SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue6La influencia de las malas experiencias en la infancia en el hábito de fumarTratamiento promisorio para las exacerbaciones agudas de la bronquitis crónica author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.6 Washington Dec. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999001100010 

Se puede predecir el riesgo de problemas cardiovasculares en ancianos hipertensos

 

El uso de un monitor ambulatorio permite registrar la tensión arterial durante el día entero mientras los pacientes atienden a sus actividades cotidianas. También ofrece otras ventajas: se elimina el sesgo del observador, la tendencia a redondear las cifras, y el efecto del nerviosismo en presencia del médico u otro profesional de la salud. Para que la medición de la tensión arterial por el método tradicional arroje información de igual calidad, las lecturas deben ser estandarizadas y muy frecuentes. Por otra parte, varios estudios indican que la tensión arterial obtenida por monitoreo continuo muestra mayor correlación con la organopatía hipertensiva, como la hipertrofia ventricular izquierda, que la obtenida por el método tradicional.

Se llevó a cabo un estudio, basado en el Ensayo Europeo sobre Hipertensión Sistólica (Syst-Eur), en 808 personas de 60 años de edad o mayores con una tensión sistólica basal de 160 a 219 mmHg y una tensión diastólica basal de menos de 95 mmHg, ambas medidas por el método tradicional con el paciente sentado y en ausencia de tratamiento antihipertensivo. La tensión sistólica mínima con el paciente de pie debía ser de 140 mmHg. Estos criterios de inclusión se basaron en el promedio de seis mediciones (dos lecturas en cada visita, con un intervalo de un mes entre visitas). Los objetivos del estudio fueron comparar el valor pronóstico de la tensión arterial medida por el método tradicional y por monitoreo ambulatorio, así como calcular los umbrales con valor diagnóstico mediante el seguimiento de los pacientes para observar sus características de morbilidad y mortalidad en años posteriores. Los pacientes fueron asignados a doble ciego a uno de dos grupos: uno tratado con antihipertensivos (nitren-dipina, sola o con elanapril, hidroclorotiazida, o ambos), y otro al que se administró placebo. La tensión arterial ambulatoria se midió al inicio del estudio y un año más tarde con monitores que tomaban mediciones con una frecuencia mínima de 30 minutos. Las variables de resultado fueron las siguientes: 1) la mortalidad total y por trastornos cardiovasculares; 2) la presencia de cualquier tipo de problema cardiovascular; 3) la presencia de accidente cerebrovascular mortal o no mortal; 4) y la presencia de trastornos cardíacos mortales o no mortales.

Tras hacer ajustes por sexo, edad, complicaciones cardiovasculares previas, tabaquismo y residencia en Europa occidental, se observó que en pacientes tratados con antihipertensivos un aumento diferencial de la tensión sistólica de 10 mmHg en un período de 24 horas no se asoció con un peor pronóstico, mientras que en el grupo que recibió placebo el mismo aumento se asoció con un incremento significativo del riesgo relativo (RR) de presentar la mayor parte de las variables de resultado (RR: 1,23 para mortalidad total y 1,34 para mortalidad por causas cardiovasculares). En el grupo que recibió placebo, la tensión arterial sistólica nocturna tuvo mayor valor predictivo que la diurna. Fue mayor el riesgo de trastornos cardiovasculares en pacientes cuya razón entre la tensión sistólica nocturna y diurna era mayor, independientemente de su tensión arterial en 24 horas. El riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares que se asoció con una tensión sistólica de 160 mmHg determinada por el método tradicional fue similar a la asociada con una tensión sistólica obtenida en 24 horas, durante el día o durante la noche con el monitor ambulatorio de 142, 145 y 132 mmHg, respectivamente. En el grupo tratado con antihipertensivos, la tensión sistólica no mostró un valor predictivo significativo con respecto al riesgo de trastornos cardiovasculares, independientemente de la técnica usada para hacer la medición. En resumen, en pacientes de edad avanzada que solamente tienen hipertensión sistólica y que no reciben tratamiento con antihipertensivos, la tensión sistólica obtenida con monitor continuo tuvo un valor predictivo significativo de problemas cardiovasculares que no fue observado en el caso de la tensión sistólica obtenida por el método tradicional. (Staessen JA, Thijs L, Fagard R, O'Brien ET, Clement D, de Leeuw PW, et al. Predicting cardiovascular risk using conventional vs. ambulatory blood pressure in older patients with systolic hypertension. JAMA 1999;282(6):539-546).