SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 issue6Resurgimiento de VIH al suspender el uso de IL-2 y antirretrovíricos combinadosHealthy People in Healthy Communities: the vision of Health for All in the United States of America for 2000-2010 author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.6 n.6 Washington Dec. 1999

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49891999001100013 

Los inhibidores de la recaptación de serotonina y la hemorragia gastrointestinal superior

 

Se ha notificado en los últimos años una asociación entre los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como la fluoxetina, y los trastornos de la coagulación. La mayoría de los pacientes han tenido hemorragias leves, pero también se han notificado casos de hemorragias de mayor gravedad en el aparato digestivo, las vías urinarias y el cerebro.

La liberación de serotonina por las plaquetas desempeña un papel importante en la regulación de la respuesta homeostática a las lesiones vasculares. La serotonina no se elabora en las plaquetas, pero estas poseen en la superficie moléculas especializadas que ligan y transportan la serotonina que circula en la sangre. A dosis terapéuticas, la fluoxetina y otros inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina han mostrado la capacidad de bloquear esta actividad, lo cual conduce a un agotamiento de las reservas plaquetarias de serotonina al cabo de varias semanas de tratamiento. Por lo tanto es posible que estos medicamentos interfieran con la función hemostática, al menos en ciertas circunstancias, y que aumenten el riesgo de hemorragia.

La hipótesis fue puesta a prueba por investigadores españoles en un estudio de 1 899 casos (1 651 con hemorragia gastrointestinal superior y 248 con úlcera perforada) y 10 000 controles apareados por edad, sexo y año en que se identificó el caso. Los datos se obtuvieron por repaso de registros computadorizados de los casos tratados desde abril de 1993 hasta septiembre de 1997 en consultorios del Reino Unido, y se usó un estudio de validación interna para confirmar la exactitud del diagnóstico en la base de datos. Se usó como variable de resultado el haber consumido inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina u otros antidepresivos en los 30 días anteriores a la fecha índice.

Los resultados revelaron una exposición a los inhibidores de la recaptación de serotonina en 3,1% de los pacientes con hemorragia del aparato digestivo superior, a diferencia de 1,0% de los controles. No se observó ninguna influencia del sexo, la edad, la dosis o la duración del tratamiento. Se halló una asociación débil con los inhibidores no selectivos de la recaptación de serotonina, pero no con los antidepresivos que no tienen esta actividad inhibidora. Ninguna de las categorías de antidepresivos mostró asociación con la úlcera perforada, pero el uso simultáneo de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y de antiinflamatorios no esteroideos aumentó el riesgo de hemorragia gastrointestinal superior más allá de la suma de sus efectos independientes (RR: 15,6; IC95%: 6,6 a 36,6). También se halló una menor interacción entre los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y la aspirina a dosis bajas (RR: 7,2; IC95%: 3,1 a 17,1). Aunque estos datos indican la presencia de una asociación, el efecto absoluto es moderado y equivale al que se asocia con el ibuprofeno a dosis bajas. (de Abajo FJ, García Rodríguez LA, Montero D. Association between selective serotonin reuptake inhibitors and upper gastrointestinal bleeding: population-based case-control study. BMJ 1999;319: 1106-1109).