SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.7 issue1La mortalidad y el peso corporal en personas que nunca han fumadoEl aceite de oliva confiere posible protección contra la artritis reumatoide author indexsubject indexarticles search
Home Page  

Revista Panamericana de Salud Pública

Print version ISSN 1020-4989

Rev Panam Salud Publica vol.7 n.1 Washington Jan. 2000

http://dx.doi.org/10.1590/S1020-49892000000100010 

Enfermedades oportunistas en pacientes de sida al iniciarse el tratamiento antirretrovírico

 

 

La morbilidad y mortalidad asociadas con la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se han reducido enormemente gracias a la administración de medicamentos antirretrovíricos de gran eficacia. No obstante, siguen produciéndose enfermedades oportunistas y en la actualidad no están bien definidos los factores de riesgo que hacen que el enfermo empeore pese a la administración de fármacos potentes. Se sabe que el tratamiento se acompaña de una progresiva recuperación de la memoria inmunitaria, una restauración paulatina de las subpoblaciones de linfocitos T CD4 y una mayor respuesta proliferativa frente a la presencia de diferentes antígenos bacterianos y víricos. Pero la función inmunitaria pasa por un período de relativa latencia, especialmente en individuos con enfermedad avanzada que apenas inician el tratamiento. Es posible, además, que al empezar a administrarse el tratamiento con fármacos potentes se produzcan reacciones inflamatorias a los agentes patógenos oportunistas, probablemente debido a la rápida recuperación de la respuesta inmunitaria, y ello puede alterar el cuadro clínico.

Con objeto de examinar la incidencia de enfermedades oportunistas y sus factores de riesgo en pacientes tratados con antirretrovíricos potentes, se llevó a cabo un estudio poblacional prospectivo de cohorte en adultos con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). El estudio se efectuó en siete centros clínicos suizos y comprendió un total de 2 410 personas, de las cuales 143 tuvieron enfermedades oportunistas después de iniciarse el tratamiento antirretrovírico con fármacos de gran potencia. La incidencia de estas infecciones se redujo de 15,1 por 100 años-persona en los 6 meses anteriores al tratamiento, a 7,7 en los 3 primeros meses del tratamiento, 2,6 en los 6 meses siguientes y 2,2 en el período de los 9 a 15 meses posteriores. Las reducciones de la incidencia mensual variaron de 38% en el caso del sarcoma de Kaposi (P < 0,001) a 5% en el del linfoma no Hodgkin (P = 0,31). Los recuentos basales de células CD4 siguieron teniendo valor predictivo en cuanto a la progresión del cuadro clínico tras el inicio de los antirretrovíricos potentes. El riesgo relativo (RR) de contraer una enfermedad oportunista fue de 2,5 (IC95%: 1,4 a 4,5) en personas con recuentos basales de 51 a 200 x 106/L y de 5,8 (IC95%: 3,2 a 10,5) en personas con recuentos basales menores de 51 x 106/L. Independientemente de los recuentos basales de linfocitos T CD4, un aumento de estos linfocitos de 50 x 106/L o más y una concentración plasmática indetectable de ARN de VIH-1 (<400 copias/mL) al cabo del sexto mes se acompañaron de un riesgo reducido de problemas posteriores [RR de 0,32 (IC95%: 0,20 a 0,52) y 0,39 (0,24 a 0,65), respectivamente].

Los datos aquí descritos indican que el riesgo de contraer una enfermedad oportunista en un paciente tratado con antirretrovíricos potentes es mayor durante los primeros meses del tratamiento. Los recuentos basales de linfocitos CD4 y la respuesta inmunológica y virológica al tratamieno fueron factores con valor predictivo en cuanto a la progresión de la enfermedad. Los individuos con recuentos de células CD4 de 50 x 106/L o menos podrían necesitar una vigilancia clínica cercana al empezar el tratamiento intenso. (Lederberger B, Eggr M, Erard V, Weber R, Hirschel B, Furrer H, et al. AIDS-related opportunistic illnesses occurring after initiation of potent antiretroviral therapy: the Swiss HIV cohort study. JAMA 1999;282(23):2220-2226).