SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue5Epilepsy in Latin America and the Caribbean: a survey on needs and resources¿Deben vacunarse contra la influenza las personas infectadas por el VIH? author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.5 Washington Nov. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999001000007 

Instantáneas

 

La mortalidad en la población latina: algunas hipótesis

 

En comparación con la población blanca que no es de origen latino, la población latina en los Estados Unidos de América tiene menor escolaridad, mayores índices de pobreza y menos acceso a seguros de salud. Resulta paradójico, por consiguiente, que los latinos tengan tasas de mortalidad general y de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer más bajas, aun después de hacer ajustes por el nivel de ingresos. ¿A qué se puede atribuir este fenómeno epidemiológico? Se han ofrecido explicaciones de dos géneros: primero, que la mortalidad más baja entre latinos es verdadera y que obedece a hábitos más sanos, una constitución genética más favorable y una mayor cohesión familiar; segundo, que el fenómeno no es verdadero, sino el resultado de la migración.

Los defensores de esta última postura argumentan que la mortalidad es menor en inmigrantes que en poblaciones que permanecen en su país de origen, y que los latinos recién llegados a Estados Unidos suelen tener mejor salud, según las estadísticas, que los que tienen más tiempo de haber abandonado su país. Pero un segundo argumento es el llamado "sesgo del salmón", según el cual el ser humano tiende a gravitar hacia su tierra natal cuando está próximo a morir y, como resultado, muchos latinos vuleven a su país cuando se jubilan o se enferman en la vejez. Debido a que las defunciones de estos emigrantes no quedan registradas en Estados Unidos, estas personas siguen figurando como si estuvieran vivas y hacen que la tasa de mortalidad en la población latina parezca más baja de lo que es en la realidad. Por último, hay quienes sostienen que la presión selectiva a favor de inmigrantes más sanos explica la paradoja.

Para poner a prueba la teoría del sesgo, cosa que no se ha hecho a satisfacción, un grupo de investigadores estadounidenses examinó los datos obtenidos en el Estudio Nacional Longitudinal de Mortalidad (National Longitudinal Mortality Study) para determinar las tasas de mortalidad entre cubanos, puertorriqueños y personas de origen latino que nacieron en Estados Unidos. Estas poblaciones son idóneas para un estudio de este tipo porque no están sujetas a los efectos del "sesgo del salmón" o del fenómeno del "inmigrante sano": los cubanos no pueden regresar a su país, los puertorriqueños figuran en los registros estadounidenses y los latinos que nacen en Estados Unidos no se ven afectados por los efectos de la inmigración.

Según los resultados, ni la hipótesis del "sesgo del salmón" ni la del "inmigrante sano" explica por qué los latinos tienen tasas de mortalidad más bajas que las personas blancas de distinta ascendencia. Por tanto, deben ser otros los factores responsables. Los autores reiteran la necesidad de efectuar investigaciones para determinar el posible efecto de factores culturales, en particular los hábitos relacionados con el riesgo de cáncer y de enfermedad coronaria. (Abraído-Lanza A, Dohrenwend BP, Ng-Mak DS, Blake Turner J. The Latino mortality paradox: A test of the "salmon bias" and healthy migrant hypotheses. Am J Public Health 1999;89(10):1543-1548).