partir de 1982. Se recorren los años de gestión equivocada del ajuste ante la crisis de la deuda y el importante cambio de modelo ocurrido en los años ochenta, y se expresa la esperanza de una evolución lenta hacia un nuevo período de crecimiento, posiblemente más interesado en los aspectos de equidad, al acercarse el fin del siglo. La primera sección bosqueja los cambios del contexto internacional que influyeron en la creciente integración financiera en el continente, en la acumulación del endeudamiento, en los esfuerzos realizados por los países para pagar su deuda y en cómo las medidas tomadas se convirtieron en un nuevo enfoque de política a largo plazo o “cambio de paradigma”. La sección siguiente describe el proceso de endeudamiento que llevó a la crisis de la deuda así como la crisis propiamente dicha. La tercera enfoca toda la década de 1980, considerando tanto la evolución de la actitud de los acreedores a lo largo del tiempo como las pesadas consecuencias iniciales del endeudamiento para América Latina. La cuarta sección estudia la aparición del conjunto de reformas neoliberales en términos generales, y a continuación el capítulo describe cómo se volvieron a conceptualizar y formular con el nuevo paradigma dos áreas importantes de la política económica: la integración económica y la reforma agraria.

El capítulo ocho cierra el análisis del siglo con reflexiones sobre las enseñazas aportadas a lo largo de ese período. Pese a que se intenta presentar la obra como un todo coherente, el propio contenido muestra que es imposible definir lo que es “América Latina”. Durante el último cuarto del siglo se produjo un cambio gradual de paradigma que sirvió para consolidar la globalización de las economías de la región; no obstante, no es apropiado afirmar que hubo un “nuevo modelo”; más bien, se aduce que la reforma ha tomado diferente forma en contextos distintos aun dentro de los países. Para sacar conclusiones sobre la importancia de la globalización y del cambio de paradigma, tanto en términos de crecimiento como de bienestar social, la autora examina la experiencia de cada uno de los países en el contexto de su evolución histórica e institucional: algunos países sacaron provecho del cambio de paradigma; en otros, la crisis llevó a una conversión abrupta, casi violenta. Hubo también países que adoptaron una posición más renuente y en ellos el cambio se produjo con más lentitud. Los restantes países de tamaño mediano y pequeño carecen de los antecedentes necesarios o el desarrollo institucional previo como para aprovechar la oportunidad o neutralizar los peligros del nuevo modelo de desarrollo y la globalización de los mercados. Los países de la región del Caribe se analizan como un caso destacado en el que la experiencia histórica vivida y la vulnerabilidad consiguiente expusieron de forma muy clara los peligros de la globalización debido a que las tendencias adversas de los setenta y ochenta afectaron a esa región de manera mucho más grave que al resto de América Latina.

El último capítulo ofrece reflexiones sobre los dos períodos de expansión registrados en América Latina señalando que, en ambos, se logró un crecimiento económico importante. En el primer período, hasta 1929, el crecimiento de las exportaciones permitió un desarrollo considerable de la infraestructura, los ferrocarriles y puertos, y las instituciones básicas, bancos centrales y administraciones tributarias. En algunos casos, se manifestó el comienzo de un largo camino hacia el desarrollo humano—creciente alfabetización y descenso de las tasas de mortalidad— sobre todo a medida que se controlaron las epidemias. El segundo período de crecimiento, entre los treinta y cincuenta y principios de los ochenta, mostró el crecimiento más rápido del siglo y un progreso notable de la producción y de la productividad laboral, respaldados por el auge de la infraestructura y la prestación de servicios. Al mismo tiempo, se produjo una transformación de los indicadores de desarrollo humano. Pese a los avances señalados en ambos períodos, continuó la extrema desigualdad en la distribución de la riqueza: en el primer período, la desigualdad fue un factor de apoyo para el modelo de crecimiento y la tendencia se mantuvo vigente por mucho que hubiera diversidad política y social. Los daños causados al medio ambiente durante la época exportadora fueron considerables y se vieron agravados por los efectos de la industrialización y la urbanización. En los últimos 20 años, la nueva importancia que ha adquirido la exportación de recursos naturales ha vuelto a despertar la amenaza del crecimiento, vía la exportación de productos básicos, para el medio ambiente. La fragilidad ecológica del Caribe se ha visto complicada además por la continua dependencia del comercio y las finanzas y por su vulnerabilidad política.

Sin embargo, la conclusión final de la obra apunta a los indicios que se observan con respecto al reconocimiento del potencial de complementar crecimiento y equidad. La autora finaliza afirmando que:

“. . . si se desarrolla esa complementariedad y se dispone de las instituciones necesarias para darle respaldo, y si los formuladores de la política logran identificar y actuar en las áreas específicas de vulnerabilidad ante las perturbaciones externas, puede entonces que el ‘recuadro vacío’ de crecimiento con expansión deje de estarlo”.

El libro contiene una amplia bibliografía de referencia, un apéndice estadístico compilado por Pablo Astorga y Valpy FitzGerald integrado por cuadros y figuras con datos nacionales y regionales sobre población y territorio, PIB, manufactura, productividad sectorial, precios, comercio exterior, exposición a las condiciones económicas externas, distribución del ingreso, niveles de vida e infraestructura. En el último apéndice se enumeran los datos de los integrantes del comité asesor, y los consultores y colaboradores. Asimismo, se indican las referencias de los tres volúmenes complementarios de esta obra.

Este libro se publica en inglés con el título: Progress, Poverty and Exclusion: An Economic History of  Latin America in the 20th Century (Washington, DC: IDB; 1998. ISBN 1-886938-35-0). Debe obtenerse directamente del Banco Interamericano de Desarrollo, 1300 New York Avenue, Washington, DC 20577, E.U.A.